Tras las huellas de Toulouse-Lautrec por el mundo

El arte de Toulouse-Lautrec y otros talentos se descubren en una exposición en Caixa Forum de Barcelona. Fotos: Fundación La Caixa.

Tras las huellas de Toulouse-Lautrec por el mundo

Barcelona descubre cómo un humilde barrio de París se convirtió en la meca del arte a fines del siglo XIX

Pobreza, prostitución, marginalidad y desamparo. La situación social del Montmartre en 1880 era desoladora. Y sin embargo, este barrio de París generó una revolución artística que no tuvo igual, con Henri de Toulouse-Lautrec como uno de sus protagonistas.

La exposición ‘Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre, en el Caixa Forum de Barcelona, sumerge en un viaje por el tiempo a ese París suburbano que explotó de creatividad. Se trata de un recorrido por salones de pesados cortinados, con música de cabaret y arañas de cristal que recuerda al ambiente bohemio, decadente y generador de energía artística que brilló por dos décadas.

Con las 345 obras entre pinturas, grabados, dibujos, diarios, fotografías y bocetos (61 trabajos son de Toulouse-Lautrec) se reconstruye cómo estos artistas se anticipaban en 70 años al arte pop, por medio del arte efímero y la ironía aplicada a grandes obras de la pintura (como la “Mona Lisa fumando en pipa”, de Eugéne Bataille), o de qué manera las obras monocromáticas abrieron la puerta a las vanguardias del siglo XX.

El arte no es sagrado

Según detalló el comisario de la muestra a Cerodosbé, Phillip Dennis Cate, el movimiento Los Incoherentes proclamaba “nada es sagrado, podemos hacer lo que queremos con el arte”. Y décadas antes del dadaísmo y el surrealismo, Toulouse-Lautrec, Paul Signac y Pierre Bonnard (entre otros) confluían en Le Chat Noir para exponer sus obras e intercambiar roles con escritores, músicos, bailarines, en un caleidoscopio de arte que traspasaba las reglas del momento.

una muestra sin precedentes en nuestro pais con 345 obras entre pinturas dibujos grabados esculturas diarios carteles
La muestra del Caixa Forum presenta 345 obras entre pinturas, dibujos, grabados, esculturas, diarios y carteles.

 En Barcelona, Els Quatre Gats –como otros cafés de Berlín y Londres- imprimieron a la ciudad el sello de la creatividad exportada desde París, por medio de las presencias de Ramon Casas, Santiago Rusiñol, Pablo Picasso, y también Enric Granados, Isaac Albéniz y hasta Antoni Gaudí.

Las 345 obras expuestas en el Caixa Forum de Barcelona permiten sumergirse en la revolución artística que Toulouse-Lautrec encabezó en Montmartre

Porque el arte de Montmartre también era rebelde, fue una furiosa respuesta ante la burguesía, al poner sobre dibujos y pinturas esa cara que el París más distinguido se negaba a ver: el de las bailarinas de los cabarets, los mendigos en las esquinas, las prostitutas que no confundían el negocio con el amor, el alcohol y el hambre que contrastaba con la explosión de alegría que se vivía en esas calles iluminadas por los focos de los circos y teatros.

El arte rebelde por el mundo

Si hay algún lugar del mundo que puede tener una analogía con la rebeldía de Toulouse-Lautrec y Montmartre, en este siglo XXI, es Shanghái. ¿La ciudad más high-tech de China? Para Phillip Cate es el mejor ejemplo, por la generación de artistas chinos que desde esta ciudad planta cara a la censura cultural de Beijing. “Tanto allí como ahora en China, los artistas se rebelaban contra el sistema y la hipocresía de la sociedad”, dice este crítico de arte.

pierre marie louis vidal 1849 1925 cubierta para i la vie a montmartre i 1897 litografia 30 x 51 4 cm coleccion pa
El espíritu de Montmartre según Pierre Marie Louis Vidal.

Precisamente Cate es el director emérito del Museo de Arte Zimmerli, de Nueva Jersey, que cuenta con un interesante legado artístico de las vanguardias de París, desde pinturas de Manet y esculturas de Rodin hasta más de 3.000 libros y revistas de 1875 a 1914.

Si hay una ciudad del siglo XXI que recuerda al espíritu rebelde de los artistas de Montmartre es Shanghái, dice el comisario de la muestra

El espíritu del arte de Montmartre también se puede encontrar en diversos puntos del mundo, como el Museo de Arte de Nueva York, el de Van Gogh en Ámsterdam, el de Bellas Artes de Burdeos, el de Artes Decorativas de París, el de Bellas Artes de Boston, la Galería Nacional de Washington, el de Arte Moderno de Estrasburgo, el Victoria & Albert de Londres y el Thyssen-Bornemisza de Madrid; centros que cedieron sus obras para la exposición de Caixa Forum en Barcelona.

la exposicion que estrena caixaforum barcelona se detiene en un momento unico en los ultimos ciento cincuenta anos de histori
Le Chat Noir fue uno de los ejes de gravedad de la vanguardia artística de París.

Los recuerdos de Montmartre

Pero por supuesto, la meca del arte de Toulouse-Lautrec y sus contemporáneos se encuentra en Montmartre. Este barrio ha cambiado, los pintores que se juntan en las plazas son más una atracción turística que un recuerdo de aquella usina artística, pero las calles conservan un aire bohemio que hay que conocer.

La vieja casona de la calle Cortot, en ese barrio del distrito 18, presenta las obras de Modigliani, Kupka, Steinlen, Rodin, Maurice Utrillo, Toulouse-Lautrec y otros talentos que cambiaron la vida de este barrio, y casi sin proponérselo, del arte del siglo XIX y XX.

Sin embargo, si el viajero quiere centrarse solo en la obra de este pintor, tiene que salir de París y poner rumbo a Albi, en la región de Occitania. Esta es la ciudad natal del artista, y el Palacio de la Berbie -una fortaleza del siglo XIII- acoge el Museo Toulouse-Lautrec, que presenta un patrimonio de mil obras, entre pinturas, dibujos y carteles. Además del catálogo de trabajos, hay objetos personales como su famoso bastón, en el que escondía un vaso y un depósito para tomar brandy, una de sus bebidas favoritas.