De Genk a Bruselas: un paseo tras las huellas de Bruegel

El mundo de Bruegel en Bokrijk. Foto Barn Zuienkerke| Museo de Bokrijk.

De Genk a Bruselas: un paseo tras las huellas de Bruegel

Cuando se cumplen 450 años de su muerte, viajamos desde el corazón de Flandes a la capital belga para sumergirnos -literalmente- en la obra de Bruegel

Mar Nuevo

Madrid

14/07/2019 - 18:29h

¿Qué tiene en común un museo al aire libre en el corazón de Flandes que recrea el modo de vida y las actividades de sus habitantes a lo largo de los siglos con el barrio de Marolles, la iglesia de Nuestra Señora de la Capilla, el Palacio de la Dinastía, el Museo de Bellas Artes o el arte urbano que nos sorprende en Bruselas? La respuesta, en 2019, solo puede ser una: Bruegel.

Y es que este año se cumple el 450 aniversario de la muerte de Pieter Bruegel, uno de los grandes maestros del siglo XVI, pintor enigmático, interesado en retratar la naturaleza y la gente real, capaz de tomar como ‘excusa’ una temática propia del arte religioso para mostrar las escenas más mundanas del Flandes de la época -‘El censo de Belén’ es solo un ejemplo-, y a la vez introducir grandes dosis de ironía y humor que lo alejan de otros maestros y hacen su pintura tan única como deliciosa.

Nadie sabe cuándo o dónde nació Bruegel, un pintor enigmático del que apenas se conservan 40 obras en la actualidad y, pese a ello, uno de los grandes maestros flamencos

Pieter Bruegel El Viejo protagoniza la escena cultural belga este año. Foto Visit Brussels
Pieter Bruegel El Viejo es el protagonista indiscutible de la escena cultural belga este año. Foto Visit Brussels.

[Para leer más: Bruselas: museos, galerías y diseño en la capital de Europa]

Primera parada: Limburgo

Nadie sabe cuándo o dónde nació exactamente Pieter Bruegel. Bien podría haber sido en Limburgo, una de las provincias de la región de Flandes -no confundir con el Limburgo neerlandés-, que cuenta entre sus localidades con una llamada Gote-Brogel, lugar de nacimiento del artista según la tradición local.

En este Limburgo, en los alrededores de la ciudad de Genk -que estos días recibe una nueva atracción artística, La Biomista, que la colocará en el foco del arte más vanguardista- encontramos Bokrijk, una suerte de enorme museo al aire libre con más de 120 edificios históricos repletos de objetos que proceden de diferentes regiones y épocas flamencas.

Con alrededor de 120 edificios de diferentes lugares y épocas históricas de Flances, Bokrijk bien podría ser el escenario de cualquiera de las obras de Bruegel

Cada una de las construcciones fue trasladada desde su lugar de origen y reconstruida piedra a piedra; desde casas a molinos, santuarios o granjas. Cualquiera de ellas podría, perfectamente, formar parte de las escenas que Bruegel, el pintor de la gente normal, retrató en sus obras en el siglo XVI.

Bokrijk. Foto Luc Daelemans Visit Flandes.
Bokrijk. Foto Luc Daelemans | Visit Flandes.

Y es que en el propio origen de este parque, que data de 1958, estaba ya el pintor. De hecho, su primer comisario, Jozef Weyns, un gran admirador de su obra, tomó su trabajo como inspiración para el diseño del museo: el interior de las casas, los utensilios de cocina, los animales, la vegetación… todo se conjura para hacernos sentir dentro de uno de sus cuadros de escenas costumbristas.  

El exterior y el interior de las casas, los utensilios de cocina, los animales, la vegetación… todo se conjura para hacernos sentir en Bokrijk como dentro de uno de los cuadros de Bruegel

El mundo de Bruegel

Este año, además, con motivo del 450 centenario de su muerte, el parque organiza entre el 6 de abril y el 20 de octubre diferentes actividades para conocerlo aún mejor y que van desde un juego de realidad virtual para ‘cazar’ elementos escondidos en sus obras a obras de teatro, pasando por la inmersión en una reproducción a gran escala de su pintura 'El combate de Don Carnal y Doña Cuaresma'.

Lo más interesante de la exposición, denominada ‘El mundo de Bruegel’ es que nos anima a reflexionar por nosotros mismos sobre la época, con pinceladas de humor e ironía -como en la casa Vorselaar, donde pone el acento en las diferencias sociales a través de una ácida contraposición de una cocina ‘rica’ y otra ‘pobre’, caricaturizando situaciones y personajes.

 

Más allá del museo al aire libre, el parque de Bokrijk es una enorme extensión de alrededor de 550 hectáreas que incluye además bosques con serpenteantes caminos ideales para recorrer andando o en bicicleta -por nada hay que perderse la experiencia ‘Ciclyng through the water’-, arboretum o parque infantil.

'Ciclyng through the water' en Bokrijk. Foto Mar Nuevo.
'Ciclyng through the water' en Bokrijk. Foto Mar Nuevo.

Los cuadros de Bruegel, desde dentro

Después de conocer a Bruegel en el entorno más natural nos desplazamos a Bruselas, a alrededor de una hora y media de Genk y el lugar donde Peter Bruegel el Viejo se trasladó desde Amberes en el punto álgido de su carrera para estar más cerca de sus potenciales clientes.

También aquí pintó algunos de sus cuadros más célebres, como ‘El paisaje invernal con patinadores sobre hielo y trampa para pájaros’ y ‘La boda campesina’.

Para seguir las huellas de Bruegel en Bruselas nada como pasear por los barrios de Sablons, donde vivían sus aristocráticos clientes, y Marolles, donde instaló su estudio

Para empaparnos del ambiente nada como pasear por el Sablon, el barrio más aristocrático de la época de Bruegel y en el que residían las familias que le hacían los encargos. Si la visita coincide con el fin de semana, podemos extender el paseo hacia el mercado de antigüedades del Sablon y dedicar un buen rato a curiosear entre los puestos.

Iglesia Nuestra Señora de la Capilla. Foto Jean Paul Remy Visit Brussels.
Iglesia Nuestra Señora de la Capilla donde está enterrado Bruegel. Foto Jean Paul Remy | Visit Brussels.

El recorrido tras sus huellas nos lleva también al barrio de Marolles, mucho más popular, donde se ubicaba su casa-taller, en la Rue Haute 132.

El colectivo Farm Pro firma 14 grandes murales en otras tantas fachadas del barrio de Marolles en lo que supone una reinterpretación de la obra de Bruegel en arte urbano (y a golpe de spray)

Una zona muy a tener en cuenta como hervidero de tendencias, estudios de todo tipo de artistas, coleccionistas, cafés y tiendas vintage, así como su ya famoso mercado de las pulgas, que aparece incluso en la película ‘Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio’ dirigida por Steven Spielberg en 2011.

El arte sale a la calle

Durante el paseo por Bruselas -y especialmente por este barrio de Marolles- hay que mantener los ojos bien abiertos; en cualquier fachada nos sorprenderá una de las manifestaciones de arte urbano del movimiento Farm Pro, que rinde su particular homenaje a Bruegel a golpe de spray.

El arte urbano también homenajea a Bruegel. Foto Ana Belinchón EFE.
El arte urbano también homenajea a Bruegel. Foto Ana Belinchón | EFE.

El objetivo pasa por mostrar, a través de 14 grandes murales, una versión actualizada de la pintura de Bruegel utilizando diferentes técnicas y estilos, como en la reinterpretación del autorretrato del artista que mezcla el estilo tribal y el trazo característico de Hergé, el autor de las viñetas de Tintín, en una fachada en la popular plaza de Jeu de Balle.

Otra de las iniciativas más novedosas en relación al pintor es Beyond Bruegel, una experiencia totalmente inmersiva que se ofrece en el majestuoso Palais de la Dynastie de Bruselas.


Beyond Bruegel. Foto Mar Nuevo.
Beyond Bruegel, en el Palacio de la Dinastía (Bruselas). Foto Mar Nuevo.

Se trata de una exposición multimedia que disecciona a gran formato numerosos detalles y personajes de las obras del artista y que tiene como broche final una proyección 360º que nos sumerge en el mundo de Bruegel y que casi nos permite pasear como un soldado más en el cuadro de ‘Dulle Griet’ (La loca Meg) y navegar a bordo de un navío a los pies de la ‘Torre de Babel’.

A la salida, podemos (y debemos) tomar una cerveza en su café y probar alguno de los bocados de su carta, inspirados, cómo no, también en los cuadros del artista.

Palais de la Dynastie. Foto Willem Van Puyenbroeck | Visit Flandes.
Palais de la Dynastie. Foto Willem Van Puyenbroeck | Visit Flandes.

Bruegel: The originals

Por supuesto, no puede faltar en este viaje una visita a los Reales Museos de Bellas Artes de Bélgica, que atesora la segunda mayor colección de pinturas de Bruegel el Viejo del mundo (en la actualidad se conservan solo alrededor de cuarenta de sus obras en todo el mundo), entre ellas ‘La adoración de los Magos’, ‘La caída de los ángeles rebeldes’, ‘Paisaje nevado con patinadores y trampa para pájaro’ y ‘Censo en Belén’.

Además, el museo se suma a las celebraciones de 2019 con varios proyectos innovadores como experiencias virtuales agrupadas en ‘Bruegel: obras maestras nunca vistas’, una iniciativa en colaboración con Google Arts & Culture que permite descubrir elementos inesperados de los cuadros del pintor mientras se sumerge en ellos.

Además, la ‘Buegel Box’ o Caja de Bruegel, con tres vídeos inmersivos que se proyectan en gran formato -de suelo a techo- en tres paredes de los espacios del museo y que se centra en las obras ‘Los proverbios flamencos’, ‘Predicación de San Juan Bautista’ y ‘La caída de los ángeles rebeldes’.

Los detalles de los cuadros de Bruegel se descubren con las nuevas tecnologías. Fotos: Visit Bruselas y Visit Flandes
Los detalles de los cuadros de Bruegel se descubren con las nuevas tecnologías. Foto Visit Flandes.

Terminamos este recorrido -de momento- en la Kapellekerk, la iglesia de Nuestra Señora de la Capilla en la que fue enterrado Bruegel.

Además de contar con una obra de Rubens en honor del artista, ‘Cristo da las llaves a Pedro’, encargada por su hijo Jan Brueghel, el espacio nos reta a buscar diez de los personajes de este maestro flamenco que han escapado de sus cuadros y se ocultan en cualquier rincón de la capilla. Observa con atención: al igual que en sus cuadros, estos personajes abren las puertas a un mundo totalmente diferente.

Personajes de Bruegel. Foto Visit Flandes.
Los personajes de Bruegel han escapado de sus obras. Foto Visit Flandes.