De marcha por los mejores music clubs de Nueva Orleans

Si estás pensando tu próxima escapada quizás deberías mirar tu horóscopo (y elegir Nueva Orleans si eres escorpio). Foto Zack Smith | NewOrleans.com.

De marcha por los mejores music clubs de Nueva Orleans

Estos son los lugares donde podrás escuchar las mejores melodías en la sempiterna capital mundial de la música

José Manuel Torres

Valencia

24/06/2019 - 19:43h

Nadie pone en duda que la vibrante ciudad de New Orleans, situada en el estado sureño de Luisiana, es la ciudad del jazz. Después del terrible paso del huracán Katrina, la exitosa serie de televisión de HBO Tremé tuvo mucho que ver con el relanzamiento musical de una urbe a la que acuden cada año multitud de apasionados viajeros llegados de muchos puntos del planeta ávidos por disfrutar de la mejor música en directo.

Estos son algunos de los locales que jamás decepcionarían a aquellos que deseen disfrutar del mejor ambiente en una metrópoli que vive por y para la música.

The Spotted Cat Music Club o, simplemente, The Cat, es en sí mismo uno de los destinos internacionales de los amantes del jazz

[Para leer más: Diez ciudades para descubrir las raíces musicales de EEUU]

The Spotted Cat Music Club

Este prestigioso establecimiento es la quinta esencia de lo que debe ser un club de jazz en New Orleans. Ubicado en la famosa Frenchmen Street, en el corazón del distrito de Faubourg Marigny, “The Cat”, como es conocido por los lugareños, ha sido reconocido como un destino internacional para los amantes del jazz más genuino.

The Spotted Cat Music Club. Foto Foto Zack Smith | NewOleans.com.
The Spotted Cat Music Club. Foto Foto Zack Smith | NewOrleans.com.

Numerosas películas y anuncios publicitarios han sido filmados en su minúsculo y sofisticado interior. Si quieres ver unos de sus shows diarios, tan sólo tendrás que pedir una cerveza o cualquier bebida en la barra. Cuando The Spotted Cat Music Club se llena, algo que ocurre siempre en un breve espacio de tiempo, la gente se para a escuchar a los músicos desde la calle.  

Snug Harbor Jazz Bistro

Durante más de 30 años, el Snug Harbor, también ubicado en Faubourg Mariginy, a las afueras del Barrio Francés, ha brindado lo mejor en jazz en vivo y excelente cocina regional a precios más que razonables.

‘Snug’ se encuentra situado en el interior de tres amplias y renovadas estancias (comedor, bar y sala de música), de lo que anteriormente fue una tienda de 1800.

Tras el huracán Katrina muchos locales de música en vivo del barrio francés cerraron, pero Candlelight Lounge logró sobrevivir

Aquí se presenta  la banda de Charmaine Neville, hija de uno de los integrantes del grupo Neville Brothers, y auténtica show-woman con una voz poderosa que hace levantar de las mesas a los clientes para corear sus estribillos. El ‘Snug Harbor Gumbo’ que sirven en su comedor, receta de sopa clásica cajún, es riquísima y una de las mejores de New Orleans.

Muchos de los clubs de concentran en la calle French Quarter. Foto Paul Broussard | NewOrleans.com.
Muchos de los clubs se concentran en la calle French Quarter. Foto Paul Broussard | NewOrleans.com.

Candlelight Lounge

Tremé, en las afueras del Barrio Francés, fue el lugar de nacimiento y el hogar de muchas generaciones de los mejores músicos de jazz de New Orleans.

Hasta hace unos años fue el barrio musical más en boga, pues la franja de North Robertson Street tenía siete bares de música en vivo. Después del huracán Katrina del 2005, las cosas cambiaron y la mayoría de locales de música en vivo se convirtieron en vulgares cafés o en negocios de todo tipo.

Inaugurado en 1939, Buffa's Bar todavía luce sus ventanas ovaladas y letreros de neón de la época

Todos menos Candlelight Lounge, una modesta estructura de bloques de cemento que nos recuerda a los antiguos clubes a puerta cerrada que antaño poblaban la ciudad. Una fila de sillas marca el escenario, y es de los pocos lugares donde todavía se puede pedir un "set", que es una media pinta de licor.

Aunque los propietarios tienen horarios extraños, siempre están abiertos los miércoles para la actuación de la famosa Treme Brass Band, una famosísima banda de desfile tradicional como las que se pueden ver en algunos funerales, desfiles callejeros y celebraciones familiares.

French Quarter. Foto Paul Broussard NewOrleans.com.
Las calles del French Quarter. Foto Paul Broussard | NewOrleans.com.

Buffa's Bar & Restaurant

En el número 1 de Esplanade Avenue, a muy pocas calles del Barrio Francés, se encuentra Buffa's Bar & Restaurant, un lugar donde se come de maravilla y además se escucha muy buena música.

Inaugurado en 1939, todavía luce sus ventanas ovaladas y letreros de neón de la época. Una barra clásica, un escenario ligeramente elevado y mesas para sentarse completan su decoración.

En una época como la actual donde en casi todos los locales de New Orleans la música se escucha en pie, Buffa’s permite hacerlo cómodamente sentado alrededor de una mesa mientras se prueba algunas de sus deliciosas hamburguesas y se escucha al maravilloso pianista Tom McDermott que acompaña a los experimentados cantantes Meschiya Lake y Aurora Nealand.

La música toma diariamente todos los espacios de Frenchmen Street. Foto Zack Smith NewOrleans.com.
La música toma diariamente todos los espacios de Frenchmen Street. Foto Zack Smith | NewOrleans.com.

Son famosos sus Sunday’s brunch de las 11:00 a.m. porque platos tan típicos y originales de la cocina local como el alligator étouffée (estofado de caimán), o el shrimp creole (camarones criollos), son felizmente acompañados con la música de la famosa banda de jazz  ‘Some Like It Hot Band’.

[Para leer más: Cinco cruceros para descubrir el Mississippi de otra manera]

Fritzel's European Jazz Pub

En Bourbon Street, el club Fritzel’s, emplazado en un histórico club que data de finales del siglo XIX, pero que realmente ha estado en funcionamiento desde la década de 1960, es uno de los espacios de jazz en vivo con mejor reputación y más antiguedad de la ciudad.

Aunque hay una presencia constante de bandas que actúan en directo, muchos amantes del jazz acuden para escuchar a la Fritzel New Jazz Band, formada por grandes músicos que tocan algunas de las mejores melodías de jazz clásicas. Una recomendación interesante es la de acudir a  Fritzel’s cuando toque su pianista residente, Richard Scott, un virtuoso capaz de hacer que la clientela se levante continuamente para aplaudir sus talentosas interpretaciones. 

La cocina de New Orleans tiene influencias europeas y criollas. Foto Todd Coleman | NewOrleans.com.
La cocina de New Orleans tiene influencias europeas y criollas. Foto Todd Coleman | NewOrleans.com.

Qué hacer en Nueva Orleans

Viajar a Nueva Orleans desde España es posible, aunque siempre con escala. Desde Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Valencia y Málaga se pueden encontrar vuelos con precios que oscilan entre los 930 y los 1.300 euros.

Una vez allí, hay muchos alojamientos en la ciudad. Los  más caros se hallan en el French Quarter y más asequibles en el distrito de Mid-City, donde se consigue una habitación doble por unos 125 dólares. En Saint Charles Avenue, The Quisby, situado en un edificio histórico y el clásico hotel InterContinental New Orleans, son dos buenas y céntricas opciones.

Recorrer el Mississippi en un antiguo barco a vapor es una gran experiencia. Foto Paul Broussard | NewOrleans.com.
Recorrer el Mississippi en un antiguo barco a vapor es una gran experiencia. Foto Paul Broussard | NewOrleans.com.

Además de disfrutar de la mejor música en vivo, quien visita New Orleans por primera vez  debe también recorrer el río Mississippi en un antiguo barco a vapor y visitar el museo Mardi Grass World para percatarse de la importancia de una fiesta que atrae a miles de personas cada año.

Tampoco se puede perder probar la verdadera cocina cajún de ascendencia franco-canadiense en alguno de sus restaurantes, usar el viejo tranvía como medio de transporte y, simplemente, callejear por su centro histórico dejándose llevar por el ambiente y la belleza de sus antiguas edificaciones.

Treme mural. Foto Paul Broussard | NewOrleans.com.
Treme mural. Foto Paul Broussard | NewOrleans.com.