Design District: cómo será la nueva meca del diseño en Londres

El distrito acogerá en una primera fase a 1.800 creativos y artistas. Imagen: Design District.

Design District: cómo será la nueva meca del diseño en Londres

Un complejo de 16 edificios en la península de Greenwich concentrará a los mejores talentos y start-ups de la moda, el arte, la música y el diseño

Mar Nuevo

Madrid

31/03/2020 - 13:53h

Londres diseña el diseño. Una de las indiscutibles capitales culturales del mundo, que sorprende cada poco con audaces proyectos, planea la conquista definitiva del podio de las artes aplicadas con un nuevo barrio íntegramente dedicado al diseño.

La última ampliación del Victoria & Albert Museum o el Design Museum, primero del mundo dedicado en exclusiva a los objetos diseñados y producidos en serie, abierto en 1989, son algunos de sus pilares. Este 2020 la ciudad estrenará, en el corazón de la península de Greenwich, el flamante Design District.

Pese a la paralización de las obras por la pandemia de COVID-19, los desarrolladores prevén la inauguración del Design District a finales de año

Edificio diseñado por A2. Foto Design District

Edificio diseñado por A2. Imagen: Design District.

[Para leer más: London calling: libros, discos y series con estilo británico]

Design District

Pretende ser el nuevo hogar permanente de las industrias creativas y contará, en un total de 16 edificios diseñados por ocho arquitectos nacionales e internacionales -también un estudio español- que incluirá espacios de trabajo, talleres y estudios, salas de reuniones o cocinas experimentales, entre otros equipamientos.

¿El objetivo? Convertise en el ‘hub’ de creadores y pensadores en los campos del diseño, el arte, la tecnología, la gastronomía, la moda, la artesanía y la música. Aspira a concentrar hasta 1.800 profesionales de estos sectores en alrededor de una hectárea que se extiende por detrás del O2 Arena y la NOW Gallery.

El barrio constará de 16 edificios singulares diseñados por 8 estudios y arquitectos de todo el mundo

Aunque la situación actual de pandemia por el brote y expansión del coronavirus ha interrumpido los trabajos, los impulsores del proyecto son optimistas y prevén inaugurar el distrito a finales de año.

Los espacios públicos son el nexo que da sentido a las construcciones. Imagen Design District

Los espacios públicos son el nexo que da sentido a las construcciones. Imagen: Design District.

Diseñar el futuro (y el presente)

Detrás de este desarrollo se encuentra Knight Dragon, empeñado en crear un vecindario y una comunidad en torno a la creación y la creatividad, que aliente a emprendedores y nuevos talentos a prosperar en una ciudad famosa por su identidad innovadora. 

El barrio es una colección de arquitectura que dialoga, que replica las complejidades y contrastes de una ciudad creativa

Se hubiera podido hacer de muchas formar. La ruta más simple, de hecho, “hubiera sido crear un diseño simétrico de espacios de trabajo homogéneos a gran escala”, explica el jefe de diseño de Design District y Greenwich Peninsula, Matt Dearlove, en un comunicado.

Por supuesto, no será así: se ha proyecto un barrio más rico y complejo, con edificios que rodean una serie de patios centrales asiméticos.

GreenwichDesignDistrict. Imagen Design District

Solo se pidió a los arquitectos que ideasen edificios eficientes y asequibles para los futuros inqulinos. Imagen: Design District.

Según la masterplanner del proyecto, Hannah Corlett, el Design Distric será un “pedazo de ciudad”, un lugar que “incorpora la diversidad arquitectónica, la geometría impredecible y el carácter auténtico encontrado en barrios creativos que evolucionaron orgánicamente durante siglos”.

Arquitectura de referencia

Corlett, también fundadora del estudio de arquitectura HNNA, estará a cargo de dos edificios en el barrio, como el resto de estudios y arquitectos participantes: 6ª Architects, Adam Khan Architects, Architecture 00, Barozzi Veiga, David Kohn Architects, Mole Architects y los españoles Selgas Cano.

No hubo concurso previo sino que se les invitó a participar en el proyecto (ninguno lo rechazó), diseñando dos edificios sin conocer las ideas del resto de participantes, para así la diversidad, sin más restricciones que la asequibilidad para los futuros inquilinos, así como la reducción de la huella a través de modelos eficientes (reducción de costes de funcionamiento y consumo de energía, por ejemplo).

Food Market. Imagen Design District

Food Market con diseño de Selgas Cano. Imagen: Design District.

El resultado, afirman sus impulsores, es “una colección de arquitectura verdaderamente extraordinaria que dialoga, que replica las complejidades y contrastes de una ciudad creativa”.

Selgas Cano

Esa conversación entre edificios se da, por ejemplo, en la cubierta ondulada del edificio transparente que, a modo mercado gastronómico y punto de encuentro ha diseñado el estudio Selgas Cano y cuya entrada presenta un paralelismo inesperado en las superfices del edificio adyacente que firma HNNA, de fachada totalmente blanca. Al lado, 6ª Architects inclinó el frente de su edificio con un diseño de arlequín ofrece una inusual vista a la estructura de Barozzi Veiga.

En cuanto al diseño del exterior, es obra de los arquitectos paisajistas con sede en Copenhague Schulze + Grassov. Según su socio y fundador, Oliver Schulze, el Design District “reiventa la idea de la ciudad para el siglo XXI: una suerte de media de edificios cada uno con su propio carácter, pero que comparten un ADN común”.

El perfil del nuevo distrito. Imagen Design District

El perfil del nuevo distrito. Imagen: Design District.

Así, “en lugar de forzar el contexto y conformidad de los edificios, el Design District los libera, tiene un eclecticismo incorporado que es claramente británico”. En este modelo, los espacios abiertos funcionan como el “pegamento” o nexo que mantiene unido el distrito, conecta edificios y fomenta la interacción entre personas y empresas.

Ese espacio exterior, además, estará dotado de árboles y plantas que florecerán en diferentes momentos, por lo que los ocupantes estarán “expuestos al ritmo de las estaciones cambiantes mientras trabajan”, agrega Schulze.