Diez cosas insólitas que solo podrás hacer en un aeropuerto de Asia

¿Pasear por la jungla dentro del aeropuerto? ¿Por qué no? Foto: Joe Green | Unsplash

Diez cosas insólitas que solo podrás hacer en un aeropuerto de Asia

De recorrer selvas artificiales a aprender caligrafía, patinar sobre hielo y hasta hacerse unos hoyos: los aeropuertos asiáticos no dejan de sorprender

Mar Nuevo

Madrid

19/12/2019 - 14:54h

Poca gente consideraría una escala una parte -mínimamente interesante- del viaje. Sin embargo, hay aeropuertos empeñados en cambiar esta percepción. Especialmente en Asia nos esperan infraestructuras realmente emocionantes plagadas de opciones capaces de hacernos desear perder el avión.

Ya sean culturales, de ocio, gastronómicos, deportivos o simplemente prácticos, estos originales servicios justifican por qué los aeropuertos asiáticos suelen copar los primeros puestos entre los mejores del mundo.

[Para leer más: Cinco maneras de hacer tiempo en un aeropuerto (y gratis)]

10. Jugar al golf – Aeropuerto Don Mueang (Bangkok)

Se jacta de ser el único campo de golf construido entre las pistas de aterrizaje de un aeropuerto, pero hay más: Kantarat Golf Course es el único lugar del mundo donde se puede jugar y ver un Boeing 737 o un Airbus A330 aterrizando justo al lado, concretametne en las pistas del Aeropuerto Don Mueang en Bangkok.

Se trata de un campo público de 18 hoyos, propiedad de la Real Fuerza Aérea Tailandesa y aunque no destaca por los lujos en sus greens, sí que ofrece la emoción añadida de jugar tan cerca de los aviones. Antes de la inauguración del aeropuerto de Suvarnabhumi acogía, además, vuelos internacionales, por lo que era posible ver, incluso a superjumbos como el B747 aterrizando (hoy solo acoge vuelos domésticos).

Kantarat Golf Course. Foto Novotel Bangkok

Kantarat Golf Course. Foto Novotel Bangkok.

También es, probablemente, el único campo de golf que exige pasar por un arco detector de metales.

9. Pasear por una selva artificial - Aeropuerto de Changi-Singapur

El aeropuerto internacional de Changi-Singapur ha ganado siete veces el prestigioso galardón de Skytrax a la mejor terminal aérea del mundo. Entre sus joyas se cuenta una selva que representa una de las mayores colecciones de plantas en un espacio cerrado del mundo. Cuenta, además, con la cascada artificial más grande del planeta, con una caída de 40 m y que supone un espectáculo en sí mismo, con juegos de luces, sonidos y colores capaces de iluminar hasta la más anodina infraestructura.

No es el caso de Changi; además de esta atracción, el complejo bautizado como Jewel Changi Airport incluye diferentes atracciones, restaurantes, tiendas y hata un hotel, el un hotel, el Yotelair, de 130 habitaciones.

rain gallery 3

La cascada es epicentro de un espectáculo de luz y sonido.

8. Dormir en una cápsula - Aeropuerto Indira Gandhi Nueva Delhi (India)

El sueño -o la falta de sueño- es un tema constante en los aeropuertos. Aunque muchos de ellos ofrecen salas con bancos cómodos para descansar, el Aeropuerto Interancional de Indira Gandhi, en La India, ha decidido atajar el problema de raíz. ¿Cómo? Instalando cápsulas individuales de descanso equipadas con enchufes, Wifi, minibar, televisión y, por supuesto, un cómodo sillón reclinable que permite, este sí, dormir. De hecho, es lo más parecido a una habitación de hotel pero sin salir del aeropuerto. 

7. Patinar sobre hielo – Aeropuerto de Incheon (Corea del Sur)

Con los cambios horarios y el jet lag, lo que desean los pasajeros en tránsito no siempre es descansar y relajarse: a veces hace falta descargar adrenalina y una buena fórmula es la que propone el Aeropuerto Internacional de Incheon, en Corea del Sur, que concretamente pasa por patinar sobre hielo.

Pista de patianje, aeropuerto de Inchon airport

Pista de patianje, aeropuerto de Inchon (Corea del Sur).

La pista de hielo está abierta todo el año y cuenta, además, con un bosque de hielo. Se localiza en el Centro de Transportes 1B.

6. Tomar una sauna – Aeropuerto de Chūbu Centrair (Japón)

El Aeropuerto Internacional Chūbu Centrair se encuentra en una isla artificial en la bahía de Ise, en la ciudad japonesa de Tokoname, en la prefectura de Aichi. A unos 35 km al sur de Nagoya y ubicada en el centro de Japón, fue inaugurado en 2005. Por si la propia infraestructura no fuese suficientemente original, el aeropuerto cuenta con un complejo de aguas perfecto para relajarse ente vuelos. Entre las opciones encontramos saunas y piscinas a diferentes temperaturas (incluso de agua completamente fría). ¿Lo mejor? Las vistas mientras se toma el baño, con ventanas privilegiadas a las pistas de despegue y aterrizaje.

5. Dejar a tu mascota en un hotel – Aeropuerto de Kansai (Japón)

Dejar a tu mascota bien cuidada durante las vacaciones es una prioridad para sus dueños, por lo que el Aeropuerto Internacional de Kansai, también en Japón, decidió eliminar de un plumazo potenciales dolores de cabeza. Entre sus servicios destaca su Hotel de Mascotas (Kanku Pet Hotel) que incluye entre sus opciones sesiones de peluquería. Para los más apegados, existe también un servicio de monitorización constante a través de webcams.

Hace falta ser precavido, eso sí, requieren certificados de vacunación y reservas con una antelación mínima de cuatro meses.

Kankuy Pet Hotel. Foto: Aeropuerto de Kansai.

Kanku Pet Hotel. Foto: Aeropuerto de Kansai.

4. Hacer un amigo robot – Aeropuerto de Incheon (Corea del Sur)

Aunque ya hemos hablado del papel que los robots tendrán en el futuro de la industria turística, en algunos lugares su presencia es ya una realidad. Es el caso del Aeropuerto Internacional Incheon, en Corea del Sur, donde una flota de simpáticos personajes recorre las instalaciones para ayudar a los pasajeros en cuestiones como localizar horarios y puertas de embarque. Fabricados por LG Electronics y conocidos como ‘Troika’ cuentan con pantallas táctiles que funcionan como smartphones y facilitan toda la información necesaria.

3. Tomar clases de caligrafía – Aeropuerto de Taipei Taoyuan (Taiwán)

¿Por qué no aprovechar la escala para zambullirse en la cultura local? La lengua y la escritura son fantásticos vehículos culturales por lo que, si viajas a Taiwán, puede ser una buena idea descubrir de primera mano las técnicas de caligrafía.

En el Aeropuerto Internacional de Taipei Taoyuan existen diferentes áreas donde se exponen muestras pero también se enseñan las artes de la caligrafía china tradicional.

Robot Troika, aeropuerto Incheon Corea. Foto EFE.

Robot Troika, aeropuerto Incheon Corea. Foto: EFE.

2. Hacer la colada – Aeropuerto de Narita (Japón)

¿No sería genial regresar de un viaje sin preocuparse de un montón de ropa por lavar? Aunque no es exactamente la colada que haríamos en casa, el Aeropuerto Internacional Narita, en Japón, cuenta con un servicio de tintorería que limpia en seco todas nuestras prendas entre las 9 de la mañana y las 8 de la noche. Y a la llegada, ¡la maleta con la ropa tan limpia como al despegar!

1. Ir al cine – Aeropuerto de Hong Kong (China)

Olvida la película descargada en tu tablet; lo que propone el Aeropuerto Internacional de Hong Kong es una auténtica sesión de cine inmersivo y para ello cuenta con una sala con tecnología IMAX -que además es la más grande de China-. Rellenar el tiempo de escala nunca fue más sencillo.