Diez edificios que han revolucionado la arquitectura moderna

The Oculus, del arquitecto español Santiago Calatrava. Foto: Getty Images.

Diez edificios que han revolucionado la arquitectura moderna

Del Oculus de Santiago Calatrava al Louvre de Abu Dabi pasando por Apple Park o la Torre de Shanghái: así ha cambiado la arquitectura en el último lustro

Mar Nuevo

Madrid

08/08/2019 - 19:14h

Entre la belleza y la función práctica, la arquitectura es también reflejo de la sociedad y sus anhelos. Aunque no siempre es revolucionaria, en determinados momentos y obras sí logra marcar hitos que introducen nuevos caminos en el diseño de las ciudades y el avance de la sociedad. Estos son algunos de los edificios que la hicieron avanzar en los últimos cinco años.

El centro cultural The Shed, en el flamante nuevo distrito Hudson Yards de Nueva York, el Museo Nacional de Qatar y el Louvre de Abu Dabi, ambos de Jean Nouvel, la Elbphilharmonie de Hamburgo, de Herzog & de Meuron, la Torre de Shanghai de Gensler o la Fundación Louis Vuitton de Frank Gehry en París son algunos de los ejemplos seleccionados por la publicación Architectural Digest como grandes ejemplos de esa transformación.

The Shed, en el nuevo barrio de Hudson Yards, es el único museo flexible que puede encogerse y estirarse según las necesidades de sus exposiciones y eventos

[Para leer más: Seis maravillas de la arquitectura que verán la luz en 2019]

The Shed (2019)

Obra de Diller Scofidio + Renfro y David Rockwell, The Shed reinventa el espacio expositivo colocando un gran contenedor sobre ruedas y permitiendo que se amplíe y se reduzca a demanda.

The Shed. Foto Iwan Baan.
El único museo que se estira y se encoge. Foto Iwan Baan | The Shed. 

Inaugurado el pasado mes de abril, el edificio es una suerte de burbuja colosal fabricada en materiales translúcidos asentada sobre unas enormes ruedas de ferrocarril con el objetivo de poder desplazarla y crear un espacio multifuncional, que mueve moverse con la fuerza de un solo Toyota Prius.

El objetivo es crear un edificio flexible, tanto que “se pudiera adaptar a un futuro que aún no conoce, cambiando incluso su huella”, según explicó Elizabeth Diller, socia de Diller Scofidio + Renfro.

Museo Nacional de Qatar (2019)

Lo que separa a este museo de cualquier otro en el mundo es, sin duda, su revolucionario contenedor, obra de Jean Nouvel y recientemente inaugurado.

Un total de 539 discos, con 76,000 elementos de revestimiento estampados, integran el exterior, mientras que los interiores giran y los techos suben y bajan logrando sorprender constantemente a los visitantes.

Museo Nacional de Qatar. Foto: Stringer| EFE.
Museo Nacional de Qatar. Foto: Stringer| EFE.

La petición por parte de sus impulsores de lograr un edificio que, en sí mismo, representase la identidad qatarí, dio lugar a esta fantástica obra que tomar forma de rosa del desierto, un fenómeno natural en la región que consiste en una cristalización en capas de minerales que se da en el desierto.

CopenHill (2017)

Diseñado por el arquitecto Bjarke Ingels, CopenHill, una estructura en su ciudad natal de Copenhague, muestra cómo la arquitectura ecológica es compatible con un diseño rompedor y atractivo.

La planta combinada de energía y gestión de residuos, inaugurada en 2017, convierte hasta 400.000 toneladas de desechos en energía limpia para abastecer a alrededor de 60.000 hogares anualmente.

Sin embargo, sus logros no se quedan ahí. El estudio diseño sobre el techo de la planta una pista de esquí de más de 450 m de largo y tres pistas de diferentes niveles a la que se accede por un ascensor en el interior del edificio.

 

Louvre Abu Dabi (2017)

Terminado en 2017, el Louvre de Abu Dabi diseñado por Jean Nouvel representa sin duda un hito para una ciudad -y todo un territorio- que en la década de los 50 del pasado siglo no tenía siquiera electricidad o agua corriente.

Basado en un símbolo importante de la arquitectura árabe como es la cúpula, aquí este elemento se transforma en una propuesta moderna: un doble domo de 180 m de diámetro que ofrece una geometría horizontal radial y un tejido perforado -tardó ocho años en construirse- que proporciona sombras interrumpidas por estallidos de sol.

La gran cúpula, que brilla bajo el sol de Abu Dabi, se convierte por la noche en un oasis de luz estrellada.

Louvre Abu Dabi. Foto: Agnieszka Kowalczyk | Unsplash.
Louvre Abu Dabi. Foto: Agnieszka Kowalczyk | Unsplash.

A diferencia del Museo Nacional de Qatar y como consecuencia de su asociación con el Louvre, este museo muestra una importante colección de arte occidental, incluyendo obras de Van Gogh, Monet, Jacques-Louis David o Mondrian.

Apple Park (2017) 

Identificado por muchos como la gran visión del genial fundador de la firma, Steve Jobs, Apple Park (Cupertino, California) se ha constituido ya como ejemplo de diseño de una empresa del futuro.

Creado por Foster + Partners, ahonda en un nuevo entorno donde la barrera entre la construcción y la naturaleza desaparece, con un edificio principal en forma de anillo que funciona con energía totalmente sostenible, gran parte de la cual proviene de los paneles solares que recubren la parte superior de la estructura similar a una nave espacial.

Apple Park. Foto: Carles Rabada | Unsplash.
Apple Park. Foto: Carles Rabada | Unsplash.

El edificio cuenta también con innovadores sistemas de ventilación que canalizan el aire y permiten al edificio casi “respirar” y sensores que lo mantienen a una temperatura constante. A su alrededor, más de 9.000 árboles de variedades frutales escogidas para resistir el cambio climático.

[Para leer más: La batalla de la nueva arquitectura se libra en HafenCity]

Elbphilharmonie Hamburgo (2017)

La construcción que colocó la ciudad de Hamburgo a la vanguardia de la arquitectura es obra del estudio Herzog & de Meuron y evidencia la posibilidad de reutilizar cualquier espacio existente -en este caso antiguos almacenes portuarios- y lograr además un efecto estéticamente sorprendente.

Una cubierta de vidrio en la parte superior que le asemeja a un barco futurista recuerda su pasado vinculado al transporte marítimo. Su interior incluye una ópera con una excepcional acústica y 2.100 localidades que se distribuyen alrededor del escenario principal, todos con el mismo estatus y calidad de experiencia, en una suerte de diseño democrático que ayuda a que las entradas se agoten en prácticamente todas las representaciones.

La Elbphilharmonie es la imagen de la nueva HafenCity, Foto Maxim Schulz, Turismo de Hamburgo.
La Elbphilharmonie colocó Hamburgo a la cabeza de la nueva arquitectura. Foto: Maxim Schulz | Turismo de Hamburgo.

The Oculus (2016)

Obra del controvertido arquitecto español Santiago Calatrava, la nueva central de transportes del World Trade Center de Nueva York, inaugurada en 2018, no deja a nadie indiferente.

Construido en acero, hormigón, piedra y cristal, logra sin embargo ofrecer una imagen de ligereza y dinamismo que, en este caso, recuerda a un pájaro levantando el vuelo y que bien podría simbolizar un ave fénix (el edificio se ubica a pocos metros del Museo Memorial 11S).

Además del simbolismo, el diseño facilita la movilidad en un espacio donde se conectan hasta 11 líneas de metro y que incluye también un sinfín de tiendas y oficinas y logra revestir de comodidad y seguridad las estaciones cotidianas de Nueva York.

The Oculus. Foto: Pascal Bernardon | Unsplash.
The Oculus. Foto: Pascal Bernardon | Unsplash.

432 Park Avenue (2015)

432 Park Avenue, de Rafael Viñoly, es el rascacielos terminado más alto de Occidente en la actualidad, con una altura de 426 m en la azotea. En el centro de Mahattan, la silueta del edificio domina el skyline de la ciudad desde cualquier ángulo y se puede ver desde cinco condados.

“Hacer una marca tan prominente y duradera en el horizonte más emblemático del mundo es una gran responsabilidad”, señaló Viñoly, y por eso “desde el principio, sabía que tenía que tener una calidad atemporal, lo más libre posible de modas estéticas”.

432 Park Avenue. Foto Wikipedia.
432 Park Avenue. Foto: Wikipedia.

Tachado por algunos como carente de carácter, para otros elegante, lo cierto es que representa una hazaña de la ingeniería y la arquitectura.

Torre de Shanghái (2015)

Diseñada por la firma de diseño y arquitectura Gensler y completada en 2015, la Torre de Shanghái de 631,85 m de altura ostenta diferentes récords: es el edificio más alto de China, el segundo más alto del mundo, la plataforma de observación más alta del mundo y el segundo sistema de ascensor más rápido.

Más importante, sin embargo, es el diseño del edificio, asimétrico y de esquinas redondeadas, con un perfil cónico, diseñado para permitir que resista los potentes vientos comunes en la zona.

Torre de Shanghái. Foto Wikimedia.
Torre de Shanghái. Foto Wikimedia.

Fundación Louis Vuitton (2014)

No es fácil destacar arquitectónicamente en París, pero eso fue lo que consiguió Frank Gehry con el diseño de la Fundación Louis Vuitton, terminada en 2014.

Su estructura de cristal emerge entre los árboles y el césped del Bois de Boulogne de París al estilo de los invernaderos de vidrio de los jardines clásicos franceses e ingleses del siglo XIX.

Por supuesto, en una estructura de cristal no se pueden colgar cuadros, por lo que se tuvo que diseñar otro museo dentro del museo. Este juego entre interior y exterior y entre materiales pesados y livianos funciona a la perfección en el parque del Bois de Boulogne.

Fundación Louis Vuitton. Foto: Ian Langsdon | EFE EPA.
Fundación Louis Vuitton. Foto: Ian Langsdon | EFE EPA.

El interior incluye la impresionante colección de arte de LVMH, con obras que van desde Kusama y Abramovi´c hasta Matisse y Giacometti y que se reparten en un espacio de casi 12.000 m2.