Diez rutas para conocer la cara más literaria de España

Granada conquisó a Irving y Pamplona a Hemingway, y así lo contaron en sus obras. Foto: Jorge Fernandez Salas | Unsplash

Diez rutas para conocer la cara más literaria de España

Autores como Falcones, Delibes, Hemingway, Galdós y Pérez Reverte nos invitan a recorrer pueblos, ciudades y regiones de la mano de personajes inmortales

Mar Nuevo

Madrid

23/04/2020 - 13:05h

Los libros nos acompañan, de viaje o, como ahora, en casa. Nos descubren otros mundos, nos hacen recorrer calles y observar puestas de sol, nos abren camino a lugares remotos y nos revelan los secretos de otros que, tal vez estando muy cerca, hemos pasado por alto. Hoy viajamos a través de autores y personajes para descubrir España a través de su mirada.

Son rutas que nos llevan a Andalucía de la mano de Washington Irving y a Navarra con Hemingway, que se detienen en la Alcarria de Camilo José Cela y el Valladolid de Miguel Delibes.

A través de las experiencias de los propios escritores o de la mirada de sus personajes, viajamos de Granada a Pamplona y de Barcelona a La Alcarria pasando por Oviedo, Madrid y Valladolid

[Para leer más: Fortunata, Jacinta y las huellas de Galdós en Madrid]

Otras transitan los lugares de la memoria de Carlos Ruiz Zafón e Ildefonso Falcones en Cataluña o bien siguen los pasos del Capitán Alatriste en la misma ciudad que Galdós, años después, retrataría con esas obras, que según Valle-Inclán, “olían mucho a cocido”.

La Alhambra. Foto Pablo Valerio en Pixabay

La Alhambra fascinó a Irving. Foto: Pablo Valerio | Pixabay.

La Andalucía de Washington Irving

Para muchos el primer ‘turista’ que pisó Sevilla, Washington Irving da nombre a la ruta que revive su propio itinerario entre Sevilla y Granada en 1829, a lomos de caballerías y siempre cautivado por el exótico resplandor y los vestigios árabes de Andalucía.

Desde Sevilla, su murallas, Reales Alcázares, La Giralda o las callejuelas de su vieja judería, la ruta serpentea por la campiña andaluza y atraviesa Alcalá de Guadaira, sube a la monumental Carmona y se acerca a Marchena y Écija, para después recalar en Osuna y Estepa.

En el límite con Málaga y tras pasar por La Roda de Andalucía se admira la laguna salada de Fuente de Piedra, Humilladero y Mollina para avanzar hacia Antequera. Loja, la hermosa Montefrío, Íllora, Fuente Vaqueros, Chauchina o Snata Fe son otras de las paradas de este itinerario, antesala de Granada, donde el escritor quedó fascinado por La Alhambra, protagonista de varias de sus obras, entre ellas sus famosos Cuentos de la Alhambra.

Bailes de patio andaluz. Foto: Red de Juderías de España.

Descubrir Andalucía fue para Irving la puerta de entrada a un mundo de exotismo y pasión. Foto: Red de Juderías de España.

Muchos viajeros y escritores internacionales, como Richard Ford, Borrow, Delacroix, David Roberts, Gautier, Dumas y Prosper Merimée recorrieron también Andalucía, contribuyendo a crear una imagen romántica, misteriosa y exótica de Andalucía, plagada de leyendas de toreros y bandoleros, en muchos casos más fantasiosa que real, pero que hizo trascender la fama de la región a todo el mundo.

Hemingway y Pamplona

Este año no podremos seguir los Sanfermines, aún no sabemos si retrasados o cancelados como consecuencia de la pandemia de COVID-19, pero sí podremos refugiarnos en The sun also Rises (Fiesta), la novela de Ernest Hemingway que supuso la apertura al mundo de las fiestas de San Fermín.

El Premio Nobel de literatura visitó Pamplona hasta en nueve ocasiones, en cada una pateó sus calles, bebió en sus tabernas, degustó su comida y disfrutó como nadie el encierro, las corridas y la alegría.

Sus huellas pueden seguirse a través de una ruta por la ciudad que nos lleva a rincones como la plaza del Castillo y bares y hoteles como Txoko, Torino, La Persa y Quintana, además de los cafés Iruña, Kutz y Suizo; el paseo Sarasate, la avenida San Ignacio, las calles Mercado y Eslava y, por supuesto, la Plaza de Toros.

Pamplona. Foto Pixabay

Pamplona fascinó a Hemingway y, a través de sus ojos, al mundo. Foto: Pixabay.

Además de Pamplona, el escritor viajó también por otros lugares navarros como Auritz-Burguete, Aribe, Lekunberri o Yesa.

Fuera de Pamplona, concretamente en el Valle del Baztán, se ubica la trama de uno de los fenómenos literarios más recientes: la Trilogía del Batzán de Dolores Redondo, también llevada al cine. Dos rutas permiten seguir las aventuras de la inspectora de policía Amaia Salazar y redescubrir Elizondo y su entorno.

Viaje a la Alcarria

Otro premio Nobel, Camilo José Cela, publicó en 1948 Viaje a la Alcarria, que retrataba su legendaria andadura, realizada dos años antes, por esta comarca de Guadalajara.  

Los tiempos han cambiado, y mucho, pero aún hoy tiene vigencia esta ‘guía de viajes’ escrita con magistral pluma y que conjuga paisaje y paisanaje para descubrir en profundidad una tierra plagada de encanto y belleza.

Guadalajara. Foto Pixabay

Cela retrató como nadie los paisajes y a las gentes de La Alcarria. Foto: Pixabay.

En el camino, que arranca en Madrid y recorre 293,9 km, recorreremos 22 pueblos y ciudades, monumentos como el Palacio del Infantado, campos majestuosos, paradores y fondas, frondosos valles e iglesias románicas, pueblos ‘de color plata’ (Masegoso), cascadas sobre el Tajo, olivares, pueblos de trazado medieval como Pastrana y hasta una ciudad visigoda como Recópolis.

El Oviedo de La Regenta

Una ciudad puede ser recordada por la belleza de sus edificios, por los hechos relevantes que en ella sucedieron o, como Oviedo, por ser el escenario en el que un escritor ubica a los personajes de una de las grandes obras de la literatura universal.

Oviedo, claro, pertenece al tercero de estos grupos. Si bien narradores de prestigio como Ramón Pérez de Ayala y Dolores Medio centraron en ella sus relatos, es la obra de Leopoldo Alas Clarín la que la sitúa en el imaginario colectivo.

La Regenta. Foto David Álvarez López Pixabay

La llamó Vetusta, pero Oviedo es la verdadera ciudad de 'La Regenta'. Foto: David Álvarez López | Pixabay.

La Ruta Clariniana ofrece un itinerario por los lugares de la ciudad vinculados a La Regenta y la omnipresente Vetusta, que suma como atractivo, especialmente en estos momentos de confinamiento, una visita virtual.

Barcelona en dos novelas

Son muchas más las aventuras literarias que han escogido Barcelona para desentrañar sus historias, pero desde que se publicara en 2005 La sombra del viento (y después su precuela y secuela El juego del Ángel y El prisionero del cielo) es sin duda una de las que más lectores ha seducido.

Ruiz Zafón otorga a Barcelona casi el papel de personaje, casi al nivel de Daniel Sempere, Julian Carax o Fermín Romero de Torres. Sus huellas pueden rastrearse en lugares que conservan la atmósfera descrita en las obras, como la calle de Santa Ana, la Plaza Real, la Plaza Sant Felip, el Arco del Teatro (¿te suena el Cementerio de los Libros Olvidados?) o Els Quatre Gats.

El libro de Jordi Notó explora la rica historia de este bar modernista. Foto: Els 4 Gats.

El bar favorito de la bohemia (y la literatura). Foto: Els 4 Gats.

El segundo recorrido por la ciudad viene de la mano de La Catedral del Mar e Ildefonso Falcones, centrada en la historia de Santa María del Mar que. Nos traslada al siglo XIV, si bien, 700 años después, aún podemos percibir los vestigios de aquella ciudad en lugares como la Plaza de Santa María del Mar, la Plaça Nova, la Plaza Sant Jaume o la calle Argenteria.

El Madrid de Alatriste y Galdós

En el año del centenario de su muerte, Galdós es más que nunca Madrid y la ciudad conmemora con una ruta en homenaje al autor que tan bien supo retratarla, desde los cafés de la Puerta del Sol al Teatro Real y desde los tranvías donde se mezclaban el pueblo y los señores a los barrios acomodados y la periferia metropolitana.

También en la ciudad y ya elevada a la categoría de clásica, la ruta que transita sobre los escenarios imprescindibles del Madrid del siglo XVII, el Siglo de Oro de la literatura española que alumbraría escritores como Lope de Vega, Cervantes y Quevedo o pintores como Velázquez, pero también toda una legión de caballeros, soldados y mercenarios, alcahuetas, criadas e hidalgos como los retratados en las novelas del Capitán Alastriste imaginado por Pérez Reverte.

Barrio de las Letras. Foto J.L. Pinorsa EFE.

Barrio de las Letras. Foto: J.L. Pinorsa | EFE.

Aún hoy es fácil imaginar sus aventuras y peripecias en esta ruta que nos lleva a lugares como la Plaza de la Villa y la Plaza Mayor, las tabernas que evocan esa época, el barrio de las Letras, que muchos de los literatos hicieron su hogar, o el convento de La Encarnación, donde tiene lugar una de las batallas del capitán más famoso de la literatura española.

Valladolid según Delibes

No una sino siete rutas basadas en otros tantos libros de Miguel Delibes proponen desde la Fundación que lleva su nombre y que nos conducirá, por ejemplo, al tiempo y el lugar en el que se ambienta la novela histórica El hereje, concretamente la primera mitad del siglo XVI en Valladolid.

Olmedo, Tordesillas, Villanueva de Duero, Villanubla y Villafuerte son los escenarios de la ruta basada en la obra Las perdices del domingo, mientras que San Miguel de Pino, La Mudarra, Villavaquerín o Quintanilla de Onésimo son los del itinerario basado en Diario de un cazador.