Diseccionamos Londres barrio a barrio

Notting Hill es una parada obligatoria en Londres (y no solo por sus casas de colores). Foto: Getty Images.

Diseccionamos Londres barrio a barrio

En solo 24 horas en Londres conocemos las lenguas y muchas de las culturas que Phileas Fogg descubrió en su recorrido por el mundo durante 80 días

Manena Munar

Madrid

13/03/2020 - 19:12h

Por Londres ha pasado de todo. Y por ‘todo’ se entiende una ciudad que ha sido precursora de moda, música, literatura y teatro. Que ha sido capital del rock gracias a los Beatles y los Rolling Stones, líder de cambios revolucionarios como el que Mary Quant introdujo con la minifalda y Twiggy en la moda. El estilo inglés se reconoce en muebles, vestuario y hasta una forma de vida. Y, sin embargo, es un crisol de culturas, etnias y lenguas.

A su vivir cotidiano sumó -y sigue sumando- costumbres allende los mares que importó de sus colonias y que le ha llevado a englobar en su territorio múltiples etnias que van del albanés al zulú y del cachemiro al criollo caribeño.

De Bloomsbury al Soho y de Little India a Notting Hill pasando por Kensington, Stamford Hill, Finsbury Park y Hammersmith, así es como se puede viajar sin salir de Londres

[Para leer más: De compras por el exclusivo barrio londinense de Knightsbridge]

Cine y literatura londinenses

Sus personajes reales y ficticios han acompañado tardes de lectura, de televisión o de cine. ¿Cómo se puede hablar de Londres sin mencionar a Sherlock Holmes?

Pub de Sherlock Holmes. Foto Tom Rogers VisitBritain

Cómo separar la imagen de Sherlock Holmes de Londres. Foto: Tom Rogers | VisitBritain.

Desde que Sir Arthur Conan Doyle dio vida a su personaje favorito, Sherlock Holmes,  en la novela A Study in Scarlet - 1887, el perspicaz detective y su compañero de piso, el Dr. Watson, formaron una pareja legendaria que ha desvelado secretos de ultratumba, incorporando a la literatura objetos y costumbres británicas.

Holmes popularizó esa niebla –el famoso puré de guisantes– que le camuflaba agazapado en su capa, colándose en las tardes de muchos hogares para darle un toque de aventura a la cotidianidad.

Mary Poppins mostraba las típicas casas inglesas alineadas y repletas de chimeneas por las que el deshollinador Dick Van Dyke vagaba a sus anchas para encontrarse con su volátil amiga e insuflar de magia la dura realidad de una sociedad victoriana que tenía aburridos a sus infantes. El musical sigue representándose en Prince Edward Theatre.

Mery Poppins es otro personaje unido para siempre a Londres. Foto Johan Persson Visit Britain

El musical de Mery Poppins en el Prince Edward Theatre. Foto: Johan Persson | Visit Britain.

Bloomsbury

En aquella sociedad victoriana, plagada de perjuicios y por lo tanto de vicios, a la fuerza tenía que surgir un movimiento como Bloomsbury. Nació en el primer tercio del S XX acaudillado por la escritora Virginia Woolf y su hermana la pintora Vanessa Bell y congregaba el sector bohemio de la sociedad del barrio de Bloomsbury compuesto por pintores, escritores, críticos.

Entre ellos, Oscar Wilde, Bertrand Rusell, Gerald Brenan, E.M. Foster, Lytton Strache o Duncan Grant, unidos por su desprecio a la religión y a la moral victoriana.

Hoy el barrio de Bloomsbury es una cita obligada por albergar el Museo Británico, la Universidad de Londres y la Casa de Dickens.

British Museum en Bloomsbury. Foto VisitBritain: Jason Hawkes

British Museum en Bloomsbury. Foto Jason Hawkes | VisitBritain.

Tampoco hay que dejar de visitar L´Oscar Hotel London, dentro de la colección Preferred Hotels & Resorts, un lugar hedonista y sibarita, fundado por Duncan Shakesshaft en el histórico barrio de Holborn dentro de lo que fue una iglesia baptista de principios del siglo XX y restaurado por el interiorista Jacques Garcia. A solo unos pasos del Soho, Picadilly y Convent Garden, cerca del Palacio de Buckingham y el Big Ben, el establecimiento recupera los tiempos del controvertido Círculo de Bloomsbury y homenajea a Oscar Wilde a quien la Iglesia tachó de inmoral por su relajada conducta.

Su restaurante The Baptist, situado donde se encontraba la cúpula de la iglesia, cuenta con Tony Fleming como chef. En el Café l’Oscar, por su parte, se sirve el Saint & Sinner afternoon Tea con audaces sugerencias como Pudding de Adam y Eva o  la tarta del Demonio ya que, como bien dijo el famoso escritor, poeta y dramaturgo, “Todo santo tiene un pasado y todo pecador tiene un futuro”.

L'Oscar Hotel en Londres. Foto Preferred Hotels.

L'Oscar Hotel en Londres. Foto: Preferred Hotels & Resorts.

Cada barrio, un mundo

En otra área de Londres, en la Ciudad de Westminster, alrededor de Gerrard st, brotaba en paralelo al Círculo del Bloomsbury el Soho-Chinatown como respuesta a las necesidades de los marineros chinos que frecuentaban los Docklands. 

Comida asiática y fumaderos de opio se daban cita en un mundo oculto y atractivo que, aunque derruido por los bombardeos de la guerra, resurgió gracias a la emigración de Hong Kong que puso de moda su deliciosa y económica comida china.

La retirada británica de la India selló la separación entre India y Pakistán pero esa división es inexistente en South Kensington o Little India, que debe su nombre a la congregación de indios y pakistaníes.

Chinatown de Londres. Foto Nik Ramzi Unsplash

Chinatown de Londres. Foto: Nik Ramzi | Unsplash.

Allí se escucha esa mezcla de cantos hindúes con música pop occidental que ha dado origen a la famosa industria cinematográfica de Bollywood en Bombay.  En los escaparates de las tiendas las maniquíes de plástico lucen saris llenos de color y brillos dorados y el aire huele al curry de los muchos restaurantes hindúes que abundan en esta zona de Londres.

Notting Hill

Notting Hill es un barrio chic donde vive la mayor cantidad de famosos por metro cuadrado de Londres. 

Además de las casas de colores y el mercadillo de Portobello merece la pena conocer el carnaval de Notting Hill

Ya en la época victoriana estaba lleno de tiendas de artesanos y librerías que frecuentaba una bohemia adinerada. En la primera mitad del siglo XX, los habitantes del Caribe llegaron a la capital británica llenándola de música cálida y prendas de vivos colores que vendían en el mercadillo de Portobello, bautizado en honor a la ciudad caribeña Puerto Bello que el almirante Vernon conquistó en 1739.

De la mezcla multirracial de los unos y de los otros nacieron el estilo vintage que llenó las tiendas de Notting Hill y el carnaval que se sigue celebrando cada mes de agosto.

Notting Hill. Foto Kelly Robinson Unsplash

Carnaval de Notting Hill. Foto: Kelly Robinson | Unsplash.

Los Sisha bar de Edgware Rd. acogen a los inmigrantes de Oriente medio y el norte de África que fuman pausadamente sus cachimbas mientras observan el desfilar de la gente.

No muy lejos, en Bayswater, se suceden hoteles y albergues para mochileros que disfrutarán de con las obras de artistas expuestas al aire libre.

En un par de zancadas más se llega, en la zona de Kensington, a las antiguas cocheras de palacetes convertidas en elegantes talleres Jaguar.

The Good Egg.

The Good Egg.

Codo con codo están el barrio de judíos ortodoxos Stamford Hill y el musulmán Finsbury Park, cerca de Stoke Newington, donde flotan aromas de comida saludable, bagels y kebab. Sus casas de colores las pueblan tiendas de productos orgánicos, bares pequeños y restaurantes para todos los gustos como The Good Egg donde disfrutar de un señor brunch o Fresh & Wild, un diez en comida sanota y eco.

Hammersmith

Cambiando de barrio se cambia de mundo, de lengua y de comida. Así sucede al llegar a Hammersmith donde se observa gente alta, de ojos claros y rasgos suaves que sisean al hablar.

Se ha entrado en Polonia. Hammersmith concentra parte de la comunidad polaca llegada a Londres por lo que nos saludan tiendas polacas ondeando su bandera blanca y roja que venden las suculentas salchichas kielbasa, conservas, ahumados y vodka.

Ognisko Restaurant, Londres.

Ognisko Restaurant, Londres.

Una excelente muestra de su gastronomía se encuentra en Ognisko Restaurant, dentro de una regia mansión victoriana de preciosa terraza que ocupa el Polish Heart Club en South Kensington. A los mejores vodkas, empanadillas polacas pierogi, codillo, tartar o exquisito pato confitado, le ponen la guinda tartas como la Pavlova  con Chantilly o la de manzana, Sharlotka.