Dolomiti Superski: así será el mayor dominio esquiable del mundo

Dolomiti Superski se convertirá en el mayor dominio esquiable del mundo. Foto Dolomiti Superski

Dolomiti Superski: así será el mayor dominio esquiable del mundo

El proyecto sumará 1.300 km de pistas y estará listo para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026 (si supera el rechazo de los ecologistas)

Mar Nuevo

Madrid

16/01/2020 - 11:12h

Recorrer 1.300 km esquiando y con un mismo forfait, sin necesidad de utilizar vehículos diferentes a los remontes para pasar de un valle a otro. Y, además, en una de las cadenas montañosas más hermosas del mundo, los Dolomitas. Un sueño para los esquiadores que podría hacerse realidad en 2026, si sale adelante un controvertido plan de expansión del complejo Dolomiti Superski.

Sería la mayor área esquiable del mundo, según sus impulsores, y el objetivo es lograr que esté listo para los Juegos Olímpicos de Cortina d’Ampezzo de 2026 que se organizan junto a Milán.

El complejo sumará 1.300 km de pistas conectadas por remontes y accesibles con un mismo forfait

Como resultado de la ampliación, el actual complejo, que cuenta con 1.200 km de pistas pero está divido en 12 estaciones en las provincias de Trento, Bolzano y Belluno, quedaría unido a través de unos 500 remontes mecánicos.

El problema -pesadilla incluso para los ecologistas- es que muchos de ellos deberán instalarse en paisajes declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Carosello delle Dolomiti

El proyecto, que ha recobrado auge precisamente por la celebración de los Juegos Olímpicos, no es nuevo. Desde hace décadas -Dolomiti Superski se creó en 1974- se ha planteado la unión de las áreas esquiables de Sellaronda, que une los valles ladinos entre Alto Adige, Véneto y Trentino, las siete zonas esquiables de Cortina d'Ampezzo, y el Giro della Grande Guerra, que abarca las cimas de Civetta, Pelmo y Tofana.

A todo ello se suma la región de Venecia, precisamente una de las mayores impulsoras del proyecto a través del presidente de la región, Luca Zaia, que lo defiende como única alternativa para evitar la despoblación de las montañas a través del turismo. “Las montañas sufren de despoblación”, aseguró, “y el turismo puede ayudar a detener la hemorragia de las personas”.

Las estaciones estarían unidas por 500 remontes. Foto Dolomiti Superski.

Las estaciones estarían unidas por 500 remontes. Foto: Dolomiti Superski.

Oposición de los ambientalistas

Además, la construcción de más remontes permitiría limitar el acceso de automóviles y autobuses a las carreteras de montaña, lo que reduciría la contaminación y las emisiones de CO2, añadió, limitando así el impacto ambiental.

Sus impulsores defienden que ayudará a evitar la despoblación de las montañas

En contra están los ambientalistas, para quienes el proyecto “transformaría una joya ambiental en un inmenso parque temático de cemento y remontes”, apuntó Angelo Bonelli, Coordinador Nacional de la Federación de los Verdes.

A su juicio, las nuevas pistas requerirán la excavación de depósitos de agua y dañará el equilibrio hidrológico de las montañas.

“Nadie realmente cree que los remontes y los teleféricos reemplazarán el tráfico de automóviles en las montañas. Simplemente atraerán a más y más turistas a cualquier precio a áreas frágiles”, señaló por su parte el presidente del grupo de conservación Mountain Wilderness Italia, Luigi Casanova.

[Para leer más: Gstaad: esquí y compras exclusivas sobre toneladas de queso]

Ya en marcha

Pese a las críticas, a principios de enero se inauguró el nuevo telecabina Freccia nel Cielo, una “joya de la tecnología” según Zaia, que permite subir desde la población al Col Druscié (1.778 metros), desde donde se puede seguir con otro remontes a Ra Valles (2.470 metros) y seguido a la Cima della Tofana di Mezzo (3.244 metros). Sus 47 nuevas cabinas pueden transportar a 1.800 personas por hora.

De completarse el proyecto se crearía un circuito entre Cadore y Agordino, Val Badia y Val Pusteria, Val Gardena y Val di Fassa, acceder a los dolomitas y llegar a los 3.343 metros de la Marmolada. La mayor parte ya se puede hacer hoy con un mismo fortait, aunque es necesario trasladarse en coche privado o autobús para pasar de unos valles a otros.

Competiría así para situarse como la red de esquí más grande del mundo, actualmente considerada Los Tres Valles, en Francia, con 600 km de pistas entre Meribel, Courchevel y Val Thorens.