El comercio revisará 10 convenios por la libertad horaria en zonas turísticas

El comercio revisará 10 convenios por la libertad horaria en zonas turísticas

Los pequeños negocios pretenden limitarla a los centros históricos de Valencia y Alicante

J. Carrasco

01/10/2012 - 20:41h

La liberalización total de horarios en las zonas de gran afluencia turística obligará a revisar al menos una decena de convenios de comercio en las ciudades de Valencia y Alicante. La patronal de las grandes superficies (Anged) libra un nuevo pulso con las asociaciones de pequeño comercio para lograr el mayor número de zonas que puedan beneficiarse de esa ausencia de límites en los horarios. El pequeño comercio defiende que sólo se aplique a los centros históricos de Valencia y Alicante.

La Ley de Comercio de la Comunitat Valenciana, de 2011, ya preveía un régimen distinto de horarios para las zonas de gran afluencia turística en la costa. Pero la nueva normativa del Gobierno central, que trata de liberalizar al máximo el sector, ha incluido a las ciudades de Valencia y Alicante entre las que son susceptibles de implantar la libertad plena de horarios.

La decisión última de decidir dónde y cuántas zonas turísticas habrá corresponde a los ayuntamientos de ambas capitales, que deberán trasladarla a la Conselleria de Economía. La reforma no entrará en vigor hasta 2013. Por lo pronto, ninguna de las dos Corporaciones locales se ha pronunciado. Hay un pulso soterrado entre Anged y las patronales de pequeño comercio (Covaco, Cecoval y Fevalco, entre otras) para ampliar o limitar ese número de zonas.

A falta de una confirmación oficial, en Valencia se especula con que podrían ser el centro histórico, el Ensanche, la Ciudad de las Artes y las Ciencias y La Marina del puerto. Si el ayuntamiento optase por todas estas áreas, como así pretende Anged, El Corte Inglés tendría vía libre para abrir sus centros de las calles Colón y Pintor Sorolla y la avenida de Francia. En Alicante podrían ser el casco histórico y el puerto.

Domingos y festivos

En Valencia los representantes del pequeño comercio quieren que sólo el centro histórico pueda acogerse a la libertad de abrir en domingos y festivos. Tanto la presidenta de Cecoval, Isabel Cosme, como la de Covaco, Encarna Sanchis, se oponen a que la nueva normativa nacional abra la puerta a una liberalización de horarios en toda la ciudad.

Para acertar en la definición de las zonas, Covaco propone que la consejería de Economía elabore un estudio. Cosme defiende que 2013 sea un año de "prueba" para ver los resultados y modificar las zonas elegidas si así fuera conveniente. Sanchis se opone a que "toda Valencia sea considerada zona turística" y lamenta que con esta reforma "se pretenda hacer tabla rasa de los consensos", en referencia al régimen horario que había sido incluido en la ley de 2011.

Cosme advierte además de que la liberalización horaria obligará a revisar los convenios en apartados como la jornada laboral. La negociación colectiva está muy atomizada en el comercio. Las provincias de Valencia y Alicante suman una veintena de convenios (hay que incluir los del mueble, el metal, textil, calzado, etc.), de los que al menos una decena se tendrán que modificar.

Exceso de jornada


El secretario general de la Federación de Comercio de UGT-PV, Juan Bañón, sostiene que ese "exceso de jornada" ya viene regulado en algunos convenios, con lo que no será necesario actualizarlos, pero no así en otros. A Bañón le consta que las grandes superficies ya están aplicando esa revisión de convenios en lo tocante a la jornada laboral. "Se elimina la jornada continua y se la sustituye por la partida, lo que perjudica al trabajador", añade.

El director de la Asociación de Supermercados de la Comunitat Valenciana (Asucova), Pedro Reig, sostiene que sería "un error" extender la libertad de horarios más allá de los centros históricos de Valencia y Alicante, que es "donde hay una afluencia de turistas", añade. Según sus datos, se sobrevalora el potencial de compra de los cruceristas en Valencia porque pasan sólo entre cuatro y ocho horas en la capital. "La mayoría no llega en domingo sino entre semana", apunta.

El Consell se verá obligado también adaptar la ley del sector a las exigencias del Gobierno central en el número mínimo de aperturas en domingos y festivos. Hasta ahora esa cifra era de nueve en la Comunitat y habrá de pasar a 10 cada año.