El Día Mundial de la Nieve entra en el calendario

Estación de esquí Grau Roig en Grand Valira (Andorra)

El Día Mundial de la Nieve entra en el calendario

La Federación Internacional de Esquí ha fijado el 22 de enero como la fecha señalada

Por primera vez se incluirá en el calendario un día que homenajea a la nieve. La Federación Internacional de Esquí (FIS) ha fijado el próximo día 22 de enero como el día internacional de la nieve. El World Snow Day tendrá así su lugar en el calendario anual, y las estaciones de esquí catalanas se preparan para celebrarlo, según ha anunciado hoy el presidente de la Asociación Catalana de Estaciones de Esquí y de Montañá, Xavier Nolla.

Las instalaciones catalanas se preparan ya para celebrar el acontecimiento, y para la víspera se ha programado actividades en estaciones como Walter 2000, donde se intentará batir el récord mundial de bajada nocturna con antorchas.

Esperando la nieve

Las estaciones de esquí de Cataluña y Andorra siguen esperando que nieve para fijar el pistoletazo de salida de la temporada de invierno en sus instalaciones, después de que las altas temperaturas hayan frustrado las fechas iniciales de apertura.

Las más optimistas son las de Vall de Núria, Vallter 2.000 y la andorrana Vallnord, que mantienen la previsión de abrir sus pistas este sábado, si bien la última aclara en su página web que se trata de una inauguración parcial.

Por contra, Boí Taüll, Espot, Port Ainé y Grand Valira (Andorra) han fechado en sendos comunicados su debut el día 6 de diciembre, a la espera de que lleguen las precipitaciones.

Baqueira Beret ha informado que también pretende acoger a los primeros esquiadores a mediados del puente, pero ha confiado en que la caída de las temperaturas prevista para el fin de semana le permita disponer de nieve un par de días antes.

Asimismo, se resisten a fijar día para su apertura con las vistas puestas al cielo las instalaciones de La Masella, Port del Compte y La Molina.

Ésta última pondrá en marcha este sábado por segundo año consecutivo el Tren Blanco, que unirá las instalaciones gerundenses con la capital catalana durante los fines de semana y festivos hasta que acabe la temporada de esquí para facilitar la movilidad de los usuarios.