El faraónico Gran Museo Egipcio abre sus puertas

El nuevo Gran Museo Egipcio tendrá 480.000 metros cuadrados, y se ubicará cerca de las pirámides.

El faraónico Gran Museo Egipcio abre sus puertas

El Gran Museo Egipcio abrirá parcialmente en 2019. Con una inversión de 1.100 millones de dólares acogerá miles de piezas de la antigua civilización

El nuevo Gran Museo Egipcio lleva diez años de obras. Pero para cuando abra sus puertas, en 2020, acogerá la mayor colección de arte y arqueología de la antigua cultura de los faraones. Con una inversión que supera los 1.100 millones de dólares, es una de las apuestas del Gobierno para impulsar la recuperación turística.

El centro se está construyendo a dos kilómetros de El Cairo, cerca de las famosas pirámides y la esfinge de Giza. Allí heredará la colección de 50.000 piezas que se encuentra en el antiguo Museo Egipcio, ubicado a la vuelta de la caótica plaza Tahrir, en el centro de la capital.

En ese museo las momias, los ajuares funerarios y miles de objetos se exponen con un cierto descuido, con pocas referencias de su procedencia. La excepción es la sala dedicada a Tutankamón, donde se encuentra la famosa máscara mortuaria de oro y cientos de artículos que se encontraron en su tumba, descubierta en 1922.

Casi 50 hectáreas para la cultura egipcia

En sus 480.000 metros cuadrados, además de las salas expositivas, habrá una sala para conferencias, un cine, 28 comercios, 10 restaurantes y un hotel boutique. En el lugar se elevará una gigantesca estatua de Ramsés II y una barca egipcia que se conserva intacta.

Desde los ventanales del futuro museo se podrán contemplar las gigantescas pirámides de Keops, Kefrén y Micerino

Una de las características principales es el muro de piedra traslúcido, de calcita (alabastro egipcio), que constituye la fachada frontal del edificio. La entrada principal dispondrá de un gran atrio, donde se exhibirán las estatuas más imponentes.

La estructura contempla que haya gigantescos ventanales para que desde los pasillos se puedan ver las pirámides de Keops, Kefrén y Micerino y la esfinge de Giza.

Pyramid wall at GEM grand Egyptian Museum
Recreación de cómo sería el Gran Museo Egipcio cuando abra sus puertas.

Para principios del año que viene se prevé la apertura de algunos sectores del museo, y el 2020 es la fecha programada para la gran inauguración, si no hay nuevos retrasos en el camino.

Evitar el agobio a los turistas

Este centro promete contar con los últimos adelantos en tecnología museística para presentar el abundante legado histórico de la cultura egipcia.

También es una manera de que los turistas puedan disfrutar de las visitas a sus famosos monumentos sin sufrir el agobio de los vendedores de recuerdos, los que ofrecen tours en camello y los que se brindan explicaciones sobre cómo se construyeron las pirámides previo pago de una propina.

A recuperar visitas internacionales

El museo es una de las mayores apuestas del Gobierno del El-Sissi para catapultar al turismo, que cayó en picado por la inestabilidad política y una serie de atentados terroristas en el país norteafricano desde 2011.

Egipto recibió ocho millones de visitas en 2018, pero están lejos de los casi 15 millones que llegaron antes de la crisis política

El último año se registraron ocho millones de turistas, y el año anterior las visitas internacionales habían crecido un 55%. Sin embargo, el país necesita un gran esfuerzo para llegar a los 14,7 millones de viajeros que recibieron hacia el 2010.

Costes disparados

El futuro centro fue presupuestado en 650 millones de dólares pero los costes se dispararon a los 1.100 millones de dólares (964 millones de euros).

GEM Conservation Center 1
El revestimiento del museo es de alabastro egipcio.

Gran parte de la financiación proviene del gobierno japonés, que aportó dos créditos por 770 millones de dólares.

El grupo constructor local Orascom está a cargo de los trabajos, donde subcontrata a diversas empresas relacionadas con las fuerzas armadas, que tienen un gran peso en la economía egipcia.

Entre estas firmas se encuentran las proveedoras de revestimiento de piedra y otros materiales que se fabrican en el país y que evitan que los gastos se disparen aún más por las importaciones.