El Reina Sofía se hace (aún) más grande

Este espacio ya acogió importantes exposiciones, como la de Richard Serra (19929. Foto: Museo Reina Sofia.

El Reina Sofía se hace (aún) más grande

El museo de arte moderno de Madrid aumentará su superficie en 2.000 m2 con la arquitectura en el centro de su nueva presentación artística

Mar Nuevo

Madrid

18/06/2020 - 11:28h

Acogió grandes exposiciones en los años 80 para después ser transformada en un espacio de almacén y talleres. Ahora, 30 años después, el ala orientada al sur del edificio Sabatini se prepara para sumar 2.000 m2 y 21 nuevas salas a la capacidad expositiva del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Para el museo supone incrementar en hasta un 25% la cantidad deobras de sus fondos que podrá mostrar al público y que permitirá “completar el discurso de la colección” según fuentes del museo. Así, los nuevos espacios se dedicarán especialmente a mostrar arte a partir de los años noventa, obras marcadas por el feminismo y el ecologismo y más artistas latinoamericanos como Jonathas Yolanda Andrade, Daniela Ortiz, Sara Ramo, Patricia Esquivias o Juan Javier Salazar.

Este espacio adicional se destinará a las obras más recientes de la Colección, con un apartado especial dedicado a la arquitectura

En el nuevo recorrido estarán presentes artistas de dentro y fuera de España como Dora García, Asier Mendizabal, Hito Steyerl, Rosa Barba, Angela Melitopoulos, Chto Delat, Leonor Antunes, Marwan Rechmaoui, Cabello-Carceller, Miriam Cahn, Maja Bajevic, Azucena Veites, Ana Boghiguian, David Bestué o Henrik Olesen: con sus obras se crearán los relatos que sirvan para acercarnos a lo que está ocurriendo hoy.

Exposición Fernando Botero 1987. Museo Reina Sofía.

Exposición Fernando Botero 1987 en el ala AO. Foto: Museo Reina Sofía.

[Para leer más: Cinco exposiciones que se pueden (y se deben) ver ya en Europa]

La arquitectura entra en el museo

La arquitectura, además, “entra por la puerta grande en la Colección del museo y va a ser uno de los pilares en la nueva presentación”. De hecho, según la institución, se trat de una disciplina “esencial” para entender el arte de los siglos XX y XXI y “sin ella no se puede entender la cultura española”.

En este sentido, el legado del arquitecto catalán José Antonio Coderch se convertirá en “pieza fundamental en el relato”. Su familia donó al museo recientemente su archivo compuesto por proyectos, cartas, fotografías y maquetas; muchas de las cuales podrán verse junto a los archivos de García Paredes y Martín Domínguez.

También se mostrarán importantes fotografías de Fernando Figueras, como la unidad vecinal de absorción de Hortaleza en Madrid y la maqueta del hotel Las salinas en Lanzarote, así como atrabajos de Aizpurua-Labayen, materiales del arquitecto José Miguel de Prada Poole o de José Luis Iñiguez y Antonio Vázquez de Castro.

Recreacion futuras salas Planta A0 Edificio Sabatini  4

Recreacion futuras salas A0 Edificio Sabatini. Imagen: Museo Reina Sofía.

Espacio de “inigualable valor”

Ya han comenzado los trabajos de reestructuración y acondicionamiento en el ala sur del edificio Sabatini (se espera que quede completada en febrero de 2021). Situada en su planta más baja y denominada AO, se trata de un “magnífico espacio de inigualable valor arquitectónico”, según el museo, que ya entre 1986 y 1990, entonces como Centro de Arte Reina Sofía, acogió exposiciones temporales como Referencias: Un encuentro artístico en el tiempo, comisariada por Carmen Giménez en 1986, o las dedicada a Jasper Johns o Henri Matisse, en 1988, así como a albergar las Obras maestras de la Colección Phillips de Washington, o de la Colección Beyeler.

La sala fue posteriormente remodelada por José Luis Iñiguez de Onzoño y Antonio Vázquez de Castro y volvió a abrir el 31 de octubre de 1990 ya como Museo Reina Sofía. En este momento este espacio acogió importantes muestras como Tápies. Extensiones de la realidad, en 1990; Carmen Laffón: Bodegones, figuras y Paisajes, y Richard Serra, estas dos ya en 1992.

“Hoy, treinta años después, aquellos espacios recobrarán su finalidad y se verán reconvertidos, aplicando todas las condiciones técnicas más innovadoras, en espaciosas salas preparadas para acoger al público y a las obras más recientes de la Colección y un apartado especial dedicado a arquitectura”, han explicado desde este museo de 30 años de antigüedad.

Recreacion acceso futuras salas desde Edificio Nouvel

Recreacion acceso futuras salas desde Edificio Nouvel. Foto: Museo Reina Sofía.

Mejorar la circulación de visitantes

La intervención, que pone el foco en la experiencia del visitante y en la sostenibilidad, va a regular de “manera natural” la circulación de los visitantes, “haciéndola sencilla y racional”. También se mejorará la conexión entre los edificios Sabatini, de finales del siglo XVIII, y Nouvel, de principios del siglo XXI, con la creación de un nuevo acceso directo entre ambos que garantizará la accesibilidad a estas salas sin necesidades de medios mecánicos.

Como curiosidad, la esquina sureste del edificio Sabatini, en la que arrancará la intervención, es el mismo en el que en el siglo XVIII se realizó el primer replanteo y en el que hace 300 años comenzaron las obras.

Cuando termine la última de las intervenciones, que tiene un coste de 1,75 millones de euros y diseño de Juan Pablo Rodríguez Frade y Aurora Herrera Gómez, el Reina Sofía tendrá 21 nuevas salas dedicadas a la colección permanente y 2.000 m2 nuevos para exponer.