El 'sol y playa' resiste en Benidorm

El 'sol y playa' resiste en Benidorm

El municipio alicantino roza el 90% de ocupación en los últimos días de Semana Santa mientras la Comunitat cae hasta el 79%, dos puntos menos que en 2011

Benidorm, un clásico del turismo de sol y playa, es el destino que mejor ha amortiguado la crisis en la Comunitat durante la Semana Santa. Pese a las malas previsiones económicas y meteorológicas, el municipio alicantino, un gigante con cerca de 40.000 plazas hoteleras, ha rozado el 90% de ocupación entre el jueves y el domingo. Un auténtico oasis en el sector.

Si la Comunitat ha sufrido una caída generalizada en el resto de zonas de playa, Benidorm ha mejorado en dos puntos los resultados de 2011. No pueden decir lo mismo otros municipios. La ocupación final en las tres provincias se ha situado en torno al 79%, dos puntos menos que en la última Semana Santa, según la consejería de Turismo.

“El mérito de Benidorm es doble porque tiene una oferta hotelera que representa casi la mitad de la Comunitat”, apunta Nuria Montes, secretaria general de la Asociación Hostelera de Benidorm y la Costa Blanca (Hosbec).

Pese a los malos augurios, los hosteleros creen que este año han conseguido salvar la temporada gracias al buen funcionamiento de las reservas de última hora. “El inicio de la semana ha sido más flojo por la lluvia, cerca de un 80% de ocupación, pero el fin de semana muchos hoteles ya estaban completos”, destaca Montes. De hecho, el buen tiempo a partir del jueves ha permitido la llegada de los turistas más indecisos. “La mayor demanda se ha concentrado en los hoteles de tres y cuatro estrellas”, explica Montes.

Turismo extranjero


Además, en Benidorm nunca falla el turismo extranjero, que ha vuelto a representar este año cerca del 50% de visitantes. Una destino ya habitual para muchos turistas, especialmente jubilados, al contar con una planta hotelera de primer nivel por sus posibilidades de ocio, un entorno con unas condiciones naturales idóneas y una ciudad que no requiere desplazamientos en coche.

En cambio, frente a las buenas noticias del municipio alicantino, otras zonas han sufrido un duro revés estos días. Especialmente dramática ha sido la caída en el litoral valenciano, que sólo ha alcanzado el 60% de ocupación, nueve puntos menos que en 2011. Mientras, la costa de Castellón se ha situado en torno al 77% y en Alicante, el 70%.

Mejoras en el interior


Tampoco han presentado buenas cifras en las ciudades. Valencia ha caído cinco puntos para situarse en el 79%. En cambio, el turismo de interior sigue con su escalada. Pese a tener una oferta todavía muy inferior, ha conseguido crecer estos días de fiesta hasta el 64%, lo que supone ocho puntos más que los registros de 2011.