El sueño de la torre futurista en Londres se esfuma

The Tulip: el próximo icono de Londres puede quedarse en papel mojado. Foto: Foster + Partners.

El sueño de la torre futurista en Londres se esfuma

El alcalde de Londres rechaza la construcción del ‘tulipán’ de 300 m diseñado por Norman Foster por su “diseño pobre” y su “beneficio público limitado"

Mar Nuevo

Madrid

16/07/2019 - 11:19h

El próximo icono futurista de Londres puede quedarse solo en el papel. El alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, rechazó el proyecto para construir un gigantesco mirador en la City de más de 300 m de altura, diseño del estudio Foster + Partners y que prometía revolucionar el skyline de la ciudad.

Según Khan, el edificio, proyectado para convertirse en un centro cultural y con una vanguardista forma de tulipán que rozaba la ciencia ficción, cuenta con un “pobre diseño” y un “beneficio público muy limitado”.

Con un total de 305 m de altura, la torre de cristal proyectada por el estudio de Norman Foster sería el mirador más alto de Londres

[Para leer más: Cómo es el primer rascacielos con forma de bandera del mundo]

Nueva atracción para Londres

Según un portavoz de la alcaldía, el mandatario laborista “está muy preocupado por la solicitud [de ejecución del proyecto] y al haberla estudiado en detalle rechazó el permiso para un plan que, a su juicio, resultaría en un beneficio público muy limitado”.

El Tulipán, con sus 305,5 metros, pretende ser el mirador más alto de Londres. Imágenes: DBox Forster & Partners.
Con sus 305 metros, el edificio pretende ser el mirador más alto de Londres. Foto: Foster & Partners.

“En particular”, añadió, el alcalde “cree que el diseño es de calidad insuficiente para una ubicación tan prominente”. Además, sostiene, por su proximidad, altura y material de construcción causaría un “daño significativo” a la Torre de Londres, calificada como Patrimonio de la Humanidad, y que se encuentra a unos 800 m de distancia.

Otros de los problemas en relación al proyecto pasan por su impacto al skyline de la ciudad, la limitación de las áreas peatonales alrededor del rascacielos, que se levantaría junto la torre Gherkin, en la City, y el número insuficiente de aparcamientos para bicicletas, que no se ajusta al plan de transporte de la ciudad.

[Para leer más: Viaje a las entrañas de los edificios más famosos de Londres]

Decepcionados por la decisión

Por su parte, los responsables del proyecto valoran ya posibles pasos a seguir y, en declaraciones a los medios mostraron su decepción por la decisión del alcalde de Londres, “particularmente porque el tulipán generará beneficios socioeconómicos inmediatos ya más largo plazo para Londres y para el Reino Unido en general”.

Góndolas The Tulip. Foto Foster +Partners.
Unas cápsulas o góndolas recorrerán el exterior del edificio. Foto: Foster + Partners.

De hecho, el pasado mes de abril, la City of London Corporation -el órgano de gobierno municipal de la ciudad- dio luz verde al rascacielos de 305 m que se levantaría en el número 20 de Bury Street.

En aquel momento se argumentó que el proyecto era “verdaderamente único” y que tendría un impacto positivo en el turismo que anualmente atrae Londres.

Según los desarrolladores, The Tulip, diseñado por los arquitectos de Foster + Partners, está llamado a ser el nuevo y vanguardista icono de la ciudad. Con su forma de flor y su altura ofrecerá impresionantes vistas panorámicas.

En el exterior, unas “góndolas” o cápsulas transportarán a los visitantes en un circuito alrededor del edificio, que además de espacios culturales proyecta albergar aulas de formación y zonas comerciales.

La construcción, en el plan inicial, comenzaría en 2020 y finalizaría en 2025.