El templo de los libros existe. Y está en Shanghái

El moderno santuario dedicado a la poesía. Foto: Wutopia Lab.

El templo de los libros existe. Y está en Shanghái

Una antigua iglesia ortodoxa en Shanghái resurge como una moderna librería. Posiblemente, la más bonita del mundo

Mar Nuevo

Madrid

04/03/2020 - 18:44h

Los libros siguen teniendo un aura de misticismo que se traslada a los lugares que los acogen. Por eso las librerías y bibliotecas son, en muchos casos, espacios casi sagrados. Pero solo en algunos, excepcionales, alcanzan la categoría de templos. Sin duda, es el caso de esta antigua iglesia ortodoxa, convertida ahora en una catedral contemporánea dedicada a la poesía.

El estudio de arquitectura Wutopia Lab firma el proyecto que ha transformado la iglesia ortodoxa de San Nicolás en Shanghái en una librería, pero no una cualquiera, sino una destinada a colarse directamente en cualquier ranking de las más bellas del mundo.

Un antiguo santurio de fe se ha convertido en un moderno templo, ahora dedicado a la poesía

[Para leer más: Bienvenido a la librería más fascinante del mundo]

Un templo dentro de un templo

Con el concepto de construir “un templo dentro de un templo”, los arquitectos transformaron los interiores de esta iglesia de 1932 que, en sus últimos años, había sido además oficina, fábrica, almacén y hasta residencia privada, antes de convertirse en un club y un restaurante.

El moderno templo de la poesía. Foto Wutopia Lab.

El moderno templo de la poesía. Foto: Wutopia Lab.

Aún encontrándose en mal estado, el edificio cuenta con protección por su valor histórico y artístico, lo que obligó a mantener la fachada, la estructura y el estilo en el interior.

Según el estudio, la librería se concibió para convertirse en “un espacio sagrado de la ciudad”. Debía tener, eso sí, “una espiritualidad independiente y no basarse en la religión del antiguo sitio”. Y así nació “un santuario para la gente de hoy en lo que fue un santuario de fe”.

La protección del edifició obligó a mantener fachada y estructuras anteriores, así como muchos elementos decorativos interiores

Un santuario de acero

¿La solución? Introducir un nuevo espacio dentro del cascarón del edificio para alojar a los nuevos inquilinos (más de 1.000 volúmenes de poesía en diferentes idiomas) pero que dejase ver -e incluso realzase- las características originales, especialmente la cúpula.

El estudio Wutopia Lab es el responsable de la transformación

El estudio Wutopia Lab es el responsable de la transformación.

Así, se mantuvieron, después de una limpieza y restauración rigurosos, muchos elementos como pilares, molduras, decoraciones florales y hasta algunos suelos.

Para realizar la librería que acoge más de 1.000 títulos se empleareon 45 toneladas de acero

Para realizar la librería central, de 10 metros de altura, se utilizaron 45 toneladas de acero perforado.

Se construyó en 80 días por 30 trabajadores, que cortaron tubos verticales, placas grandes y pequeñas y barras transversales que se montaron en el exterior. Después se trasladaron al interior, donde se soldaron, perfectamente ajustados al espacio interior.

Dentro de la cúpula se encajó una librería de acero de 10 m de altura. Foto Wutopia Lab.

Dentro de la cúpula se encajó una librería de acero de 10 m de altura. Foto: Wutopia Lab.

Juego de contrastes

Desde el viejo púlpito puede verse cómo la librería de acero y la antigua iglesia de mampostería encajan a la perfección sin llegar a tocarse.

La dramática iluminación permite ver el contorno original del templo.

Además, las partes este y oeste de la iglesia se transformaron en un café que, en contraste con la metálica librería, está construido en madera y tonalidades marrones y chocolate para conseguir un ambiente cálido y acogedor.

La cafetería en madera y tonos marrones contrasta por su calidez. Foto Wutopia Lab.

La cafetería en madera y tonos marrones contrasta por su calidez. Foto: Wutopia Lab.