El turismo médico de BCN 'pesca' en las grandes corporaciones rusas

El turismo médico de BCN 'pesca' en las grandes corporaciones rusas

Barcelona Centre Mèdic firma un contrato de asistencia sanitaria con la gasística Surgutneftegas

Gabriel Trindade

17/04/2013 - 20:12h

Barcelona Centre Mèdic (BCM) ha dado un paso de gigante para consolidar el sector del turismo sanitario en España. La asociación empresarial que suma fuerzas entre varias clínicas privadas y hospitales ha logrado un contrato con la gasística rusa Surgutneftegas. El acuerdo estipula que los ejecutivos de esta multinacional con alrededor de 100.000 trabajadores en nómina recibirán tratamiento médico en alguno de los centros asociados de la capital catalana en caso de que sea necesario.

Este tipo de acuerdo es una práctica bastante extendida en países con un sector de turismo médico desarrollado, afirman fuentes del sector. De hecho, antes de firmar con BCM, Surgutneftegas operaba con una compañía sanitaria en Alemania.

Experiencia previa


El nuevo presidente del BCM, Carlos Aparicio, explica en conversación telefónica con 02b que este acuerdo se ha logrado gracias a experiencias previas realizadas por la organización. “El año pasado se creo que una sociedad que actuaba como mutua de turistas rusos en España mediante BCM”, explica el también doctor y propietario de la Clínica Aparicio. La empresa tuvo gran acogida ya que cualquier ciudadano ruso necesita por ley un seguro médico para salir de su país, indica el doctor.

“Experiencias como estas hacen que Barcelona se sitúe en el mapa mundial del turismo médico”, apunta Aparicio. En este sentido, el presidente de BCM explica que la capital catalana se enfrenta a duros competidores internacionales en un mismo marco, como pueden ser varias ciudades alemanas, Israel o, recientemente, Estambul.

Turismo ruso y norteamericano

Uno de los objetivos de Aparicio en su primer mandato al frente de BCM es consolidar los dos primeros grupos de turistas médicos en Barcelona: los estadounidenses y los rusos. “La sanidad norteamericana tiene una alta calidad, pero sus precios son muy elevados. BCM capta clientes de este sector con una oferta sanitaria de la misma calidad pero con unas facturas mucho más asequibles”, apunta Aparicio.

En cuanto al mercado ruso, el doctor detalla que su economía ha crecido de forma exponencial en los últimos años. No obstante, los servicios que tienen en su país de origen no se equiparan al mercado europeo.

Especialización, la clave del futuro

Uno de los principales objetivos que la nueva dirección de BCM se ha marcado es lograr una especialización de los centros. “Debemos reforzar los puntos fuertes de nuestros asociados para ofrecer una gama varia de tratamientos. No se trata de competir entre una clínica u otra, se trata de complementarse de cara al extranjero”, sentencia el doctor.