El turismo se consolida como la segunda preocupación de los barceloneses

Las consecuencias del turismo es una de las preocupaciones de los ciudadanos de Barcelona. | EFE

El turismo se consolida como la segunda preocupación de los barceloneses

El consistorio de Ada Colau no consigue revertir la mala imagen por la gestión en política turística

El turismo sigue su carrera ascendente como la mayor preocupación de los barceloneses: si hace seis meses el 6% pensaba que era el problema más grave, en el último barómetro semestral ya es el 11% que encarna esta idea, sólo superado por el 17,6% que cree que el paro es el mayor desafío que enfrenta la ciudad. Y eso que hace tres años, sólo el 3,1% percibía al turismo como una dificultad para la vida cotidiana.

En la presentación de los resultados, el primer teniente de alcalde Gerardo Pisarrello dijo que la administración de Ada Colau seguirá trabajando para que el turismo “sea un fenómeno sostenible”, y recordó las políticas del consistorio para “regular los alojamientos turísticos, exigir responsabilidades a la plataformas que operan en la ciudad y regular los precios abusivos del alquiler”.

Sin embargo, medidas como la moratoria hotelera o la presión sobre plataformas como Airbnb no han tenido la repercusión popular que se esperaba, con esta preocupación de los ciudadanos a la masificación turística.

Si bien desde el Ayuntamiento han destacado que el 66,2% de la población aprueba la actual gestión, el barómetro del gobierno comunal evidencia que el apoyo a Ada Colau ha descendido: si hubiera elecciones las volvería a ganar, pero tendría un 2,8% menos de votos respecto al último sondeo, y Barcelona en Comú alcanzaría el 15,1% de los sufragios.

Crítica de la oposición por las medidas de turismo y vivienda

Los resultados sobre el problema del turismo fue aprovechado por la oposición para criticar al mandato de Colau: el portavoz de CiU en el consistorio, Joaquim Forn, dijo que la alcaldesa había llegado a la plaza Sant Jaume con la promesa de solucionar temáticas como la vivienda y la masificación turística, “y no están haciendo nada, agravan el problema y son incapaces de afrontar los problemas con garantías y soluciones reales”.

La contaminación, luego de las medidas restrictivas de Madrid, se han colado como otra de las preocupaciones de los barceloneses: el 7,8% cree que es el principal problema de la ciudad condal.

Entre los encuestados, el 81,2% cree que el aire de la ciudad está bastante contaminado, y uno de cada siete estaría dispuesto a limitar la circulación de vehículos, así como de potenciar el uso compartido de coches.