El viejo distrito industrial dicta hoy tendencia en Hamburgo

Schanzen, eldistrito creativo y una de las zonas más animadas de Hamburgo. Foto Turismo de Alemania.

El viejo distrito industrial dicta hoy tendencia en Hamburgo

El barrio de Schanzenviertel reúne hoy algunas de las propuestas más interesantes en gastronomía, arte e innovación de la ciudad alemana

Sergio Cabrera

Madrid

26/05/2019 - 18:00h

Hamburgo se ha convertido en los últimos años en uno de los destinos más deseados de Europa. Con permiso de su imponente Elbphilharmonie, la Filarmónica del Elba diseño de Herzog & de Meuron, la ciudad atesora otros secretos como el distrito de Schanzenviertel, el preferido por los locales por su ambiente moderno, alternativo e innovador.

Es allí donde van los hamburgueses en busca de lo último en gastronomía, para descubrir una firma nicho de cosmética o hacerse con una prenda única. Lo mejor es que, como prácticamente todo en la ciudad, está a un paso de la zona turística, por lo que es imposible pasar de largo.

Aunque no cuenta con los canales que decoran otros barrios de Hamburgo, el distrito de Schanzen es, sin embargo, el más creativo y dinámico de la ciudad

Schanzen, el distrito creativo, es también una de las zonas más animadas de la ciudad. Foto Christian Spahrbier. Turismo de Hamburgo.
Schanzen, el distrito creativo, es también una de las zonas más animadas de la ciudad. Foto Christian Spahrbier. Turismo de Hamburgo.

[Para leer más: Wynwood: así es el barrio más 'cool' de Miami]

Schanzenviertel

La segunda ciudad más poblada de Alemania y uno de los principales puertos del mundo, con atracciones como el mayor ratio de museos originales del mundo por metro cuadrado (que van del de la náutica al de los coches antiguos pasando por el de las miniaturas) cuenta, por supuesto, con un barrio que explota de modernidad.

Situado en lo que era un distrito meramente industrial, Schanzenviertel se encuentra en torno al área de Sternschanze (las paradas tanto de tren como de metro llevan el mismo nombre), a un paso del Palacio de Congresos y Exposiciones, en la zona norte del casco urbano.

Es de los pocos paisajes de la ciudad que no tienen el mar o los canales en su imagen, pero no por ello es menos interesante.

Ratsherrn Brauerei
¿Una cerveza? En Ratsherrn Brauerei se puede escoger entre más de 300 referencias. Foto Ratsherrn.

Parte de la animación gira en torno a la antigua sala de la feria de ganado (Hamburger Fleischgrossmarkt), erigida inicialmente en 1896 y que, en vez de ser demolida, se reconstruyó como área de ocio para toda la familia.

Restaurantes de diseño, salas que albergan exposiciones temporales o locales comerciales son algunos de sus inquilinos en esta nueva vida que no reniega tampoco de la tradición alemana.

[Para leer más: Ruzafa: entramos en el barrio más efervescente de Valencia]

Pasión por la cerveza

Con un toque de diseño, los amantes de la cerveza tienen en la Hamburger Fleischgrossmarkt la Cervecería Ratsherrn (Lagerstrasse, 30A).

Ratsherrn, referente en cervezas, y ElbGold, en cafés, son dos paradas obligadas dentro de Hamburger Fleischgrossmarkt

Además de la cerveza de elaboración propia cuenta con otras 300 referencias de todo el mundo.

Schanzenviertel, Hamburgo. Foto Instagram.
El barrio al completo es un lienzo donde explota el arte urbano.

Desde que abriera sus puertas en 2013 es uno de los locales que ningún amante de esta bebida se quiere perder en Hamburgo, donde disfrutar también de catas y demostraciones. De hecho, la gama va mucho más allá de Pilsener, Pale Ale o Rotbier.

Y por el café

A su lado, el ElbGold ofrece lo mismo, pero relacionado con el café. Esta cafetería-pastelería (Lagerstrasse, 34C) se ha asociado con cooperativas de comercio solidario para tostar café de Guatemala, Etiopía y Honduras en Hamburgo.

Aunque cuenta con locales por toda la ciudad, en el de Schanzenviertel (o Schanze, a secas), es donde se encuentra el tostadero.

Altes Mädchen
Otro estilo de cervecería: Altes Mädchen.

¿Más direcciones? El restaurante Altes Mädchen, con 60 etiquetas diferentes de cerveza, también se ha especializado en ofrecer menús orgánicos y responsables, además de pan recién horneado en su cocina.

Rote Flora

La Fleischgrossmarkt no es el único imán del distrito. El más antiguo es el Rote Flora, un antiguo teatro que destaca por su fachada llena de grafitis y banderolas, en plena calle central del barrio, la Schulterblatt.

Rote Flora, un antiguo teatro ocupado y símbolo de los movimientos sociales y comunales, es el epicentro del distrito

Levantado en 1888 para albergar conciertos y operetas, con un café vienés y un jardín, pasó a ser fábrica de cigarrillos tras la Primera Guerra Mundial, y también tiene un pasado como lugar para la celebración de galas de boxeo.

Rote Flora. Foto Turismo de Hamburgo.
Rote Flora, a la izquierda, se mantiene como símbolo de los movimientos comunales. Foto Turismo de Hamburgo.

Tras la Segunda Guerra Mundial, fue el almacén donde los habitantes de la ciudad guardaron sus pertenencias mientras se reconstruían sus casas y, posteriormente, se convirtió en cine.

Algunos intentos de darle una nueva vida fueron parados por los vecinos, que no querían que el lugar dejara de tener un componente comunal y lo ocuparon en 1989.

Y así es como se mantiene hoy día: con talleres de reparación de bicicletas, grupos de apoyo social que tienen allí su sede y un museo sobre la historia de los movimientos sociales.

Donde florece la creatividad

Los creativos se reúnen en torno a la Betahaus, a la vuelta del Rote Flora. Este lugar de coworking acoge también numerosos eventos en torno a las nuevas tecnologías y proyectos de vanguardia. Claro que la creatividad se encuentra sobre todo en los pequeños locales de moda y complementos.

Coworking Betahaus. Foto Christian O. Bruch Turismo de Hamburgo.
Coworking Betahaus. Foto Christian O. Bruch Turismo de Hamburgo.

Dos de las más interesantes, en moda femenina, son Chicks n' Dicks (Susannenstrasse, 4), a un lado de la gigantesca sala de eventos y conciertos Große Freiheit; y Fräuleinwunder (Susannenstrasse, 13), con una bonita decoración.

Si queremos algo más vintage, tendremos que ir entonces a Second Schanze (Weidenallee, 54).

También podremos pasar un buen rato entrando a curiosear en la librería Schanzenbuch (Schulterblatt 55), probándonos sombreros en Rockhats (Schulterblatt 92) o haciéndonos con alguno de los quesos artesanos de Bruno’s Käseladen, el paraíso quesero en Schulterblatt, 60.

Rockhats. Foto Turismo de Hamburgo.
Rockhats. Foto Turismo de Hamburgo.

Un paseo de una mañana o una tarde es suficiente para recorrer esta zona de Hamburgo poco transitada por los turistas, pero que permite conocer mucho mejor la idiosincrasia de la ciudad. Todo un descubrimiento.