China convierte el comunismo en un parque de atracciones

Más de 484 millones de chinos visitaron sitios relacionados con el Partido Comunista del país.

China convierte el comunismo en un parque de atracciones

El conglomerado Wanda invertirá 1.500 millones de euros en un gigantesco parque de atracciones dedicado al comunismo

Para hacer buena letra frente al gobierno chino el grupo Wanda anunció que construirá un gigantesco parque de atracciones en la ciudad de Yan’an, dedicado a glorificar al comunismo. La idea es que abra sus puertas coincidiendo con el centenario del Partido Comunista de China (PCCh).

La inversión no tendrá nada de austera: 1.500 millones de euros, que se destinarán a edificar un proyecto de 130 hectáreas donde un tercio de la superficie estará destinada a atracciones y juegos. También habrá elementos educativos, para no dejar de lado la propaganda, y la recreación de un pueblo inspirado el destino final de la Larga Marcha.

Recuerdos de la guerra civil

Durante la guerra civil china, entre 1934 y 1935 las tropas del Ejército Rojo recorrieron 9.000 kilómetros huyendo del ejército nacionalista. El punto final de la travesía fue Yan’an, que se considera como la ciudad sagrada para el comunismo del país.

Cuando el parque abra sus puertas, en 2021, se sumará a una larga lista de 436 sitios repartidos por la geografía china elegidos por el poderoso PCCh para que los ciudadanos rindan homenaje a Mao Zedong y al partido único.

El parque de Wanda tendrá una inversión de 1.500 millones de euros y se construirá en Yan'an, considerada como la 'ciudad sagrada' del comunismo chino

Se calcula que unas 484 millones de personas visitaron esta red de ciudades y puntos emblemáticos que integran el denominado “turismo rojo”.

De militar a magnate

Wanda pertenece a un antiguo oficial del Ejército Popular de Liberación, Wang Jianlin, cuyo padre había combatido con Mao y participado en la Larga Marcha. Ahora es el hombre más rico de China, con una fortuna estimada en 24.600 millones de dólares.

Pero como sucedió con HNA, el Gobierno puso la lupa sobre el febril ritmo de inversiones del grupo en todo el mundo. Presionado por Beijing, terminó vendiendo un portfolio de 76 hoteles y participaciones en 13 parques temáticos por más de 8.100 millones de euros.

En España vendió el 18% de las acciones del Real Madrid y también se liberó de la propiedad del Edificio España, que traspasó el inmueble al grupo Baraka por 272 millones de euros.

Parques anti-comunistas

Que el comunismo sea motivo de un parque temático no es nuevo. También existe en Budapest, pero no por motivos de propaganda o alabanza ideológica. En el parque Memento, en las afueras de la ciudad, enviaron varias estatuas que había sido colocadas por el régimen pro-soviético durante los años de la Guerra Fría en plazas y parques de la capital de Hungría.

Además de esculturas con la figura de Lenin y de soldados u obreros, también se exponen objetos de la vida cotidiana durante los años de gobierno comunista, como el automóvil Trabant.

En tanto, en el centro de Budapest hay un museo que habla del comunismo, pero desde la represión que ejerció sobre sus ciudadanos. Se le llama el Museo del Terror, y también incluyen las torturas y asesinatos que realizaron los nazis en la invasión del país.