En qué acertaron -y fallaron- las predicciones de grandes rascacielos

China es ya el hogar de 13 de los 20 edificios más altos del mundo. Foto: Wikiarquitectura

En qué acertaron -y fallaron- las predicciones de grandes rascacielos

Hace ocho años los expertos pronosticaron cómo crecerían las ciudades con grandes torres de acero y cristal. Pero no todo fueron aciertos

Mar Nuevo

Madrid

09/04/2020 - 11:56h

En 2012, el Council on Tall Buildings and Urban Habitat (CTBUH) se atrevió a pronosticar cómo serían en 2020 los rascacielos. Solo faltaban ocho años, tiempo suficiente, sin embargo, para que la realidad superase -o no- a la ficción en la construcción de estos gigantes de acero y metal.

Ahora, la misma entidad revisó su informe Tallest 20 in 2020: Era of the Megatall - The Projected World Talhest 20 Skyscrapers in the Year 2020. ¿Pudieron adivinar cuántos metros tendría el edificio más alto? ¿Dónde y cómo sería? Estos son sus aciertos y desaciertos.

Pese a la fiebre constructora de lugares como China y los Emiratos Árabes, lo cierto es que la construcción de 'mega-rascacielos' ha sido inferior a la prevista

[Para leer más: Google apuesta por rascacielos de madera contra el cambio climático]

Predicciones vs realidad

La primera predicción cifró en ocho los megarascacielos (edificios con más de 600 m de altura) que serían realidad en 2020. La realidad es que en el segundo trimestre de 2020 tan solo existen construcciones de semejante altura: el Burj Khalifa en Dubái, de 828 m; la Shanghai Tower en Shanghái, de 632 m; y el Makkah Royal Clock Tower Hotel en La Meca, de 601 m.

Burj Khalifa. Foto Turismo de Dubái.

Burj Khalifa. Foto: Turismo de Dubái.

También se pronosticó que en solo dos décadas; esto es, de 2000 a 2020, la altura del edificio más alto del mundo se habría más que duplicado.

China cuenta ya con 13 de los 20 edificios más altos del mundo

Lo cierto es que en 2000 el título de edificio más alto del mundo lo ostentaban las Torres Petronas de Kuala Lumpur que se elevan 452 m. Veinte años después, el Burj Khalifa, que sigue siendo el edificio más alto del mundo, tienen 828 m de altura o, lo que es lo mismo, es 1,8 veces la altura de las Torres Petronas.

China, epicentro de los rascacielos

Respecto al lugar donde se concentrarían la mayoría de los super-rascacielos, el informe apuntaba a China y señalaba que tendría 10 de los 20 edificios más altos del mundo en 2020. La predicción se ha cumplido con creces: actualmente el país cuenta con 13 de los 20 megarascacielos que existen.

Rascacielos de Shanghái. Foto Unsplash

Rascacielos de Shanghái. Foto: Unsplash.

No acertó sin embargo con Corea del Sur, donde situaba tres de los edificios más altos del mundo: actualmente solo tiene uno, Lotte World Center, en Seúl, de 555 m y quinto edificio más alto del mundo.

[Para leer más: Por qué China será la meca de la arquitectura]

Fiebre constructora en los emiratos

Pese a la fiebre de los emires por construir lo más grande, lo más alto, lo más extravagante (y a veces también lo más absurdo), las predicciones respecto a esta zona no han llegado a cumplirse.

Asia, con un 80% de los edificios más altos del mundo, lidera la construcción de mega-rascacielos

Según los analistas de CTBUH, en 2020 los Emiratos Árabes Unidos tendrían dos de los 20 edificios más altos del mundo. La realidad es que solo cuentan con uno, el Burj Khalifa, en Dubái.

Makkah Royal Clock Tower Hotel. Foto Wikipedia.

Makkah Royal Clock Tower Hotel. Foto: Wikipedia.

Similar predicción se hacía respecto a Arabia Saudí, que ostentaría otros dos de los megarascacielos a día de hoy. Igualmente la predicción se cumplió al 50%: el país solo cuenta con el Makkah Royal Clock Tower Hotel.

Asia mira hacia arriba

Por regiones, el informe pronosticaba que Asia sería el epicentro de las grandes construcciones, con un 70% de los 20 edificios más altos del mundo, seguido por Oriente Medio con el 25% y Norteamérica con el 5%.

¿Y qué dice la realidad? Asia cuenta en realidad con el 80% -es decir, 16- de los 20 rascacielos más altos del mundo. Oriente Medio cuenta con el 10% (2) y tanto Norteamérica como Europa les siguen a distancia con un 5% cada uno (solo uno).

Sí se confirma la predicción de que Asia meriodinal y sudoriental, incluidos Indonesia, La India y Vietnam serán los próximos epicentros de construcción de rascacielos. Si en 2010 Indonesia contaba con 39 edificios con más de 150 m, entre 2012 y 2020 se construyeron otros 69 y, solo en 2020, 21 más.

La Jeddah Tower superará los 1.000 metros, y será el edificio más alto del mundo. Foto: Adrian Smith+Gordon Grill Architecture

De completarse, la Jeddah Tower será el edificio más alto del mundo. Foto: Adrian Smith+Gordon Grill Architecture .

En India, existían 13 edificios de más de 150 metros, a los que se sumaron otros 58 hasta 2020 (otros 17 están en construcción). Respecto a Vietnam, que contaba solo con un edificio de 150 metros de altura en 2010, construyó otros 28 desde 2012 y otros cinco están en construcción en 2020.

Los que no vieron la luz

Respecto a los faraónicos proyectos de rascacielos que se vieron truncados en la última década, Skyscrapercenter señala algunos casos llamativos como los de Jeddah Tower, en Arabia Saudí, con más de 1.000 m. Iniciado en 2013, ha sufrido numerosos retrasos y, de hecho, no está claro cuándo se finalizará. Aún así, si se completase con el diseño actual, se haría con el título de ‘Edificio más alto del mundo’ y por un margen considerable.

Tampoco pudo completarse tal y como estaba previsto el Ping An Finance Center en la ciudad china de Shenzhen. Sus 660 m iniciales se vieron reducidos a 599, por debajo de la clasificación de megatall.

Ping An Finance Center

La Ping An Finance Center de Shenzhen redujo en 61 m su altura inicial.

Ni siquiera inició su construcción la Seul Light DMC Tower, proyectada con 640 me de altura, como sí lo hizo el Signature Tower Jakarta, de 630 m de altura. Diferentes retrasos motivados por problemas de diseño y también financieros lo mantienen sin embargo estancado.

Diferente suerte corrió la Shanghai Tower, de 632 m que se completó en 2015, si bien no pudo ser ocupada hasta 2017.