Por qué Eslovenia es el destino oculto que hay que descubrir

La serena belleza de los lagos y bosques de Eslovenia. Foto: Yang Jing Olk - Unsplash.

Por qué Eslovenia es el destino oculto que hay que descubrir

Sin la masificación de algunos puntos de Croacia, la pequeña Eslovenia tiene ciudades con encanto y paisajes ideales para el turismo de naturaleza

Business Insider España

Barcelona

24/08/2019 - 11:00h

A pesar de estar a la sombra de Croacia, que lleva muchos años siendo uno de los destinos más visitados de Europa -gracias en parte a sus magníficas playas y a su relación con la serie Juego de Tronos-, Eslovenia ha ido ganando puntos a lo largo de los últimos años, hasta entrar ese año en el prestigioso Top 10 en la categoría calidad-precio de la web de viajes Lonely Planet.

Eslovenia fue la primera de las ex-repúblicas de la antigua Yugoslavia en conseguir su independencia, en 1991, tras una guerra que duró 10 días y que causo 62 muertos.

En 2004 pasó a ser miembro de la Unión Europea. Sus países vecinos con quienes comparte fronteras son Italia, Croacia, Hungría y Austria.

Ubicación clave

Su ubicación estratégica y su proximidad al centro de Europa, a lo que hay que sumar un desarrollo económico notable desde su independencia, han permitido que el turismo haya ido cobrando protagonismo, aprovechando los múltiples encantos del país a pesar de su pequeño tamaño.

Eslovenia es un destino cómodo, seguro, bonito y gracias a su pequeño tamaño se pueden realizar numerosas actividades

En pocas palabras, es un destino cómodo, seguro, bonito, en el que puedes hacer muchas cosas muy diferentes en muy poco tiempo. Y, por si fuera poco, los eslovenos son gente muy educada y con un gran concepto de la hospitalidad.

Tras pasar dos magníficas semanas en el país, voy a contarte por qué considero que deberías incluir a Eslovenia en tu lista de próximos destinos de vacaciones: como dicen ellos, es el único país que tiene el amor (love) en su nombre.

Es un destino muy cómodo para un viaje de corta duración

Aunque no hay vuelo directo desde España a la capital Liubliana, Lufthansa opera varios vuelos con paradas en diferentes ciudades europeas, con una duración total de trayecto de unas cinco horas.

Liubliana, la amable capital de Eslovenia. Foto: Hyungnam Park-Pixabay
Liubliana, la amable capital de Eslovenia. Foto: Hyungnam Park-Pixabay.

También se puede volar a Venecia o Trieste y hacer el resto del recorrido en coche. Tiene el mismo horario que España y al pertenecer a la Unión Europea y estar dentro del euro, solo necesitas el DNI y llevar euros y tarjetas.

Dimensiones reducidas

Es un país muy pequeño, aproximadamente dos tercios de Cataluña, por lo que se pueden visitar varios lugares en apenas una semana. Desplazarse es muy fácil y barato, bien en coche de alquiler, tren o en autobuses.

[Para leer más: Eslovenia, sólo para locos por la cerveza]

Si tenéis tiempo de organizar el viaje por vuestra cuenta y no vais muy cortos de presupuesto, yo recomiendo el coche. Las carreteras son impecables, los trayectos cortos y disfrutaréis de paisajes embriagadores.

El nivel de inglés de los eslovenos es alto, por lo que es muy fácil comunicarse con ellos, y si tu inglés no es muy allá, hay muchos guías que hablan español.

maribor
Huellas medievales en Maribor. Foto: Asociación de Turismo de Maribor.

Por último, Eslovenia es uno de los países más seguros para viajar. Como en cualquier sitio, siempre puede ocurrir algún pequeño hurto, pero mi experiencia es que me he sentido mucho más tranquilo que en cualquier lugar de España a la hora, por ejemplo, de dejar el móvil en la mesa de un restaurante e ir a pedir una bebida a la barra.

Ciudades con mucho encanto

Si lo que te gusta son las visitas a ciudades, Eslovenia tiene algunas localidades muy hermosas. A pesar de arrastrar una historia de guerras y terremotos, se conserva un gran patrimonio histórico que ha sido convenientemente reformado para ofrecer un aspecto magnífico, con una atractiva mezcla centroeuropea, italiana y balcánica.

Liubliana, Maribor o Ptuj son algunas de las ciudades que deberían estar en la lista de visitas. Además, las excelentes infraestructuras junto con la escasa distancia entre ellas y su pequeño tamaño hace que sea muy fácil visitar varias ciudades en muy pocos días.

Es un lugar excelente para practicar senderismo y montañismo

El Parque Nacional de Triglav se encuentra en medio de los Alpes Julianos, una de las formaciones montañosas más bellas de Europa. Allí se pueden realizar todo tipo de rutas de trekking, desde las más sencillas a las más duras y complicadas.

Liubliana, Maribor o Ptuj son ciudades pequeñas y se recorren rápidamente

Yo hice varias, pero me quedo con la subida al Monte Mangart, una "vía ferrata" de dificultad media que ofrece unas vistas espectaculares.

Eslovenia marko balazic luaDm baHhI unsplash
Varios cañones y ríos ofrecen sus aguas para el rafting y el kayaking. Foto: Marko Balazic - Unsplash.

Y también para deportes extremos como el rafting, kayaking, canyoning o parapente

Sus hermosos lagos, ríos, montañas y cañones convierten a Eslovenia en un lugar ideal para practicar este tipo de modalidades, también con distintos niveles de dificultad.

[Para leer más: Los destinos se vuelven verdes para atraer a los viajeros premium]

Aunque hay varias zonas donde se pueden organizar estas actividades, la más famosa es la del Valle del Soca. Mi recomendación es que no dejéis de hacer el descenso en kayak por el rio Savica desde el lago Bohinj y alguno de los canyonning/barranquismo en Bohinj o el Valle del Soca.

El rafting, si buscáis emociones fuertes, es algo sencillito. Y para los más temerarios, hay espectaculares vuelos en parapente (que yo dejé para mi próxima visita).

Tiene algunos parajes maravillosos que parecen sacados de un cuento

Quizá el más famoso sea el Lago Bled, con su castillo y el islote dentro sus aguas turquesas, pero también se pueden visitar magníficas cascadas o cuevas asombrosas, como las de Postojna o Skocjan, estas últimas elegidas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

1280px Lake Bohinj 3051961
La bella soledad del lago Bohinj.

Tampoco hay que perderse la visita al bellísimo lago Bohinj o entrar en algunos de los imponentes castillos, como el de Predjama.

Posee una gran cultura vinícola

Los amantes del vino también pueden disfrutar de la magnífica producción de los caldos eslovenos, especialmente blancos, algunos de los cuales están considerados entre los mejores del mundo. Dentro de las tres regiones vinícolas, con hasta 52 cepas diferentes, destaca la de Goriska Brda, que además ofrece una de la uvas autóctonas, rebula.

En Maribor se encuentra la vid más antigua del mundo, con más de 450 años

Algo que me encanta es que, como en algunos otros países como Grecia, en todos los restaurantes puedes pedir una jarra de vino de la casa a un precio muy asequible y con diferentes tamaños por si viajas solo (como en mi caso) o en pareja.

Por cierto, en Maribor se encuentra la vid más antigua del mundo, con más de 450 años, que ha sobrevivido milagrosamente a todo tipo de catástrofes.

Estos vinos los puedes maridar con algunos de las deliciosas truchas que residen en sus ríos y lagos. Y si lo tuyo no es el pescado, tendrás ocasión de disfrutar de la influencia austriaca y alemana con todo tipo de salchichas y chucrut. Con Italia como vecina, la cocina italiana tampoco escasea, os lo aseguro.

Aquí no hay playa... pero sí Piran

Eslovenia tiene tan solo 42 kilómetros de costa. Y comparado con su vecina Croacia y sus magnificas playas, tiene las de perder. Pero para compensarlo está una de las ciudades costeras más bellas que he visitado: Piran, la "Venecia" eslovena.

Situada en una pequeña península, este rincón junto al Adriático supone una visita obligada, aunque solo sea para perderse por sus estrechas calles, tomarse unos vinos en algunos de sus múltiples bares junto al mar o deleitarse con la hipnótica puesta de sol al atardecer.

 

mikita karasiou unsplash
Piran, la Venecia de Eslovenia. Foto: Mikita Karasiou - Unsplash.

Por supuesto, también hay posibilidad de darse un baño en las aguas del Adriático, ya que desde el paseo marítimo hay zonas habilitadas para ello. La parte positiva es que te evitas el engorro de la arena.

Como curiosidad, en Piran se produce una de las sales de más calidad en el mundo. Si vais, ya sabéis qué llevaros cómo recuerdo (para cocinar, como crema corporal y ¡hasta con chocolate!)

Los precios son asequibles, aunque hay opciones para todos los bolsillos

Aunque no puedo decir que sea un país tremendamente barato, comparado con otros lugares del mundo sí es un país de precios razonables para el bolsillo español.

Se podría decir que el nivel de precios estaría cercano al de cualquier ciudad española, excluyendo Madrid y Barcelona, claro. Un ejemplo: una cerveza local de 33 cl (Lasko y Union son las marcas más populares) cuesta unos dos euros en los bares más populares de las principales ciudades.

Eslovenia es un país de precios razonables, más baratos que varias ciudades españolas

Por supuesto, hay opciones para todos los gustos, y el que quiera buscar lugares lujosos los va a encontrar. Pero también se pueden hallar otros muy económicos (hospedajes, restaurantes, bares) con una más que buena calidad.

Para que os hagáis una idea: el vuelo os puede salir entre 250 y 450 euros, y un presupuesto para una semana (incluido alojarse, comer y actividades) podría ir desde los 600 euros para los bolsillos más ajustados hasta los 1000 para el que quiera ir con ciertas comodidades.

 

Noticia original de Business Insider. Autor: Manuel del Campo
.