España cambia de modelo: sube el turismo de calidad

España busca consolidar su crecimiento en base a un incremento de los gastos de los turistas.

España cambia de modelo: sube el turismo de calidad

Los gastos de los turistas crecen con más fuerza que el número de llegadas. España deja de buscar el récord y se centra en un aumento del impacto económico

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

01/02/2019 - 10:45h

Las cifras del INE confirman la tendencia que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo había adelantado en la última edición de Fitur: las visitas internacionales apenas superaron a las del año pasado pero el gasto de los turistas se incrementó con más fuerza.

Dicho de otra forma: se confirma el cambio de estrategia en la apuesta por buscar un turismo de más calidad y que aporte más recursos económicos al país.

Rozando los 90.000 millones de euros

Durante el año pasado los viajeros internacionales dejaron 89.856 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 3,3% comparado con el año anterior, un índice ligeramente superior al que se había adelantado en Fitur.

Para leer más: Cataluña termina el año turístico en tablas

En tanto, el número final de visitas fue de 82,8 millones de personas, lo que representa un aumento del 1,1%. De esta manera España lleva seis años consecutivos superando sus récords de llegadas.

Un año con ralentización

Que aumente el gasto y se mantenga más ralentizado el número de visitas evidencia que llega un turista con mayor poder adquisitivo, como se revela en el aumento del 7,4% en el gasto medio diario.

Mientras que las visitas internacionales crecieron el 1,1%, el nivel de gastos subió el 3,3%

Sin embargo, estas cifras también reflejan la ralentización de la locomotora turística española: en el 2017, las cifras finales el sector indicaron que las llegadas de visitantes internacionales había subido el 8,6% y el gasto se había incrementado el 12,2% comparado con el año anterior.

Las conocidas causas del freno

Las causas de esta ralentización son conocidas, y fueron repetidas por las autoridades turísticas y las patronales del sector durante todo el año: los temores por el “brexit” que repercuten en la caída de la libra esterlina y el resurgimiento de los destinos competidores del Mediterráneo Oriental.

Para leer más: España supera (in extremis) su récord turístico

Por ejemplo, esta semana se informó de que Turquía batió el récord de visitas con 40 millones de llegadas, y a por superada la crisis que se abrió hace tres años que la llevó a un descenso de 26 millones de turistas.

Con precios muchos más baratos que los destinos de sol y playa que los del Mediterráneo y Atlántico español, esos países atraen a los principales mercados emisores.

Vienen menos británicos pero gastan más

Por esa razón las llegadas de británicos bajaron el -1,6% (aunque el gasto aumentó el 2,8%), y las de alemanes fueron más pronunciadas, con un descenso del -4,1% (y la aportación económica cayó el -1,9%).

Como se puede leer entrelíneas en las estadísticas, los que optan por dejar de viajar a España son los turistas que buscan opciones de destinos low cost.