La masificación turística no conoce límites

La explosiva llegada de visitantes no redundará en un turismo de calidad.

La masificación turística no conoce límites

Las visitas internacionales llegarán a los 121 millones en el 2028, pero serán de turistas con un menor nivel de gastos

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

22/03/2018 - 10:47h

El Consejo Mundial de Viaje y Turismo (WTTC) rebosa de optimismo en sus previsiones de crecimiento del sector turístico: pronostica que cada año llegarán entre tres y cuatro millones de personas adicionales, y se alcanzará un récord de 121 millones de visitantes para el 2028.

Esta cifra representa un 47,56% más de los 82 millones de personas que llegaron en el 2017. Para este año, pese al “brexit” y al crecimiento de África del Norte y el Mediterráneo oriental, el WTTC prevé que España reciba 86,5 millones de turistas, un 3,7% más.

Empuje de turistas asiáticos

Este fuerte impulso se deberá, en gran manera, al auge de Asia. "La facilitación de visas de turistas para viajar a España desde China es muy relevante", dijo Gloria Guevara, presidenta del lobby turístico, para quien la nueva clase media china va a ser el tipo de viajero que más crezca en los próximos años.

En la próxima década se crearán 500.000 puestos de trabajo directos e indirectos

Guevara rechazó la tesis de que el crecimiento de España de los últimos años se debió a la debacle de sus competidores mediterráneos. "Se suele decir que el crecimiento de España en turismo se debe a que el norte de África no creció y no es así", ha explicado Guevara. La región norafricana se expandió a un ritmo del 22,6%, al mismo tiempo que también crecía España”, dijo.

Crecimiento económico

En términos económicos, el año pasado el turismo aportó 172.900 millones de euros a la economía española, ya sea de forma directa, indirecta e inducida, lo que supone un 14,9 % del PIB.

Para la próxima década, esta contribución económica seguirá creciendo en forma sostenida, aunque sin incrementos abruptos. Según el WTTC, el impacto total del turismo en España llegará al 16,4% del PIB (253.600 millones de euros).

Más turistas, pero de menores ingresos

La contracara de este crecimiento es que habrá una menor calidad en el tipo de turismo. El gasto per cápita de los turistas internacionales en 2017 fue de 810,97 euros y en 2028 será de 809,91 euros, por lo que se mantendrá estancado.

El crecimiento de España será independiente del resurgimiento de África y el Mediterráneo oriental, asegura el WTCC

Pero Guevara dice que el informe 'Impacto económico de los viajes y el turismo 2018', que presentó el WTCC, es conservador en este punto porque debería tener en cuenta el crecimiento del sector del turismo de negocios y convenciones (MICE) y la expansión del turismo de compras.

El trabajo no será de más calidad

Otra cara poco amable es que el boom turístico no generará puestos de trabajo de calidad. España es la 10ª economía mundial, y se situaría en el 9º puesto si se tiene en cuenta la contribución indirecta del turismo.

Pero en cuanto al número de empleos directamente relacionados con el turismo, España se sitúa en el 20º puesto (a lo sumo, sube al 17º si se suman los empleos indirectos).

Para los próximos diez años, el WTCC calcula que en España se crearán 224.500 nuevos puestos de trabajo directos, que sumados a los indirectos, podrían llegar a las 500.000 nuevas plazas, con un total de 3.342.000 personas (actualmente se encuentra en 2.838.500 empleos).