España paga para que el arte de sus 'tapas' siga dando la vuelta al mundo

España paga para que el arte de sus 'tapas' siga dando la vuelta al mundo

La Sociedad Estatal de Acción Cultural quiere llevar la muestra sobre gastronomía y diseño a ciudades de México, Brasil y Estados Unidos

Marta Sánchez

Barcelona

12/12/2014 - 20:37h

Cartel de la exposición Tapas en Tokio
"La belleza será comestible o no será", dijo Salvador Dalí. Una máxima que se ha identificado con la gastronomía nacional, siempre tan ligada al arte culinario.

Precisamente, la esencia de la muestra Tapas: spanish design for food, una exposición itinerante promovida por el organismo público Acción Cultural Española que explica cómo la gastronomía y el diseño siempre han estado vinculados y cómo el diseño se aplica no sólo en la elaboración y presentación de los alimentos, sino también en los utensilios que se pueden encontrar en las mejores cocinas. Una exhibición que, tras recorrer ciudades de tres continentes, amplía horizontes con nuevas sedes en su particular mapa cultural.

Así, tras su paso por Liubliana (Eslovenia), Toronto (Canadá), Seúl (Corea del Sur), Washington, Miami y Alburquerque (Estados Unidos) y Tokio (Japón), la entidad quiere llevar la muestra a Guanajuato y México DF (México), Sao Paulo (Brasil) y Seattle (Estados Unidos). Para ello, ha sacado a concurso la licitación del transporte, montaje y desmontaje del proyecto culinario en estos nuevos destinos por importe superior a 544.000 euros.

Más de medio millón de euros con los que llevar el diseño y la alimentación nacional a ciudades sudamericanas, tan vinculadas con la cultura española, y a nuevos territorios norteamericanos.
La exposición está comisariada por el arquitecto catalán Juli Capella, creador de revistas como De Diseño y Ardi y autor de obras urbanísticas como los hoteles Omm y Diagonal de Barcelona. Este profesional del diseño es el director de orquesta de una muestra dividida en cuatro temáticas: cocina, mesa, comida y vinos.

Más de 200 piezas entre las que se incluyen la minipimer o alimentos tan variopintos como el jamón o el chupa-chups.

Todo ello inspirado en uno de los símbolos gastronómicos de las cocinas españolas: las tapas, cuyo origen podría datar de la época del monarca Alfonso X y que siglos después, se ha convertido en marca España.