Ventajas y desventajas de superar a EEUU como potencia turística

Los empresarios esperan mantener el crecimiento turístico, pero quedan problemas por resolver. EFE

Ventajas y desventajas de superar a EEUU como potencia turística

Exceltur presenta los puntos a favor y en contra que tiene España para consolidar el éxito turístico

España cerró 2017 con 82 millones de visitantes y marcó un nuevo récord, que se ha reflejado en los registros inéditos que han obtenido el tráfico de pasajeros en los aeropuertos de Aena y en las inversiones hoteleras en el país.

¿Se podrá mantener este ritmo de crecimiento sostenido en el 2018? En la patronal Exceltur apuestan que sí será posible, e incluso aventuran que el PIB turístico podrá crecer el 3,3% en 2018.

Viento a favor

Entre los factores a favor para lograr el éxito se encuentran las perspectivas de crecimiento económico de los principales países europeos, que son los que aportan los colectivos de visitantes más importantes, como Gran Bretaña, Alemania y Francia.

Exceltur calcula que el PIB turístico podría crecer un 3,3% en 2018

También destaca el aumento de la conectividad aérea de los destinos españoles. En el año Aena ha transportado 249,2 millones de pasajeros, en donde todas las terminales han crecido sus movimientos, principalmente El Prat (+7,1%), Madrid (+5,9%) y Palma de Mallorca (+6,5%). En este contexto destaca la bajada de las tasas aeroportuarias anunciada para marzo de 2018, que se reducirán un 2,22%.

Crecen los puentes aéreos

Las compañías low cost son las nuevas reinas del crecimiento en las conexiones, que potencian a Madrid como la cabeza del puente con América, y a Barcelona con destinos de Oriente Medio y el Sudeste Asiático.

Si persiste un escenario de contención del barril Brent en torno a los 65 dólares, calcula Exceltur, continuará el crecimiento del tráfico aéreo y España se beneficiará tanto en los vuelos domésticos como en los de medio y largo radio.

Otro punto a favor es la mejora en las economías de Latinoamérica, Norteamérica y Asia. A modo de ejemplo, EEUU ha sido el país que más ha crecido en visitantes en Cataluña, y aunque está sexto en la clasificación general, son los segundos más gastadores en términos absolutos: han dejado 2.110 millones sólo en esta CCAA.

Luces de alerta

Si bien el “brexit” no ha impactado como se esperaba en los hoteles y restaurantes españoles, se teme que haya un leve debilitamiento del turismo británico. El año pasado llegaron alrededor de 18 millones de británicos hasta noviembre, un 7% más; aunque si la libra se devalúa, y si las aerolíneas de las islas pierden los derechos de vuelo en territorio europeo, podría haber una caída de este colectivo.

Un barril de petróleo estable en torno a los 65 dólares mantendrá el crecimiento de las conexiones aéreas de España

En Exceltur también temen que un recrudecimiento de la inestabilidad política en Cataluña perjudique al sector a mediano plazo. En el último trimestre el turismo en la Comunidad ha perdido 319 millones de euros, alrededor del 5% de su negocio. Si las aguas vuelven a calmarse, los empresarios catalanes esperan que la recuperación llegue luego del primer trimestre de 2018, y para el fin del año, ya se presencie un saldo positivo. Sin embargo, uno de cada tres se prepara para afrontar pérdidas entre enero y marzo.

Los efectos adversos del crecimiento

Otro frente de tormenta son los “efectos adversos del crecimiento descontrolado” de las viviendas turísticas, evalúa la patronal. Gobiernos como el de la Comunidad de Madrid preparan regulaciones para ordenar el sector, aunque los empresarios piden más límites a esta modalidad de alojamiento. La sentencia de la Justicia europea contra Uber, que la clasifica como una empresa de transporte, puede sentar un precedente para que ayuntamiento y gobiernos regionales consideren a las plataformas como Airbnb y Home Away como empresas turísticas y con las mismas regulaciones que otros actores.

Los empresarios temen que el aumento de viviendas turísticas y los episodios de turismofobia socaven al sector

Los empresarios del sector también temen una pérdida del “turismo prestado”, que ha aportado dos millones de visitantes extras al año, por la recuperación de destinos de Oriente Medio, sobre todo Turquía; situación que ha sido advertida por los principales turoperadores del continente.

El mayor temor es a morir de éxito. La llegada récord de turistas ha despertado movimientos de turismofobia, que aunque fueron minoritarios y sin consecuencias físicas, han avivado el temor de turoperadores y viajeros.