España seduce a Europa con el turismo de golf

España seduce a Europa con el turismo de golf

Es el destino de referencia para visitantes de Reino Unido, Francia, Alemania y Escandinavia

Gabriel Trindade

Barcelona

21/10/2013 - 20:14h

Varios turistas en un campo de gol valenciano
Los golfistas europeos prefieren viajar a España para mejorar su par. El país se sitúa a la cabeza de los destinos continentales para la práctica de este deporte, según un reciente estudio realizado para un promotor de eventos turísticos. Los hoyos españoles captan el 28% del mercado en Reino Unido, Francia, Alemania y Escandinavia.

Justo por detrás de España se encuentra Portugual, con un 17% del total de los encuestados. El bronce recae en Reino Unido, que copa el 16,1% del pastel.
      
 
Los encuestados destacan de España la variedad de campos el nivel del alojamiento
 
El informe European Spotlight on Golf Tourism to Spain, encargado por Reed Travel Exhibitions, indica que la Costa del Sol absorbió la mayor parte de estos turistas (en especial británicos y escandinavos), con un total del 12,7%. La Costa Brava ocupa la segunda plaza con un 3,9% gracias a la fuerte afluencia de visitantes franceses. Cierra el podio las islas Canarias con el 3,2%.

¿Cómo es el turista que visita España para practicar golf? Realiza un viaje de siete noches de media en hoteles preferentemente de cuatro y cinco estrellas. Gasta entre 170 euros al día, en el caso de los golfistas británicos; a 230, en el de los escandinavos. En el curso de sus vacaciones, juegan en cuatro pistas distintas.

Los encuestados destacan de España la variedad de campos de golf así como el alojamiento de alta calidad y el clima favorable durante todo el año.

Voyage Privé, club privado de viajes por Internet, realizó hace unos meses un estudio que confirma el buen momento de España como destino de golf. El informe indicaba que el país ocupa actualmente la sexta posición mundial en números de campos, con un total de 590. Esta cifra supone, según indica Voyage Privé, acaparar el 35% de la demanda del mercado europeo.