España se cansa de los turistas low cost (este es el plan)

Este es el tipo de turismo que Turespaña quiere evitar, en su búsqueda de visitantes más cosmopolitas.

España se cansa de los turistas low cost (este es el plan)

Turespaña lanza un plan de marketing para recaudar 1.500 millones extras con turistas de calidad

El Consejo Mundial de Viaje y Turismo (WTTC) lanzó el alerta: la masificación turística no cesará, porque España llegará a los 121 millones de turistas anuales en los próximos diez años.

Sin embargo, no se plantea un crecimiento del turismo de mayor poder adquisitivo, porque el gasto per cápita de los visitantes se reducirá en un euro en la década que viene, de los 810, 97 euros actuales a los 809,91 euros.

Plan de choque

Turespaña, el organismo del Estado encargado de la promoción turística del país, presentó un plan de choque para captar 1.500 millones de euros adicionales. Pero para ello considera que hay que seducir al ‘turista de calidad’, o sea a los visitantes de mayor poder adquisitivo, en desmedro de los turistas low cost que suelen atiborrar los destinos de sol y playa y puntos urbanos como Barcelona o Madrid.

El plan de Turespaña contempla captar 1.500 millones de turistas de Asia, Europa y EEUU

El nuevo Plan Estratégico de Marketing 2018-2020 contempla una serie de acciones enfocadas “en el cliente, no en el producto”. Esto supone, como reconoce el organismo, una ruptura con las estrategias de los últimos 30 años, que habían puesto el acento en regiones, actividades y experiencias.

Los cinco objetivos

El plan de marketing cuenta con cinco objetivos estratégicos: la rentabilidad, la sostenibilidad, la competitividad, la digitalización y la internacionalización.

Para llevar a cabo estas acciones se contempla un marketing “muy personalizado”, mediante “sofisticadas” técnicas online que generarán un millón de envíos por correos electrónicos y posts en redes sociales dirigidos a públicos cosmopolitas.

Esta campaña se acompaña de un plan con resultados medibles, para saber qué falla y qué acierta este proyecto en cada uno de los 47 mercados en que tiene presencia la red de Consejerías de Turismo en el Exterior.

El plan de marketing realizará un millón de envíos por mail y posts dirigidos a visitantes más sofisticados

La meta, como ya describió la Secretaria de Turismo Matilde Asián, es aplicar esta “estrategia cosmopolita” en Europa y EEUU. “Queremos alcanzar otro perfil de turista, que marca tendencia, y que además es un turista que es multiproducto: que se relaja en el sol y la playa, pero que está interesado por otros productos: turismo cultural, patrimonio artístico, ecoturismo, el deportivo o el de negocios”.

Los mercados más interesantes

Para generar los 1.500 millones de euros del turismo de calidad, se prevé captar 1.150 millones de euros de turistas cosmopolitas de EEUU y Europa. Sin dejar de lado los colectivos más numerosos, se trata de minimizar el impacto por el freno de los británicos de los últimos meses y buscar nuevos mercados emisores.

Chinos, rusos y estadounidenses son los visitantes que encajan con el perfil que busca Turespaña

Por otra parte, para atraer a los turistas de mercados lejanos, como de Asia, se espera mejorar la conectividad aérea con destinos de largo radio. Para ello, las ampliaciones de los aeropuertos de El Prat y Barajas permitirá no sólo incrementar las frecuencias sino también recibir aeronaves que tengan más autonomía.

Foco en China y Rusia

El turista chino es uno de los objetivos más anhelados, ya que estos visitantes pueden llegar a tener un nivel de gastos cuatro veces más que el europeo promedio.

Los turistas rusos, así como norteamericanos, son otros colectivos que están creciendo cada año y que se los espera con los brazos abiertos por sus abultados consumos.

Dificultades

Poner en marcha este plan encierra algunas dificultades, reconoce Turespaña. Uno es su dependencias de los Presupuestos Generales de Estado, otro es que se mantenga el nivel de colaboración con las diferentes comunidades autónomas (donde los posibles cambios de gobierno podrían alterar las relaciones actuales).

También se contempla que haya fenómenos externos como la inestabilidad política, la inseguridad u otros acontecimientos internacionales (como el “brexit”) que podrían cambiar la hoja de ruta. Pero el plan está en marcha.