Estado Islámico: "No viveréis en paz. Tendréis miedo hasta de ir al mercado"

Estado Islámico: "No viveréis en paz. Tendréis miedo hasta de ir al mercado"

Hollande mantiene el estado de emergencia después de que los terroristas hayan matado al menos a 128 personas y herido a otras 180

02B

Barcelona

14/11/2015 - 13:29h

El presidente de Francia, François Hollande, ha calificado los atentados de anoche en París como "un acto de guerra" preparado desde el "exterior", aunque con "cómplices" en el interior. También ha advertido que su país será "implacable" con la "barbarie" y el terrorismo después de que el ataque se haya cobrado, de momento, 128 víctimas mortales y al menos 180 heridos, de los que 99 están en estado crítico.

Hollande ha citado en su mensaje a los franceses a Estado Islámico. Aunque aún no hay reivindicación oficial del atentado, Estado Islámico difundió ayer un vídeo, que no está fechado, en el que avisa a Francia de que "no vivirá en paz" mientras se mantengan los bombardeos franceses en Siria: "Mientras sigáis bombardeando no viviréis en paz. Tendréis miedo hasta de ir al mercado", dice uno de los terroristas en esa grabación.

Máxima seguridad

El Gobierno francés ha desplegado las máximas medidas de seguridad tras los ataques y ha declarado el estado de emergencia. La Policía y unos 1.500 militares patrullan por las calles de París y se han prohibido las manifestaciones en la ciudad al menos hasta el próximo jueves. También se ha pedido a los vecinos que no salgan de sus domicilios si no es estrictamente necesario.   

Además, se han cerrado los espacios públicos, como cines o salas de conciertos, en toda la capital francesa. El ferrocarril y los aeropuertos siguen en funcionamiento, pero las fuerzas de seguridad francesas han aumentado el control en las fronteras para tratar de detener a los autores de la masacre.

Ocho terroristas muertos

No obstante, se ha confirmado que al menos ocho de los terroristas han muerto. Cuatro de ellos durante el asalto a la discoteca Bataclan, otros tres se inmolaron activando artefactos explosivos colocados a modo de cinturón y el último fue abatido por la Policía cuando intentaba hacer explotar un artefacto cerca del bulevar Voltaire.