Estados Unidos buscará ahora morder en el turismo gay

Estados Unidos buscará ahora morder en el turismo gay

La legalización del matrimonio gay espoleará el segmento de bodas entre personas del mismo sexo

Redacción

Barcelona

27/06/2015 - 19:37h

Las bodas gay son una de las fuentes de ingresos del turismo LGBT

La legalización del matrimonio gay en la totalidad de los 50 estados de Estados Unidos el viernes impulsará el turismo LGBT en el segundo destino mundial. Así lo cree John Tanzella, presidente de la Asociación Internacional de Turismo Gay (ILGTA, por sus siglas en inglés). El directivo ha declarado que "cuando un país decide apoyar los derechos LGBT -por gay, lesbiana, bisexual y transgénero-- el impacto reverbera mucho más allá de sus fronteras".

A la espera de que se produzca el esperado boom, lo cierto es que hasta ahora Estados Unidos no es una historia arcoiris. El segundo destino mundial en llegadas de turistas tras Francia (68,9 millones el año pasado) sufre la competencia directa de Canadá y hasta Nueva Zelanda, que sí ofrecen bodas gay y han montado circuitos turísticos en torno a las mismas.

En el caso de este ultimo país, el porcentaje de bodas gay que incluyen a turistas internacionales llegó al 50% en 2014.

Competencia interior

De hecho, los territorios de Estados Unidos han pugnado entre sí para morder en el inmenso pastel del turismo gay, una industria que mueve 180.000 millones de euros al año, según cálculos de la World Travel Market (WTM). Es el caso de, por ejemplo, California. El estado de la Costa Oeste legalizó los matrimonios entre personas del mismo sexo en 2013. El impacto turístico de la medida se cifra en 440 millones de euros en varios ejercicios.

Image and video hosting by TinyPic


Una situación similar se produjo en la capital mundial de las bodas: Las Vegas. La ciudad de Nevada se benefició de la misma medida en octubre de 2014. Poco antes abría el primer casino LGTB en la ciudad. En total, la industria de las bodas en la capital de los neones mueve 2.200 millones de dólares (2.060 millones de euros) al año.

Posicionamiento

Además de la competencia interior, los Estados Unidos sufrían hasta ahora un posicionamiento no acorde con su músculo turístico. Según el ránking de la revista especializada Spartacus publicado en 2015, EEUU es el 45º estado más gay-friendly del mundo, por debajo de países con mucha menos industria turística, como Bulgaria, Liechtenstein o Andorra.

De hecho, las tablas de las revistas generalistas aúpan a rivales directos de Estados Unidos en la industria vacacional. Según la valoración de Lonely Planet el año pasado, Canadá y Nueva Zelanda superan aún a EEUU como destino más amable para las parejas de viajeros del mismo sexo.

Cultura

Además de la esperada mejora en los ránkings por el cambio legal, Estados Unidos deberá ahora acometer cambios culturales de calado. Spartacus concluye que en al menos 33 estados de EEUU "los vecinos pueden ser hostiles a las parejas del mismo sexo". De igual forma, las leyes contra gays y lesbianas restaban hasta ahora competitividad a 18 estados.

Todo ello no preocupa a los profesionales. "Los viajeros y viajeras gay y lesbianas buscan veranear en destinos en los que se respeten sus relaciones. A partir de ahora, los Estados Unidos entrarán en esa lista", señala John Tanzella a ETN.