Estambul abre los brazos a la nueva torre de Gálata

La torre de Gálata es uno de los símbolos de Estambul. Foto Osman Koycu - Unsplash

Estambul abre los brazos a la nueva torre de Gálata

El gobierno turco renovará la famosa torre medieval y transformará su interior en un museo, proyecto que se suma a una ambiciosa renovación urbanística

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

15/06/2020 - 14:35h

Una de las atracciones más populares de Estambul no fue construida ni por los bizantinos ni por los otomanos. Se trata de la torre de Gálata, levantada por la poderosa comunidad genovesa en la Edad Media, monumento que pasará a formar parte del listado de museos de la capital turca.

Esta torre fue erigida por los genoveses que residían en la antigua Constantinopla en 1348, parte del sistema de fortalezas que esta comunidad había construido con el visto bueno de los emperadores bizantinos.

Su altura de 65 metros y la elegancia de su cúpula cónica, sostenida por arcos, es una de las postales más famosas de Estambul.

Un símbolo histórico

La torre se salvó de la caída de Constantinopla, en 1453, debido a que el gobernador genovés negoció con el sultán Mehmed II facilitar la conquista otomana a cambio de que los proyectiles de los cañones no destruyeran el barrio de Gálata, donde residía esta comunidad.

Con sus arcos y su cúpula cónica la torre de Gálata es uno de los símbolos más reconocidos de Estambul

Sin embargo con los años la legendaria torre tuvo que ser reacondicionada en numerosas oportunidades para evitar su degradación por el paso del tiempo.

En la cúpula se encuentra un restaurante y un mirador. Foto Galatatower.net

En la cúpula se encuentra un restaurante y un mirador. Foto Galatatower.net 

Las mejores vistas del viejo Estambul

Actualmente la torre se puede visitar, y tras cruzar el umbral hay que subir por las escaleras de caracol hasta el restaurante ubicado en su cúpula, aunque también se puede acceder por ascensor.

[Para leer más: La magia de navegar por Estambul de noche]

El monumento estaba administrado por el Ayuntamiento de Estambul, pero en mayo pasó a la órbita del poder ejecutivo turco. Y el Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía quiere darle una nueva vida.

Llega el nuevo museo

Hace pocos días el ministro Mehmet Nuri Ersoy anunció que el interior de la torre se transformará en un museo, y que de su interior se desalojará al restaurante y a otras “actividades incompatibles con la esencia de la torre”, como diversas dependencias administrativas.

El ministro indicó que además de la renovación interior de la torre a su alrededor se creará una plaza pública, que de paso permitirá esponjar el denso barrio de Gálata. Y si fuera necesario, advirtió, se realizarán “las expropiaciones que sean necesarias”.

La torre de Gálata formará parte de un nuevo circuito cultural y turístico, que culminará en el futuro complejo de Galataport

El cambio de cara de la torre de Gálata forma parte del ambicioso proyecto de la Ruta Cultural de Beyoğlu, que conectará a esta construcción con otros sitios turísticos de este distrito, como el Pasaje Atlas -que transita bajo la céntrica avenida Istiklal-, el Centro Cultural Atatürk y la plaza de Taksim, centro neurálgico de la nueva Estambul.

Torre Galata Foto Sinan Erg unsplash

La torre formará parte de un circuito turístico que llegará hasta el Bósforo. Foto Sinan Erg unsplash

La renovación del antiguo puerto

El punto final de esta ruta será el complejo de Galataport, un proyecto que adaptará el antiguo puerto de Salipazari en un centro de ocio con marinas para recibir a cruceros, que podrá ser visitado por tres millones de personas.

[Para leer más: Estambul se prepara para ser la nueva meca de los cruceros]

Más concretamente, Galataport contará 250 tiendas y restaurantes en un espacio de 4.830 metros cuadrados, además de 4.000 metros cuadrados adicionales para oficinas y un parking para 2.300 vehículos.

Además revitalizará el histórico distrito de Tophane, donde se abrirá un hotel de lujo de 177 habitaciones y se creará una plaza de 1.337 metros en terrenos ganados al mar.