Este es el mejor país del mundo para ver las estrellas

Niue es el primer Santuario de Cielo Oscuro del mundo. Foto: Mark Russell.

Este es el mejor país del mundo para ver las estrellas

El microestado de Niue, en el Pacífico, es el primer país en recibir el reconocimiento Dark Sky en todo su territorio

Mar Nuevo

Madrid

11/03/2020 - 13:15h

Hay lugares fantásticos para los amantes de las estrellas en el mundo, que encontramos desde el desierto de Atacama, en Chile, hasta la más cercana Isla de la Palma, pasando por Monte Megantic en Quebec y o la reserva libre de contaminación lumínica Aoraki Mackenzie en Nueva Zelanda, pero nunca un país en su conjunto había sido declarado santuario Dark Sky.

Niue, a unos 2.400 al noreste de Nueva Zelanda, con quien mantiene un estatus de libre asociación, y en un triángulo que conforman Tonga, Samoa y las Islas Cook, en la Polinesia, ha sido reconocido por la International Dark Sky Association (IDA) como Santuario Internacional de Cielo Oscuro y Comunidad Internacional de Cielo Oscuro.

Solo un 20% de toda la superficie de la tierra está libre de contaminación lumínica

[Para leer más: La manera más romántica de conocer Polinesia: en un bungalow flotante]

Dark Sky

Conocida también como la Roca de Polinesia y una de las islas coralinas más grandes del mundo, sus apenas 262 km2 serán ahora un santuario protegido de observación de estrellas, uno de esos fascinantes lugares que permiten una visión clara y no contaminada del firmamento. Y esto es algo casi mágico si tenemos en cuenta que hasta el 80% de la Tierra sufre contaminación lumínica.

Por eso el Programa Internacional de Lugares del Cielo Oscuro (IDSP) que data del año 2001 y que busca animar a comunidades, parques y áreas protegidas de todo el mundo a preservar y proteger los sitios oscuros, ha escogido esta pequeña isla como ejemplo de políticas de iluminación responsables.

Foto Niue Tourism

Nunca un país había obtenido este reconocimiento en todo su territorio. Foto: Niue Tourism.

Sus alrededor de 1.600 habitantes están “profundamente orgullosos”, según explica la máxima responsable de la agencia de turismo Niue Tourism, Felicity Bollen.

Y es que las estrellas y el cielo nocturno tienen una gran importancia para la forma de vida de la isla, “desde una perspectiva cultural, ambiental y de salud”. A partir de ahora, ser una nación de cielo oscuro “ayudará a proteger los cielos nocturnos de Niue para las futuras generaciones de niueanos y visitantes”.

En los últimos años se habían adoptado medidas concretas para evitar la contaminación lumínica, entre ellas reemplazar la iluminación pública y mejorar la privada en las casas. Además, cuentan con una reserva marina que abarca el 40% de la zona económica exclusiva de la isla y un Área de Conservación Forestal (Huvalu) en el que viven algunas de las especies de flora y fauna más amenazadas del mundo.

Cielos estrellados. Foto Niue Tourism.

Cielos estrellados. Foto: Niue Tourism.

Astroturismo

Hacen falta alrededor de 3,5 horas en avión para llegar a Niue desde Auckland, en un vuelo que se ofrece tan solo dos veces por semana.

Una vez allí se puede disfrutar de la contemplación de estrellas a través de astro-tours guiados por miembros de la comunidad especialmente formados y, según Bollen, “ser testigos de la maravilla de un cielo nocturno iluminado por miles de estrellas”.

La isla cuenta con tours especializados para disfrutar al máximo de las estrellas

“Los sitios de observación que actualmente se utilizan para la observación de ballenas y el acceso al mar ya están establecidos en la isla”, añade, aunque existen muchos puntos, como los caminos que cruzan la isla, también ideales para la observación.

No hay que olvidar, además, que al igual que otras naciones de la Polinesia y, en general, del Pacífico, los niueanos tienen una gran herencia de navegación estelar. El conocimiento de los cielos nocturnos está especialmente en poder de los ancianos de la comunidad y se transmite de generación en generación. Ellos serán nuestra mejor guía en este viaje fascinante a las estrellas.