Existe otro Madrid bajo la superficie (y está lleno de secretos)

Si te quedas en la superficie te perderás mucho de Madrid. Foto: Getty Images.

Existe otro Madrid bajo la superficie (y está lleno de secretos)

Una intricada red de pasadizos, atalayas, cuevas-restaurantes, búnkers, estaciones de metro abandonadas, una mina o un hamman son algunos de sus secretos

Mar Nuevo

Madrid

07/05/2020 - 18:49h

Hay muchas formas de conocer Madrid. Muchas, incluso de enamorarse de ella. Está el Madrid de película y el de la literatura, la ciudad de la arquitectura, el arte o el deporte, hay rutas gastronómicas y de compras, un Madrid que se palpa en los musicales de la Gran Vía y otro en las azoteas de moda. Coinciden en algo: discurren en la superficie de una ciudad que, sin embargo, oculta bajo el subsuelo un buen puñado de tesoros.

Desde estaciones de metro fantasma a baños turcos, pasando por restos arqueológicos, búnkers y minas, estos son algunos de los tesoros de Madrid.

[Para leer más: Las mejores películas para descubrir Madrid (gratis y en casa)]

La estación fantasma

Llamada también el Andén 0 lo cierto es que, desde que se habilitó como museo, la estación de Chamberí, en la línea 1 de Metro, dejó de ser un misterio.

Estación de Chamberí. Foto Metro Madrid.

La estación se mantiene como si el tiempo no hubiera pasado. Foto: Metro Madrid.

Inaugurada en 1919 y cerrada en 1966, si antes había que emplearse a fondo para vislumbrar algo cuando el tren pasaba por allí, ahora se puede casi retroceder en el tiempo paseando por su andén, que se ha mantenido casi intacto. Tras franquear los antiguos tornos se pueden observar los carteles publicitarios de la época, hechos en cerámica, de la década de los años veinte, sus azulejos y una colección de objetos de la época.

Tampoco el cierre tiene nada de misterioso: la estación se clausuró por la imposibilidad de ensanchar los andenes según los estándares.

Una mina en Ríos Rosas

Resulta difícil asociar Madrid con minas de carbón por eso la visita a la Mina de Marcelo Jorissen es tan sorprendente. Visitarlo también tiene su miga: se abre solo -en condiciones normales- los primeros domingos de mes y se encuentra en el patio de la facultad de Ingenieros de Minas, en la zona de Ríos Rosas. ¿La razón? Se trata de una mina creada para servir como inusual aula de prácticas para sus estudiantes y lleva el nombre del decano que mandó construirla, tomando como ejemplo los yacimientos de León en los que Jorissen había trabajado como ingeniero.

Túnel de la Mina Marcelo Jorissen. Foto TripAdvisor.

Túnel de la Mina Marcelo Jorissen. Foto: TripAdvisor.

Parece mentira que solo 75 peldaños bajo la superficie encontremos una galería de 50 metros que reproduce los elementos propios de una mina de carbón clásica: vagonetas, raíles, vigas de madera y pozo incluidos.

Como complemento se puede visitar también el Museo Minero, dentro de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas y Energía, que conserva una amplia colección de minerales de todo el mundo.

Un búnker en El Capricho

Bajo el coqueto parque de El Capricho, un oasis bucólico de vegetación donde el ruido de la ciudad se apaga por un momento, nos espera un viaje subterráneo a las entrañas de la Guerra Civil.

No está abierto todo el año, por eso hay que estar atento para apuntarse a las visitas guiadas que se organizan en algunos momentos del año.

Búnker de El Capricho. Foto Juan Carlos Hidalgo EFE

Búnker de El Capricho. Foto: Juan Carlos Hidalgo | EFE.

A unos 15 m bajo tierra y con unos 2.000 m2 es una de las construcciones militares más importantes de este tipo en Europa y se construyó en 1937 para albergar al alto mando republicano, hasta entonces instalado en los sótanos del Ministerio de Hacienda.

Las instalaciones del Búnker de la Posición Jaca (nombre en clave del Cuartel General del Ejército Republicano del Centro) se utilizaron hasta el final de la guerra y tras su clausura solo comenzaron a recibir visitas del público a partir de mayo de 2016.

Cuevas de Luis Candelas

A 150 m de la Plaza Mayor y junto al Arco de Cuchilleros, una de sus entradas, encontró refugio el bandolero más famoso de la historia de Madrid: Luis Candelas.

Nacido en 1804, no se sabe a ciencia cierta dónde acaba la realidad y donde empieza la leyenda del personaje, que ha pasado a la historia como un ladrón profesional culto y refinado, bien vestido y de exquisitos modales. Entre sus ‘hazañas’ se cuentan el asalto a la diligencia del embajador de Francia y el robo al taller de la modista de la reina regente María Cristina. Por las cuevas, pasadizos y falsas puertas que había en la Plaza Mayor se movía como nadie, especialmente para escabullirse de la justicia aunque estos atajos no le valieron siempre.

Cuevas Luis Candelas

Cuevas de Luis Candelas, bajo el Arco de Cuchilleros.

Fue atrapado y ejecutado por el método de garrote vil con apenas 30 años y, según la leyenda, sus últimas palabras fueron “Adiós Patria mía, sé feliz”.

Muchos años después, en 1949, el torero madrileño Félix Colomo Díaz transformó las viejas cuevas bajo el Arco de Cuchilleros en un restaurante que bautizó con el nombre del bandolero y con el que, en cierto modo, cumple los desgnios del bandolero, haciendo felices a quienes atraviesan sus puertas.

La Torre de los Huesos

De nombre inquietante pero no por ello -o quizás, precisamente por ello- menos seductora, la Torre de los Huesos es una atalaya islámica de casi mil años de antigüedad encontrada bajo la Plaza de Oriente de la capital.

El lugar exacto donde la encontramos es mucho menos poético en la actualidad: un aparcamiento subterráneo en cuyas obras de reforma, en 1996, se descubrieron precisamente los restos.

Sepultados y olvidados desde hacía siglos, observar estas piedras es recordar el Madrid amurallado y medieval, el que se vigilaba desde torres como esta, ubicada próxima a un cementerio musulmán conocido como Huesa del Raf y del que procede su nombre.

Túnel de Bonaparte

A los pies del Palacio Real, de donde parten numerosos pasadizos subterráneos a los que se ha dado todo tipo de usos, desde huidas a aventuras amorosas, se encuentra el Túnel de Bonaparte que conecta el Campo del Moro con la Casa de Campo.

Palacio Real. Foto Kevin Ramirez Pixabay

Del Palacio Real partían numerosos pasadizos y túneles. Foto: Kevin Ramirez | Pixabay,

El corredor, de unos 55 m, fue construido entre 1809 y 1811 por orden de José I Bonaparte para unir el palacio con la Casa de Vargas, su residencia habitual.

Se dice que lo usaron también Fernando VII, Alfonso XII y Alfonso III, este último tras la proclamación de la Segunda República.

Después cayó en el abandono, hasta que el Ayuntamiento de Madrid y Patrimonio Nacional lo incluyeron en un proyecto para poner en valor el complejo del Palacio Real, que abarca también el Museo de las Colecciones Reales. Su apertura estaba prevista para finales de 2018 y se proyectó convertirlo en una cineteca y un centro expositivo sin que de momento se haya materializado ningún plan.

Un hammam

Un oasis es, sin duda, lo que encontramos en el Hammam Al Andalus. Está construido sobre un aljibe con cientos de años de antigüedad, vestigio del pasado árabe de la ciudad, y es perfecto para reencontrarse con esa parte de la historia de la ciudad.

Foto Hammam Al Andalus Madrid

Foto: Hammam Al Andalus Madrid

Pese a mantener la estructura y gran parte de los elementos constructivos originales, el hamman ofrece una reinterpretación contemporánea de los antiguos baños, un jardín de agua y silencio moderno en el que vivir un ‘Viaje del agua’ a través de baños, masajes y rituales con los que conectar con la naturaleza interior.