Explosión de color en el jardín más hermoso del mundo

Siete millones de flores nos esperan en el parque Keukenhof.

Explosión de color en el jardín más hermoso del mundo

Durante ocho semanas, del 21 de marzo al 19 de mayo, Keukenhof reinará como el parque más bello del mundo gracias a la floración de millones de tulipanes

Mar Nuevo

Madrid

28/02/2019 - 16:44h

La primavera se abre paso a toda velocidad y, como cada año desde hace ya 70, lleva a la localidad de Lisse (Holanda) uno de los espectáculos naturales más hermosos del mundo, que convierte al jardín de Keukenhof en un gigantesco mar de tulipanes.

A media hora de Ámsterdam y La Haya, el parque, que solo abre durante ocho semanas (este año entre el 21 de marzo y el 19 de mayo) recibe a más de un millón de visitantes anualmente, que acuden desde todos los rincones de Europa y el mundo para observar el manto formado por un total de siete millones de flores de 1.600 variedades.

Cuarenta jardineros que plantan siete millones de bulbos cada mes de octubre se encargan de componer un espectáculo floral diferente cada año

Además, Keukenhof ofrece más de 20 exposiciones de flores, un jardín de esculturas con alrededor de 100 obras de arte y todo tipo de eventos y propuestas especiales, que van desde exposiciones a paseos en bicicleta, pasando por un festival de música y artesanía.

El jardín cuenta además con alrededor de 100 esculturas. Foto Keukenhoff.
El jardín cuenta además con alrededor de 100 esculturas. Foto Keukenhoff.

[Para leer más: En la primavera Japón se tiñe de rosa]

Tulipanes por todas partes

Algo que hace realmente especial a este parque es que cada año es diferente. En el mes de octubre se plantan siete millones de bulbos que suministran gratuitamente empresarios del sector de la floricultura y a quienes este parque ofrece un magnífico escaparate.

EL parque data de 1857 y fue diseñado según el estilo inglés por el paisajista holandés Jan David Zocher, también responsable del Vondelpark en Amsterdam y los jardines del Palacio Soestdijk en la ciudad de Baarn.

El parque es, además, rediseñado cada año por 40 jardineros en función de las últimas tendencias y temáticas escogidas -la de este año es ‘flower power’, el poder de las flores- y sirve a muchos de los visitantes para tomar ideas que aplicar en sus propios hogares.

Tulipanes por doquier. Foto Keukenhoff.
El jardín se rediseña cada año para que sea siempre diferente. Foto Keukenhoff.

Pero incluso los menos jardineros disfrutaremos sin límite de la eclosión de flores en este espacio histórico, que data de 1857 y fue diseñado según el estilo inglés por el paisajista holandés Jan David Zocher, también responsable del Vondelpark en Amsterdam y los jardines del Palacio Soestdijk en la ciudad de Baarn.

Con un total de 32 hectáreas, el estilo inglés convive hoy en día con multitud de tendencias en jardines, del barroco al francés, pasando por el japonés, ofreciendo perspectivas sorprendentes y visitas emocionantes. Además de flores, cuenta también con más de 2.500 árboles de 87 especies diferentes.

El parque tiene diferentes exposiciones y atracciones, como el Jardín Histórico, el Jardín de Clusius, dedicado al científico y horticultor que convirtió al tulipán en icono de los Países Bajos; y los Jardines de Inspiración

Entre las flores, y además de los omnipresentes tulipanes, encontraremos orquídeas, narcisos y jacintos, todas escogidas para que su floración coincida con las ocho semanas en las que permanece abierto el parque.

Keukenhof, Holanda.

Recorriendo Keukenhof

El parque tiene diferentes exposiciones y atracciones, como el Jardín Histórico, donde conocer la historia de los tulipanes y su sistema de cultivo, que cuenta ya con 400 años de antigüedad; el Jardín de Clusius, dedicado al científico y horticultor que convirtió al tulipán en icono de los Países Bajos; y los Jardines de Inspiración.

Los niños disponen de sus propias atracciones, como un laberinto y una granja, además de un parque infantil.

Además, los pabellones son otro de los atractivos del parque, con plantas y más plantas en un total de 20 exposiciones para sumergirnos en un estallido de color.

Este año, por ejemplo, debemos visitar el pabellón de Beatrix, con 2.000 metros cuadrados reservados a las orquídeas, el pabellón Willem-Alexander, con 15.000 lirios de 300 variedades diferentes y el pabellón Oranje Nassau dedicado a las flores de interior.

Jardín de Keukenhof. Foto Keukenhoff.
Jardines de Keukenhof. Foto Keukenhoff.

Y, por supuesto, ‘Tulpomanía’, una exposición dedicada al mayor símbolo de Holanda que es el tulipán, que recorre su historia y variedades, con ejemplares asombrosos.

‘Flower power’

Como hilo conductor de este año, la filosofía flower power se pone de relieve como una fórmula que conecta a personas de todo el mundo que se reúnen para disfrutar de los tulipanes, los colores y los aromas, la música y la paz, recuperando ese buen rollo característico de los hippies de los años setenta en el que Keukenhof celebra, además, su setenta cumpleaños.

Jardín de Keukenhof. Foto Keukenhoff.
Jardín de Keukenhof. Foto Keukenhoff.