Esquí con estilo y gastronomía para sibaritas en Ezcaray

Valdezcaray. Foto Daniel Acevedo.

Esquí con estilo y gastronomía para sibaritas en Ezcaray

Deportes de nieve, alta gastronomía y patrimonio arquitectónico hacen de La Rioja un destino perfecto y completo para pasar un fin de semana en la montaña

María Jesús Tomé

Barcelona

02/03/2019 - 18:19h

Hablar de esquí en La Rioja es hacerlo de Valdezcaray, una estación muy bien equipada y sencillamente perfecta para pasar unos días en la nieve a la vez que se disfruta de la cocina local y, cómo no, de sus vinos. Después de una jornada bajando por sus pistas no hay nada mejor que rendirse a su gastronomía y dar un paseo por algunos de los pueblos con más solera de esta comunidad autónoma.

Valdezcaray es la estación de esquí de La Rioja. Sus instalaciones, que llevan más de cuarenta años en funcionamiento, son ideales para practicar esquí alpino en familia o snowboard.

Valdezcaray es mucho más que nieve ya que su entorno cuenta con una oferta de ocio y cultura espectacular

Y, aunque deslizarse por sus laderas es un auténtico placer, Valdezcaray es mucho más que nieve ya que su entorno cuenta con una oferta de ocio y cultura espectacular. Cuando cierran las pistas y los esquiadores se van a sus alojamientos empieza la diversión après ski que va a tener al vino, la comida y la arquitectura como máximos protagonistas.

 

Un paseo por Ezcaray

Para empezar la estación está a escasos trece kilómetros de Ezcaray, un pueblo enclavado en el valle del río Oja cuyo patrimonio habla por sí solo y en donde sobresalen palacios, casas blasonadas y edificios como la Real Fábrica de Paños.

[Para leer más: El road trip definitivo por Rioja Alavesa]

Esta maravillosa localidad riojana tiene su centro histórico en la plaza de Torremúzquiz, que destaca por su emblemático quiosco.

En Garnacha Edulis pueden organizarte una cata o aconsejarte el mejor chocolate para maridar con cava y, por supuesto, podrás comprar todo tipo de productos gourmet

Aquí podemos hacer una primera parada en el establecimiento Garnacha Edulis (Travesía Conde de Torremúzquiz, 2). Su dueña, la empresaria Judith López-Davalillo, lo sabe todo acerca de vinos y tanto puede preparar una cata como aconsejarte cuál es el chocolate que mejor marida con cava u ofrecerte las mejores conservas de verduras que llevarte a casa.  

Con poco más de 2.000 habitantes Ezcaray ofrece interesantes propuestas gastronómicas.
Con poco más de 2.000 habitantes Ezcaray ofrece interesantes propuestas gastronómicas.

Este tentempié a media tarde es capaz de abrir el apetito de cualquiera que haya estado esquiando todo el día por lo que la hora de la cena apremia.

[Para leer más: Las mejores pistas para esquiar en la Costa Este]

Gastronomía de altura

La oferta de restauración en Ezcaray satisface a todos los gustos porque hay establecimientos de todos los precios pero todos ellos con un nexo común: la calidad de su producto.

Merece la pena ir de tapeo al Bar Masip, uno de los lugares más míticos de Ezcaray en el que las tapas, las cazuelitas y los pinchos son los adalides de la cocina de Vicenta Pérez, su alma máter. La versión más refinada de este negocio la lidera Pedro, su hijo, quien regenta Casa Masip (Avda. Academia Militar 4 y 6) desde 1995.

La versión más terrenal de cocina de Francis Paniego se encuentra justo al lado, en el Restaurante Echaurren Tradición, donde se elaboran las recetas tradicionales de la madre, Marisa Sánchez

Otro negocio familiar ezcarayense por excelencia es El Portal de Echaurren (C/ Padre José García, 19), dirigido por el chef Francis Paniego. Sus dos estrellas Michelin han encumbrado la gastronomía de un pueblo de poco más de 2.000 habitantes.

El Portal de Echaurren.
El Portal de Echaurren, de Francis Paniego, ostenta dos estrellas Michelin.

La versión más terrenal de esta cocina se encuentra justo al lado, en el Restaurante Echaurren Tradición, donde se elaboran las recetas tradicionales de la madre de Francis, Marisa Sánchez (fallecida en 2018), quien fuera una institución culinaria en La Rioja.

Santo Domingo de la Calzada

Pero, además, La Rioja es patrimonio y muy cerca de Ezcaray se encuentra la vecina Santo Domingo de la Calzada, en pleno Camino de Santiago. Visitar esta localidad significa hacer dos paradas ineludibles: la primera, su catedral en la que sobresale el retablo renacentista de Damià Forment, obra cumbre de este escultor valenciano del siglo XVI.

Plaza Mayor Santo Domingo de la Calzada.
Plaza Mayor Santo Domingo de la Calzada.

La segunda deberá hacerse en el distinguido Parador, ubicado en un antiguo hospital del siglo XII. Sus salones regios son perfectos para tomar un último vino antes de dar por acabada vuestra jornada de esquí en Valdezcaray.