El pueblito que organiza el festival del vino más impactante del mundo

La Fête des Vignerons, en Suiza, es el mayor espectáculo del mundo en homenaje al vino. Foto: Laurent Gillieron - EFE.

El pueblito que organiza el festival del vino más impactante del mundo

La pequeña ciudad de Vevey, sobre el lago Ginebra, organiza un homenaje al vino con un festival de proporciones olímpicas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

05/08/2019 - 14:27h

Vevey es un típico pueblo de Suiza: calles tranquilas, un bonito paseo por el Lago Ginebra y un paisaje de portada de revista. Pero cada 20 años el lugar se revoluciona con un festival en homenaje a la cultura del vino que no tiene comparación en ningún lugar del planeta. Es la Fête de les Vignerons (Fiesta de los vinicultores), que se realiza hasta el 11 de agosto.

Este evento, que se organiza una vez por cada generación (la anterior fue en 1999) se remonta a 1797, y fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Revolución en los Alpes suizos

Durante tres semanas alrededor de 400.000 personas invaden a este pueblo de 20.000 habitantes y las villas de la comarca para asistir al espectáculo central que se organiza en la plaza del mercado de Vevey, donde se construyó un recinto de 14.000 metros cuadrados.

Cada día unas 5.500 personas de Vevey y otros pueblos participan de un espectáculo de dos horas y media, con un despliegue digno de la apertura de los Juegos Olímpicos

Sus gradas pueden acomodar a 20.000 personas (sí, tantas como los habitantes de la localidad), donde cada día ven un espectáculo de dos horas y media tan impactante como la apertura de los Juegos Olímpicos.

vigneros07
Más de 5.500 adultos y niños participan de la puesta en escena. Foto: Laurent Gillieron - EFE. 

Todo son necesarios

Todo el pueblo y las localidades vecinas participan de la fiesta. Y para ello se preparan durante años, confeccionando los trajes que parecen extraídos de un musical de Broadway, ensayando coreografías y repasando las canciones.

[Para leer más: Ginebra: mucho más que funcionarios, relojes y diplomacia]

Todos son imprescindibles, desde los niños hasta los mayores, ya sean elegantes ejecutivas o robustos agricultores. Un total de 5.500 voluntarios participan de la puesta en escena cada día.

vigneros03
El despliegue de luces es digno de Broadway. Foto: Laurent Gillieron - EFE.

La fiesta en el pueblo de Vevey

Además del espectáculo de bailarines y cantantes, combinado con los juegos de luz de una pantalla gigante de 40 millones de luces LED, la fiesta sigue antes, durante y después con un gigantesco despliegue gastronómico y vitivinícola en el pueblo.

vigneros08
Durante años los voluntarios preparan los trajes y ensayan las coreografías. Foto: Laurent Gillieron - EFE.

La variedad chasselas se cultiva en la región desde el siglo XII

El punto central es el paseo por sobre el lago, donde hay paradas con puestos de bebida y comida regional. En total, en las tres semanas de la fiesta se despachan 500.000 litros de vino.

La reina de las vides

De las variedades regionales, la reina es la vid chasselas, que se cultiva en la región desde el siglo XII, cuando varias órdenes de monjes construyeron las terrazas que se siguen usando 800 años después.

Quien esté interesado en profundizar en la historia y la cosecha de esta uva puede viajar en el Lavaux Express, un tren histórico que recorre los viñedos y pueblos que viven de la producción de vinos.

[Para leer más: Cuatro exclusivos hoteles de Suiza para huir de la ola de calor]

Este es un escenario tan encantador que atrapó a personalidades como Charles Chaplin (quien vivió 25 años en Suiza), Igor Stravinsky, Ernest Hemingway y Freddie Mercury, entre otras.

vigneros02
Cada día unas 20.000 personas asisten al espectáculo en homenaje al vino Foto: Laurent Gillieron - EFE.

Degustación con toques de lujo

En Vevey y otros pueblos cercanos los restaurantes, bares y las caveaux (cavas de vino efímeras, abiertas mientras dure el festival) ofrecen degustaciones de las variedades autóctonas.

Uno de los sitios más elegantes es el Grand Hotel du Lac, donde su Buddha-Bar Beach ofrece copas de los vinos locales con uno de los mejores sushis que se puedan probar.

vigneros01
El humor está presente en las dos horas y media del espectáculo. Foto: Laurent Gillieron - EFE.