La región que en otoño se convierte en un cuadro de Bruegel

Perfil de la ciudad de Nieuwkerke, con la suave luz del otoño. Foto: Visit Flandes.

La región que en otoño se convierte en un cuadro de Bruegel

La luz tenue del otoño en Flandes transforma a sus bosques, pueblos y ciudades en un cuadro vivo, donde el arte convive con la naturaleza

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

04/11/2019 - 18:43h

Los días son cada vez más cortos, el sol asoma tímidamente entre las nubes, y la luz tenue que se filtra entre los árboles recuerdan a las obras de arte de Pieter Bruegel el Viejo, el maestro flamenco que impregnó a sus cuadros detallistas de una atmósfera melancólica.

Entre los lugares que se tiñen de ocre, con un tapiz de hojas secas que se quiebran bajo las botas, se encuentra el bosque de Tillegem, al sur de Brujas; donde entre los árboles y senderos húmedos surgen castillos como los de Tillegem, Tudor y Beisbroek, en un recorrido de 12 kilómetros que se puede hacer a pie o en bicicleta.

Arte y naturaleza

Otro paraje otoñal recomendado es el bosque de Kluisbergen, famoso por sus pendientes y hogar de la villa de Kwaremont, conocido como el ‘pueblo de los artistas’ por su activa presencia de pintores y de galerías de arte.

El pueblo de Kwaremont, en el bosque de Kluisbergen, es una meca de artistas con numerosas galerías de arte

No muy lejos de Bruselas está el bosque de Soignes, donde hay coníferas tan altas que dan la sensación de estar dentro de una catedral.

[Para leer más: El arte de Flandes que solo se puede descubrir en bicicleta]

Esta formación boscosa, de 5.000 hectáreas, se divide en varios bosques donde se encuentran interesantes edificios históricos como las construcciones rurales de Las Tres Fuentes, el dolmen moderno que homenajea a los guardas forestales caídos en la Primera Guerra Mundial y la capilla de Nuestra Señora del Buen Aroma, un popular centro de peregrinación.

flandes otoño2
El aire melancólico de los bosques de Flandes. Foto: Visit Flandes.

Uno de los mayores jardines botánicos de Europa

Si no hay ánimo de alejarse demasiado de los centros urbanos se puede percibir el color otoñal en el Jardín Botánico de Meise, uno de los más grandes de Europa.

Las 92 hectáreas del gigantesco Jardín Botánico de Meise cuenta con una colección de 18.000 plantas

Ubicado al norte de Bruselas, en el Dominio de Bouchout, donde todavía sigue de pie el castillo del siglo XII, que fue restaurado tras su destrucción en la Segunda Guerra.

Este predio de 92 hectáreas cuenta con una interesante colección de 18.000 especies de plantas, que la mitad se pueden conocer dentro de invernaderos; mientras que las endémicas se encuentran al aire libre.

Para pasear, se sugiere seguir los senderos que circulan por el lago y que rodean al castillo.

castillos Tillegem
Uno de los castillos cercanos a Tillegem. Foto: Visit Flandes.

El plato que todos deben probar

En el otoño en Flandes se suele combatir al frío con chocolate, pero también con cerveza algo tibia y –obviamente- patatas fritas. Pero el plato que hay que probar es la endivia belga, una planta de hojas que recuerdan a la lechuga, pero de un sabor más amargo que suelen usarse en ensaladas.

En otoño se la prepara cruda, salteada, asada o a la plancha. O simplemente, se la usa para enrollar jamón y se riega con salsa de queso.

Otoño surrealista

Flandes en particular y Bélgica en general seguirán con los festejos por los 450 años del nacimiento de Bruegel hasta que termine el 2019, con circuitos urbanos en su homenaje, o la vanguardista exposición multimedia Beyond Bruegel, una experiencia totalmente inmersiva que se ofrece en el majestuoso Palais de la Dynastie de Bruselas.

Además de los festejos por los 450 años de Bruegel el Viejo, los amantes del arte pueden ver la interesante exposición sobre Magritte y Dalí

Pero estos meses otoñales también hay lugar para otro talento originario de Flandes, René Magritte, considerado uno de los creadores del surrealismo.

flandes otoño
La tenue luz convierte a los jardines en postales artísticas. Foto: Visit Flandes.

[Para leer más: Dalí y Magritte: surrealismo frente a frente en Bruselas]

En los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica (MRBAB) se organiza la primera exposición que explora la relación entre este pintor y Salvador Dalí, otro de los artífices de este movimiento, a través de 100 pinturas, esculturas, fotografías, dibujos, películas y objetos de archivo.

Hasta el 9 de febrero estará abierta esta muestra, donde se despliegan las obras provenientes de 40 museos internacionales y de colecciones privadas.