Franco: icono turístico

Franco: icono turístico

El Valle de los Caídos cerrará 2013 con más de 300.000 visitas y superará los 40 millones de facturación

Ismael García Villarejo

21/08/2013 - 11:39h

El Valle de los Caídos despunta como icono turístico. Patrimonio Nacional prevé superar los 300.000 visitantes anuales en diciembre, tanto como los dos años precedentes juntos, y rebasar la cifra de los 40 millones de euros en facturación acumulada desde que abrió puertas.

Entre enero y junio, la tumba del dictador Francisco Franco ha atraído a 179.554 personas. El incremento de precios –un 80%— para acceder al recinto, situado en el municipio de San Lorenzo del Escorial (Madrid), ha ejercido un efecto nulo sobre el flujo de turistas. Entrar a la abadía cuesta nueve euros por los cinco de antaño.

Once millones de visitas

A pesar de que el enclave mejora el resultado de facturación, está lejos de igualar el medio millón de visitantes que logró en los primeros años de apertura. El Valle de los Caídos permitió el acceso al público en 1990. Fue una decisión del gobierno socialista de Felipe González. Hasta la fecha se han vendido 11 millones de tiques para acceder a la tumba del dictador.

En este contexto, el Gobierno gastará 214.847 euros en restaurar la basílica de la Santa Cruz. El ministerio de Presidencia escogió una fecha singular para adjudicar las obras: el 18 de julio, aniversario del golpe militar de 1936. Hasta este lunes no se ha publicado la licitación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Restauración

La compañía burgalesa Construcciones Javier Herrán ha conseguido la adjudicación al presentar la “oferta más ventajosa”, según el ministerio. Las obras costarán casi 72.000 euros menos que el presupuesto máximo fijado. Patrimonio Nacional, encargado de la gestión de la restauración, había reservado 286.845 euros.

El PSOE mostró en el Congreso de los Diputados la oposición al proyecto. Ramón Jáuregui criticó las intenciones del Ejecutivo mientras el templo albergue el cuerpo del dictador Francisco Franco y del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera. En su opinión, las obras deberían convertir el Valle de los Caídos en un lugar para la memoria de todas las víctimas de la Guerra Civil española.