Tres pilares para apoyar a Menorca como Región Gastronómica Europea

Oliaigua, uno de los platos típicos que hay que probar en Menorca. Foto: Turismo de Islas Baleares.

Tres pilares para apoyar a Menorca como Región Gastronómica Europea

Menorca aspira a ser elegida como el epicentro de la gastronomía de Europa en el 2022, la ocasión para descubrir sus vinos, quesos y platos tradicionales

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

11/10/2019 - 14:52h

Menorca presentó sus credenciales para ser elegida como Región Gastronómica Europea 2022, en una competencia donde compite contra la noruega Trondheim-Trondelag. La isla balear defiende una historia de sabores milenaria combinada con las tradiciones marítimas y agrícolas.

Ya Menorca había sido reconocida como Reserva de la Biosfera, también como Isla del Deporte, y en caso de obtener este galardón, ayudaría a diversificar su oferta turística más allá de la oferta de sol y playa, como describió la presidenta del gobierno regional menorquín, Susana Mora Humbert.

Los valores de Menorca

Entre los valores que presentaron las doce entidades agrupadas para impulsar la candidatura se cuentan el proyecto Made in Menorca, la Fira Arrels, la creación de diversos eventos gastronómicos y el lanzamiento de la plataforma Agroxerxa.

“Queremos que nuestra cocina, exponente claro de la dieta mediterránea, sea valorada más allá de nuestras fronteras”, precisó Mora.

[Para leer más, Menorca: la isla del deporte]

Para Borja Beneyto ‘Matoses’, coordinador de la plataforma Bid Book Menorca – Timeless Flavour, la isla tiene a su favor “que un territorio 43 veces más pequeño que Bélgica tenga más de 300 productores de 20 categorías de productos, además de 1.800 negocios vinculados con el mundo de la restauración”.

embutidos2
Embutidos de Menorca. Foto: Turismo de Menorca.

La imaginación en los fogones

La gastronomía de Menorca se puede descubrir a través de varias rutas, que coinciden en un valor que caracterizó a la cocina local: la imaginación.

Al ser un territorio de recursos naturales limitados, durante siglos sus pobladores tuvieron que recurrir al ingenio para alimentarse y buscar la variedad con los pescados, frutos del mar y los productos agrícolas de una tierra agreste.

Ante una tierra dura y un mar que no siempre es generoso, los habitantes de Menorca recurrieron a su imaginación para crear diversidad en sus platos

Para conocer en detalle la gastronomía local desde el área de Turismo se presentan diversas rutas, para conocer sus productos estrella: el queso, los vinos y sus platos tradicionales.

calabacin
Calabacín al horno. Foto: Turismo de Menorca.

Quesos

El queso Mahón-Menorca, que logró la Denominación de Origen Protegida en 1985, explica por qué gran parte de su geografía cuenta con fincas de campos verdes y bien cuidados.

[Para leer más: Claves y direcciones para disfrutar Mallorca fuera de temporada]

Desde el 2000 AC se elaboraba queso en la isla, y en el siglo XI los árabes alababan sus características. La dominación británica, en el siglo XVIII, catapultó su fama y otorgó su denominación actual, por el puerto desde donde se exportaba.

A pesar del avance de las tecnologías, su elaboración artesanal es fiel al origen, como se refleja en las pequeñas factorías de los llocs (fincas).

Tipos de quesos

Elaborado con vacas de la isla, el queso Mahón-Menorca tiene un sabor intenso e inconfundible. En el mercado hay dos tipologías: el realizado con algún tratamiento de conservación, y el artesano, elaborado con leche cruda.

queso mahon menorca turismo de menorca
El queso Mahón-Menorca es el más reconocido de la isla. Foto: Turismo de Menorca.

Y en función de su tiempo de maduración, se dividen entre el tierno (hasta dos meses), el semicurado (de dos a cinco meses de maduración) y curado.

Entre las empresas productoras de este queso se pueden nombrar Hort de Sant Patrici, S’Arangí, Santa Catalina, Cooperativa Coinga y Subaida.

Vinos

Desde el siglo XIII hay registros de producción de vinos en esta tierra árida y de una abundante exposición solar, con una pausa entre los siglos XVIII y XIX, hasta el fin de la plaga de la filoxera.

La recuperación en el siglo pasado se confirmó cuando en el 2002 se creó el sello de calidad ‘Vi de la Terra Illa de Menorca’, una indicación geográfica protegida que certifica la calidad y procedencia de sus vinos.

menorca vinos
Menorca cuenta con recomendados tintos y blancos. Foto: Turismo de Menorca.

Las variedades más reconocidas

Actualmente existen diversas bodegas que producen vinos tinto de las variedades cabernet sauvignon, merlot, monastrell, syrah y tempranillo, esencialmente, con un color cereza brillante y aromas de especias y frutos rojos.

En el 2002 se creó el sello de calidad ‘Vi de la Terra Illa de Menorca’, para proteger la producción local

En cuanto a blancos, las variedades más usadas son chardonnay (aromas de piña y plátano, vinos amplios y frescos), malvasía (con aromas vegetales y florales, vinos intensos), macabeo, moscatel, parellada y moll.

Algunas de las bodegas como Bodega Hort o Bodega Binifadet ofrecen visitas a sus instalaciones y degustaciones de sus productos. Además en Mahón y Ciudadela se organizan catas y cursos en bares y restaurantes. Y por supuesto, en sus cartas los vinos menorquines ocupan un lugar de importancia.

Tradición gastronómica

Entre el mar y el campo hay un largo catálogo de platos tradicionales que se pueden probar. Muchos de ellos son reinterpretados por exclusivos restaurantes de las ciudades de la isla o en masías que ofrecen una propuesta gastronómica de calidad.

menorca gastro2
Perol de tomate. Foto: Turismo de Menorca.

Entre las preparaciones de degustación obligada se encuentra la caldereta de langosta, que brilla en los locales de Fornels y Ciudadela.

Un ejemplo de esa imaginación de los agricultores en épocas de escasez es la oliaigua, un caldo elaborado con agua aceite y hierbas aromáticas, con hortalizas y pan negro. En invierno se le añade huevo y en verano frutos como uvas, melón o higos.

El guiso de perdiz con col es una contundente preparación de carne de caza, con panceta, butifarra y sobrasada, ideal para los días ventosos del invierno.

Opciones carnívoras y vegetarianas

El perol menorquín es una especie de lasaña de patatas y tomates, o también con berenjenas, que puede quedar en esta variante vegetariana o a la que se le puede agregar carne de cerdo, calamar o raya.

La raya al horno y la pierna de cordero son dos buenas muestras de cocina de mar y campo, que se presentan con patatas y otros vegetales al horno.

dulces menorca
Selección de dulces menorquines. Foto: Turismo de Menorca.

[Para leer más: A estas espectaculares playas españolas solo se puede llegar en barco]

El arroz de la tierra, en realidad elaborado con trigo, se presenta con embutidos de cerdo, en uno de los platos más antiguos de la isla.

Y entre los postres, se encuentran los crespells (pastas redondas), los pastissets amargos (dulces de almendra), las greixeras de patata (bizcocho de patata y harina de almendra), el cuscussós (un dulce navideño similar al mazapán), el pudin de requesón y miel y las famosas cocas menorquinas.