Así es el ‘afternoon tea’ de los hoteles más glamurosos de Londres

Coloridos, divertidos, sugerentes... ¡y deliciosos! Merendamos con té en Londres. Foto The Sanderson Hotel.

Así es el ‘afternoon tea’ de los hoteles más glamurosos de Londres

Probamos las propuestas más exclusivas del genuino afternoon tea en los hoteles más emblemáticos de la capital británica. Y este es el veredicto

José Manuel Torres

Valencia

31/05/2019 - 18:14h

Mucho más que una bebida con un bocado ligero, el té de las 5 o afternoon tea es un auténtico ritual en el Reino Unido, un placer que no debemos perdernos, más aún si se sirve en alguno de estos exclusivos hoteles de Londres.

La tradición se remonta al siglo XIX y fue instaurada por Anna Maria Russell, séptima duquesa de Bedford. Una tarde en la que sintió hambre, la aristócrata pidió al servicio un té y un ligero bocado. La costumbre le agradó tanto, que decidió repetirla todos los días.

Con cien años de historia a sus espaldas, el hotel The Goring ha perfeccionado su servicio de té de la tarde hasta elevarlo a la categoría de experiencia gourmet

[Para leer más: Los mejores ‘fish and chips’ de Londres se devoran aquí]

Con el tiempo, el rito del té se instauró, y los cocineros de las familias nobles comenzaron a crear diferentes pasteles, pastas y sándwiches para la ocasión a las que más tarde se agregaron también bebidas como el jerez, el oporto y el champagne. ¡El placer está servido!

El afternoon tea de The Sanderson está basado en ‘Alicia en el país de las maravillas’. Foto The Sanderson.
El afternoon tea de The Sanderson está basado en ‘Alicia en el país de las maravillas’. Foto The Sanderson.

The Goring

En Beeston Place, una situación privilegiada en uno de los extremos del Palacio de Buckingham, está el hotel The Goring, construido en 1910 por Otto Goring, bisabuelo del actual propietario Jeremy Goring.

Desde su inauguración ofrece un celebrado té de la tarde que se sirve en el pequeño remanso de paz cinco estrellas que es su Dining Room, y cuya apuesta principal es una infusión aromática y sabrosa de hojas escogidas de té de plantaciones situadas en la cordillera del Himalaya.

The Goring ha perfeccionado el arte del té de la tarde desde que abrió sus puertas hace más de un siglo, hasta el punto de conseguir el premio al mejor té de la tarde de Londres del The British Tea Guild Council.

El té se acompaña de deliciosos pasteles artesanos y mermeladas caseras afrutadas, además de bollos y sándwiches que también pueden ser acompañados de una copa de champagne Bollinger Special Cuvée o Bollinger Rosé.

The Mandeville Hotel cuenta con tres propuestas diferentes de afternoon tea que entrañan la quintaesencia del buen gusto británico

Su propuesta es de tal magnitud que a su afternoon tea ha acudido en varias ocasiones la mismísima reina Isabel II de Inglaterra.

The Goring: cien años sirviendo el té. Foto The Goring.
The Goring: cien años sirviendo el té. Foto The Goring.

En The Goring, la reina Victoria, tatarabuela de la reina Isabel II, hubiera sido intensamente feliz pues en una ocasión llegó a exclamar: “¡Gracias a Dios por el té! ¡Me alegro de no haber nacido antes de su descubrimiento!”.

[Para leer más: Un bus para descubrir la cara más gourmet de Londres]

The Mandeville Hotel

Si tomamos el metro hasta la estación de Regent’s Park, y andamos un rato por la elegante Marylebone Rd, muy cerca de las selectas tiendas de Marylebone High Street, nos toparemos con The Mandeville Hotel, un bello alojamiento boutique en cuyo interior se sirve uno de los tés de la tarde más reputados de Londres.  

Se divide en tres diferentes ofertas: Traditional Afternoon Tea, Gentleman's Afternoon Tea y Festive Vintage Afternoon Tea.

Afternoon tea en el Hotel The Mandeville, Londres.
Afternoon tea en el Hotel The Mandeville, Londres.

Si optamos por el primero encontraremos una elegante selección de sándwiches recién hechos de pepino y queso, de pollo, de mayonesa y berros y también bollos de pasas servidos con crema y mermelada de fresa, pastel de Sacher y tarta de manzana, entre otras delicias. Si no podemos resistirnos a tomar una copa del mejor champagne, debemos acudir a la llamada del Traditional Afternoon Tea with a glass of Moët & Chandon.

La propuesta denominada Gentleman's Afternoon Tea, que acerca el momento del té a los gustos masculinos, varía en su propuesta salada y añade, por ejemplo, mini bagel de salmón ahumado, o de roast beef en pudin de Yorkshire, entre otros. Se puede acompañar, además, de una buena copa del mejor whisky escocés.

Estilosa y sorprendente, la propuesta del té de mediatarde en The Berkeley se inspira en el mundo de la alta costura, concretamente en Dior

El Festive Vintage Afternoon Tea es por su parte el súmmum del afternoon tea de día de fiesta gracias a sus rollos de frambuesa y chocolate blanco, el tronco de avellana y chocolate, los sándwiches de pescado con guisantes y salsa tártara, o el de confit de pato con mayonesa de naranja.

Mandeville Hotel
El Gentleman afternoon tea del hotel The Mandeville. Foto The Mandeville.

Incuestionables sus codiciados bollos o scones rellenos de crema de Devon y mermelada artesanal de fresa.

Sin duda alguna, el té del hotel Mandeville entraña la quintaesencia del gusto británico.

The Berkeley

Probablemente The Berkeley sea uno de los hoteles más glamurosos de Londres por su elegancia y diseño, pero también por su ubicación, pues se asienta en el epicentro del barrio residencial de Knightsbridge, desde donde se puede ir andando a Harrods, Harvey Nichols y Hyde Park.

El afternoon tea que sirven por las tardes en el moderno Collins Room es fantásticamente chic, pues está ambientado en el mundo de la alta costura. ¿Su nombre? Prêt-à-Portea: the Dior Couture Collection.

La Colección Dior Couture transforma piezas emblemáticas de Christian Dior en exquisitas galletas, pasteles y fantasías: desde el vestido Junon usado por Theo Graham en Le Pré Catalan de París 1949 hasta el Bar Jacket, que ha sido sinónimo de Dior desde que llegó a la pasarela en 1947.

The Berkeley Hotel afternoon tea.
El arte de la Alta Costura se torna en dulce sbocados en el te del Hotel The Berkeley. Foto Hotel The Berkeley.

El té inspirado en los diseños de Dior también incluye una sabrosa colección de delicadezas gastronómicas en miniatura, cucharas de degustación, elegantes canapés y sándwiches de té.

No olvides reservar con antelación si quieres disfrutar de uno de estos memorables 'afternoon tea' londinenses

Si no te importa gastarte un poco más, podrás acompañar este refrigerio de la tarde con un refrescante coctel de mango y rooibos, o una copa de champagne de las marcas Laurent-Perrier Rosé, Bollinger Rosé o Ruinart Blanc de Blancs.

Y no olvides que para poder asistir a este elegante y artístico té de la tarde deberás reservar con antelación, pues son muchos los amantes de la moda y el diseño, llegados de todos los rincones del mundo, los que desean asistir a este memorable afternoon tea.

Afternoon tea en The Berkeley Hotel.
Diseños de Dior transformados en galletas. Foto The Berkeley.

The Sanderson Hotel

The Sanderson Hotel es un emblemático hotel de 5 estrellas en el corazón del West End, a pocos pasos de Oxford Street y el distrito de Soho. El diseñador Philippe Starck transformo hace pocos años el emblemático edificio de la década de 1950 en un mundo de ensueño surrealista parecido al de Cocteau, donde todo va a la par, incluyendo su afternoon tea, que se caracteriza por estar basado en el universo creado por Lewis Carroll, autor de ‘Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas’.

Esta original merienda llena de pequeñas locuras gastronómicas se divide en dos propuestas: Mad Hatters Afternoon Tea y Mad Hatters Tipsy Evening Tea.

Tan sólo vamos a citar algunas de las delicias que encontrarás en cualquiera de sus dos propuestas: delicias de salmón ahumado, de codorniz con huevo y caviar, de jamón y parmesano, piruletas de arándano, de helado de praliné con avellanas que explotan con un mordisco, el reloj del conejo de chocolate que se derrite en la boca o el esponjoso pastel en capas de chocolate y café.

The Sanderson Hotel

Seguramente, si adoras el dulce como nosotros, acabarás sonriendo de oreja a oreja como si fueras el mismísimo gato de Cheshire. Y si no es así… ¡que te corten la cabeza!