El puesto de comida callejera que ganó una estrella Michelin

Jai Fay, ganadora de una estrella Michelin, cocinando con sus típicas gafas de esquí.

El puesto de comida callejera que ganó una estrella Michelin

La cocinera de un pequeño restaurante de Bangkok es la ganadora revelación de las 17 estrellas otorgadas a Tailandia

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

10/12/2017 - 04:55h

Casi siempre la guía Michelin premia a restaurante distinguidos, con precios que cruzan los tres dígitos, donde un ejército de camareros y maîtres sirven platos con porciones tan pequeñas como elaboradas y caras. Si se dice “casi”, es porque hay algunas excepciones, y una de ellas es Jai Fay, el restaurante de comida callejera de Bangkok que logró una estrella Michelin.

La última edición de los premios de esta guía ha otorgado 17 estrellas, pero la saludable sorpresa ha sido este local que hace 40 años que vende el tipo de comida thai que se puede comprar en cualquier chiringuito de la calurosa y húmeda capital de Tailandia.

Los platos estrella de la estrella Michelin

Jai Fay es famoso por su tortilla de cangrejo (llamado khai jeaw poo), y por otros platos como los phad kee mao talay (fideos fritos con frutos de mar, cocinado a las brasas), o el poo phad phong karee (cangrejo salteado con curry).

Aunque por fuera Jai Fay parece como cualquier casa de comidas de Bangkok, sus precios son de categoría internacional

El nombre del restaurante repite el de su dueña, una diminuta mujer de 70 años que suele cocinar con gafas de esquí para proteger sus ojos de los gigantescos woks repletos de aceite hirviendo y de las llamaradas que amenazan con prender fuego el pequeño restaurante.

La sencillez y calidez del Jai Fay contrasta con la elegancia y petulancia de Le Normandie, otro restaurante galardonado por la guía roja, en donde los hombres tienen la obligación de vestir con americana y no quitársela para comer.

Raan Jay Fai
El interior del Jai Fay no difiere de cualquier pequeño restaurante de Bangkok.

Precios nada populares

Jai Fay abrió su local hace 40 años, cuando Bangkok no tenía el tráfico endiablado de la actualidad, ni centros comerciales ni monorriel. Pero aunque sea un restaurante sin pretensiones, sus precios no están muy lejos de los otros ganadores. El popular omelette de cangrejo se cobra a 26 euros, y si bien Fay reconoce que es caro –y prohibitivo para la población local-, mantiene estos precios elevados para pagar salarios decentes a su personal y para revindicar su cocina. “Hay que respetar nuestra cocina y los productos del mar tal como hacen los japoneses”, dijo en una entrevista a la revista Vice.

Cabe precisar que la comida callejera en Tailandia es tan apreciada por los ricos hombres de negocios como por los taxistas, las amas de casa y los estudiantes. No hay distinción social en saborear rápidamente unos fideos salteados de pie o en una casa de comidas de tamaño mínimo.

michelin premio
Jai Fay al recibir la estrella Michelin.

Una dura y larga carrera

Jai Fay proviene de una familia humilde de siete hermanos. Tras el fracaso de una sastrería que ardió hasta los cimientos, se lanzó a cocinar en la ciudad portuaria de Nakorn Sri Thammarat, al sur del país. Allí aprendió a elaborar el cangrejo con vapor antes que hervido, y exigía a los proveedores que le traigan los ejemplares de más calidad.

Los especialistas en la cocina tailandesa coinciden en que Jai Fay podría haber saltado a una mayor fama con franquicias, seminarios, giras gastronómicas, libros y con el bautismo de productos gastronómicos, tal como hacen tantos chefs estrellas. Pero ella prefirió seguir al frente de su restaurante de la ciudad vieja de Bangkok y seguir salteando verduras, cangrejos y gambas en el aceite que arde en los woks.