Llega el bitcoin con gusto a vino

La bodega argentina Costaflores presume de vanguardia en sus propuestas para el mundo del vino.

Llega el bitcoin con gusto a vino

En Argentina se lanza una moneda virtual respaldada por un vino que se presentará en cuatro años

Las monedas virtuales, en medio de una fiebre especulativa que ha bajado considerablemente, se reproducen como setas. El bitcoin, la más popular en el mercado, se encuentra en los 5.500 dólares por unidad, cuando a mediados de diciembre casi había alcanzado los 15.878 euros.

Hay monedas creadas para respaldar el negocio de la marihuana, otras vinculadas a juegos de mascotas virtuales, pero hasta ahora ninguna se había lanzado relacionada con el vino.

La moneda con el vino como respaldo

Esta es la idea de Mike Barrow, un consultor en informática y propietario de la bodega Costaflores en Perdriel (Mendoza, Argentina). Esta provincia es la meca vitivinícola del país sudamericano, que tiene una notable producción de vinos de alta calidad, aunque la mayoría se destina al mercado interno.

Barrow lanzará la moneda MTB18 a un valor aproximado de cuatro euros, lo que costará el futuro vino Mike Tango Bravo. Su intención es que estos ‘tokens’ comiencen a circular y aumentar de valor (seguramente, sin el abrupto incremento del último trimestre del año), mientras que la empresa del informático lanzará una moneda por cada botella que se espera producir.

Sólo se compra con monedas virtuales

El vino será elaborado con las variedades malbec, petit verdot y cabernet sauvignon. Tras pasar por un reposo de 12 a 14 meses en barricas de vino y tanques de acero, la bodega lo lanzará al mercado en 2021.

Pero la única forma de comprarlas será con las monedas virtuales, lo que quizás su coste se vea incrementado notablemente. O no.

La arbitrariedad del precio

Con este proyecto, aseguró Barrow, quería ayudar a dar respuesta a la pregunta sobre el precio al sacar a la venta la botella, una cuestión difícil a la que se enfrentan muchos agricultores en el mundo del vino, "arbitrario" y lleno de "misticismo", con vinos de calidad por unos pocos dólares y otros que alcanzan tres o cuatro ceros en su valor final.

Barrow recuerda que hay vinos que pueden cotizarse por miles de euros, al contrario que las cervezas

La bodega Costaflores, que produce de media unas 15.000 botellas al año que exporta a países como India y España, a un precio que en Buenos Aires alcanza alrededor de 10,5 euros, más del doble del valor inicial del vino vinculado a la criptomoneda.

Tecnología de punta para el mundo del vino

Pero esta es una de las patas de su proyecto cibernético con el mundo del vino. La otra es la implementación de la tecnología blockchain para difundir todos los datos de la cosecha, con sensores digitales implantados en los viñedos, y la información contable, desde el precio de los corchos hasta los salarios o las ventas en India.

Con esta tecnología, imposible de ser alterada, Barrow espera que los clientes confíen en el vino orgánico y en que permita aumentar el valor de la moneda virtual.

Para este emprendedor, el vino es un respaldo más sólido que otras monedas que circulan en el mercado. “Nadie va a pagar miles de dólares por la cerveza mejor puntuada del mundo, pero esto sí ocurre con los vinos más prestigiosos”, dijo al diario argentino La Nación.