Cachitos, la apuesta tradicional por la cocina de vanguardia

La decoración de Cachitos Diagonal busca la calidez y cercanía con el cliente. Fotos: JP Escobar (Cachitos)

Cachitos, la apuesta tradicional por la cocina de vanguardia

El restaurante de la avenida Diagonal presenta un delicado equilibrio de platos sofisticados elaborados con productos de estación

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

26/11/2017 - 04:55h

A media tarde en estos días de otoño, por un curioso efecto, los rayos de luz que entran en el interior del Cachitos Diagonal rebotan en el suelo y llegan hasta una frase de Josep Pla escrita en la pared: “la cocina, cuando es más local, es más internacional”. Y bajo este lema se mueve este restaurante de la parte alta de Barcelona, que con tres años de vida se ha ganado un merecido lugar con su sofisticada combinación de platos vanguardistas elaborados con ingredientes tradicionales.

El chef José Vega renueva su carta periódicamente para ceñirse a su filosofía de presentar productos de estación. Descrito como un “menú para foodies”, Vega despliega elaborados platos donde la trufa blanca, así como los productos de mar y montaña desfilan en un delicado equilibrio.

Los platos son para compartir, pero tampoco son porciones exageradas. Son justas, concebidas para explorar sensaciones gustativas. Por ello, se sugiere que en pareja o con amigos se pidan varios platos y circulen entre los comensales, tal como se hace en cualquier bar con un desfile de tapas.

La propuesta para foodies

En el caso de este menú para foodies, el despliegue de platos comenzó con un tartar de atún bluefinn con guacamole, donde el suave gusto del primero era eclipsado por la intensidad del fruto de corazón verde. Le siguieron los guisantes del Maresme, matizados con virutas de jamón ibérico, y luego cuatro pequeños canelones de trufa y foie, uno de los platos destacados de la presentación.

La segunda parte eran preparaciones más contundentes, y aquí volvemos a encontrar este péndulo del mar a la montaña. Un claro ejemplo es la paella con chipirones y alcachofas, con un sabor equilibrado para no tapar el gusto de los moluscos. Y luego otra de las creaciones más logradas, la presa ibérica de medio kilo, servida con frutos rojos, donde la delicadeza de la carne era potenciada por la salsa y la presencia de moras y grosellas.

Fachada baja
Fachada exterior del Cachitos Diagonal.

Si es por elegir un plato del Cachitos Diagonal, sería el delicado canelón de trufas y foie

De postre, desfiló una presentación de torrijas, tarta de queso, y una bomba de chocolate que era necesario desactivar.

La filosofía de Cachitos

Como describe su directora Idoia Llombart, la idea de Cachitos Diagonal (así como su local hermano de Las Ramblas, más dirigido hacia los turistas) es reflejar el espíritu de las tapas de mercado, con productos frescos o los frutos de mar adquiridos en los remates de la lonja.

Paella de alcachofas y chipirones
Paella de alcachofas y chipirones, uno de los platos clásicos del Cachitos.

Por ello en su carta también se encuentran los huevos rotos con bogavante, los tallarines de calabacín con gambas, las gambas de Palamós, el chuletón de ternera gallega y los pescados del día.

En su decoración, de toques sofisticados pero cálidos y cercanos, se busca la comodidad y un trato cercano con los clientes. Dado que su cocina tiene horario continuo, es un lugar recomendado tanto para cenar o comer como para tomar una copa o un aperitivo a media mañana. Mientras tanto, se ve pasar al mundo por la Avenida Diagonal, que si hay suerte, es iluminada por el sol de otoño.

tartar de atun y guacamole
guisantes del Maresme con jamón
presa iberica con frutos rojos
canelon de foie y trufa
postres variados