Catas ideales para iniciados y expertos en el mundo del vino

Los vinos de Ca N’Estruc guiaron la cata del restaurante Tendiez. Fotos: José María Toro.

Catas ideales para iniciados y expertos en el mundo del vino

El restaurante Tendiez inicia su temporada de catas, una forma de conocer nuevos vinos y de aprender los secretos de un mundo fascinante

José María Toro

Blog Hedonista

Barcelona

02/03/2019 - 11:00h

Tendiez, el restaurante, bar de tapas y cocktails del hotel Pullman Barcelona Skipper, ha dado el pistoletazo de salida a sus sesiones de catas y cenas. La cita es el tercer jueves de cada mes, una invitación para expertos e iniciados en el mundo del vino, donde el local promete sorprender con una cata diferente en cada cita.

[Para leer más: La puerta de entrada a los mejores vinos de Burdeos]

La cata realizada el pasado 21 de febrero se realizó en el elegante espacio anexo del restaurante, una mesa central parapetada junto a una biblioteca que invita a leer y cultivarse con sus volúmenes en una de las paredes.

Decoración a tono

A un lado se encuentra una gran nevera expositora con los vinos de la carta del restaurante, que los conserva a la temperatura correcta y que es a la vez toda una declaración de intenciones de por qué estamos allí.

tendiez
La mesa del Tendiez preparada para la cata.

Desde el lugar se puede ver la cocina abierta, donde es posible observar los movimientos precisos, casi de cirujanos, del personal que compone el centro neurálgico del restaurante.

Durante el año Tendiez programó nueve catas, donde se aprenderán las diferencias entre diversos vinos españoles

Esta primera cata estuvo dirigida por Mónica, sumiller del equipo de Vila Viniteca, una referencia en España en grandes vinos nacionales e internacionales. El lugar cuenta con una gran oferta de vinos a la avanzada, ideal para poder comprar a precios más reducidos antes de que salgan al mercado.

Cata pedagógica

Mónica hizo una cata pedagógica, con una actitud próxima para perder ese miedo irracional o esa vergüenza al ridículo que nos inmoviliza ante el mundo del vino y de su críptica jerga.

En todo momento abrió las puertas a que los asistentes pudieran preguntar todo lo que quisieran, como las básicas de una cata y como empezar metódicamente desde la visual para distinguir los colores tanto en blanco como en tinto y entender su edad (más joven colores pálidos en blanco y ribetes violáceos en los tintos versus colores dorados y ribetes tejas respectivamente en los vinos con una edad).

[Para leer más: Familia Torres presenta sus vinos más prémium en Barcelona]

También se centró en las lágrimas que indican el grado alcohólico, es decir fina y rápida no tienen peso, estructura son bajas en alcohol, por el contrario si es gruesa y baja lentamente indicará que es un vino más carnoso, con estructura y más carga alcohólica. 

IMG 3239
Preparados para percibir las diferencias de tonos, aromas y sabores.

Diferencias de aromas y sabores

En cuanto a los aromas diferenció a los primarios (vegetales, frutales y flores), de los secundarios de levaduras con notas de panadería, bollería y de mantequilla y los terciarios que aporta la madera de las barricas.

La cata oral comenzó con la descripción de las diferentes zonas de la lengua y como localizarlas cuando se activa al entrar el vino en contacto con la superficie lingual, de tal manera que podemos distinguir esos sabores dulces, salados, ácidos o amargo y de esta forma comprender el por qué del uso de diferentes copas

Los vinos degustados

En la cata se probaron cuatro vinos asequibles para una iniciación rápida de la bodega Ca N’Estruc, de la DO Catalunya, perteneciente al grupo de Vila Viniteca.

Dos blancos de diferente añada sirvieron para encontrar la diferencia en el color y también en los aromas y sabores: Ca N’Estruc 2018 monovarietal de xarel.lo e Idoia Blanc 2017 de xarel.lo, garnacha blanca, macabeo y chardonnay.

IMG 3335
Entrantes en el restaurante Tendiez.

Dos tintos fueron la excusa para observar estas diferencias: el Idoia 2014 de uva syrah (60%) y de garnacha (40%) y L’Equilibrista 2015 de uvas syrah, garnacha y cariñena.

Los entrantes y platos

Después de vencer esos miedos iniciales y con la desinhibición propia que provoca el probar varios vinos, se pasó a la cena preparada para la ocasión y consistente en tapas a compartir.

Así pasaron estos platillos: cuchara de lubina en salmuera de remolacha, tartar de algas, salicornia y mayonesa de plancton; bombón de foie con fruta de la pasión y pan de especias; pulpo envuelto en kadaifi con salsa romesco; croquetas cuadradas de jamón ibérico y coca tostada con tomate de colgar y aceite de oliva Tendiez.

De plato principal llegó un pollo del Prat o pota blava IGP (reconocido por el color azulado de sus patas) deshuesado, servido con cigalas y salsa de vino rancio. De postre el trampantojo de falsa hamburgues de crema helada de speculos, chocolate y piña natural.

IMG 3340
Pollo Prat IGP o “pota blava”.

Los platos fueron firmados por el chef titular del restaurante Tendiez, José Sánchez, muy cómodo en la cocina mediterránea, y que se formó en el desaparecido Reno, en el Roig Robí, en el Hotel Arts y luego pasó al Eurostar Grand Marina hasta aterrizar en el Hotel Pullman Barcelona Skipper, donde es chef titular desde el 2006.

Las futuras catas

Las futuras catas organizadas son prometedoras y la próxima será el 21 de marzo. Se trata de un viaje enológico, con el Rueda versus el Rías Baixas, y el Rioja versus el Ribera del Duero.

Cada cata cuesta 22,5 euros por persona e incluye el uso del parking del hotel Pullman Barcelona Skipper

Se analizarán diferencias y similitudes, tipos de uvas, clima, terreno, dos blancos y dos tintos frente a frente que permitirá imaginarnos diversos escenarios para maridar con platos de nuestra gastronomía.

IMG 3356
Falsa hamburguesa.

El calendario de catas, con un total de nueve eventos, seguirá con los vinos bio del Penedès, vinos internacionales y de cavas. Se degustarán dos rosados y dos tradicionales de vinos catalanes: dos de la Conca de Barberà y dos de Costers del Segre.

[Para leer más: El tren de los amantes del vino estrena nueva temporada]

También habrá una comparación de un Rioja con denominaciones de origen más pequeñas pero con grandes vinos como es el caso de Calatayud (Las Rocas de San Alejandro), de Madrid (El Hombre Bala) y de Méntrida (Las Uvas de la Ira).

Para finalizar esta serie habrá una cata con vinos de alto nivel: dos Riojas de Palacios Remondo, un Priorat (Les Terrasses de Alvaro Palacios) y un Cierzo (Villa De Corullón). En cada una de las catas el precio es de 22,5 euros, e incluye uso del parking del hotel.