La cena de más altura (y estrellas) en la noche barcelonesa

Observatorio Fabra, un mirador privilegiado sobre Barcelona. Imagen: Jordi Català.

La cena de más altura (y estrellas) en la noche barcelonesa

Citarse para cenar bajo las estrellas es siempre un privilegio; hacerlo en el techo de Barcelona recorriendo su envoltura astronómica, una excepcionalidad

Jordi Català

Jordi Català Infographics

Barcelona

13/09/2019 - 15:28h

Las Cenas con Estrellas constituyen una de las experiencias más insólitas e imprescindibles para disfrutar desde las alturas del Tibidabo de una Barcelona en toda su extensión con una vista maravillosa, una gastronomía espectacular y un número importante de actividades científicas en torno a las estrellas y el cielo.

La actividad tiene lugar junto al Observatorio Fabra desde principios de junio hasta el 6 de octubre aprovechando la bonanza climática del Mediterráneo aunque las alturas barcelonesas generan un cierto fresco (hasta 6 grados menos que en el centro de la ciudad).

El Observatorio Fabra, con su telescopio de 1904, es el cuarto más antiguo del mundo que sigue en funcionamiento

Este evento combina la divulgación científica y la observación astronómica con una sugerente propuesta gastronómica.

[Para leer más: El restaurante que cambia la cara gastronómica de Las Ramblas]

Un mirador privilegiado sobre Barcelona

El Observatorio y las cenas se sitúan en uno de los miradores privilegiados de la ciudad de Barcelona en la montaña del Tibidabo, muy cerca del parque de atracciones del mismo nombre.

Cenas con estrellas. Foto: Sternalia.
El Observatorio ofrece una excelente panorámica sobre Barcelona. Foto: Sternalia.

Diseñado por Josep Domenech Estapà en arquitectura del Modernismo, el observatorio se ubica en un contrafuerte de la montaña, encarado al sur, a 415 metros sobre el nivel del mar.

Es propiedad de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona y debe su nombre al mecenas que hizo posible su construcción, el industrial Camil Fabra

Su actividad científica actual se centra en el estudio de asteroides y cometas. Es el cuarto observatorio más antiguo del mundo que sigue en activo.

Cenas con estrellas

La velada se inicia con una copa de bienvenida que da paso a la cena, con una imaginativa y deliciosa propuesta gastronómica pensada en clave astronómica como equinoccio de primavera (entrantes), un nigiri de sardina con salsa de ostras y pita de Ensaladilla de verano.

Sopars amb Estrelles. Foto: Sternalia.
Cenar con estas vistas es todo un privilegio. Foto: Sternalia.

Le siguen el secreto de Poseidón (primer plato), que es un canelón de rape y marisco con veloute suave y la nebulosa de Orión (segundo plato), una ternera en tres cocciones con tallarines de calabaza, shitakes y puré de celery. 

A los pies, Barcelona, y sobre la cabeza, un cielo inmenso, libre de contaminación lumínica y de decorados urbanos

Como postre, sonda Cassini en forma de cubic cheesecake con tierras Lunares.

Todo ello regado con un blanco Poesía, DO Catalunya, un tinto Cuatro Gotas, DO Rioja, y cava brut J. Raventós.

Lo más impactante, no obstante, es la ubicación: una terraza panorámica con la ciudad condal a los pies, justo cuando empieza la noche y cuando en un cielo inmenso, limpio de contaminación lumínica y de decorados urbanos, se extiende un manto de estrellas. 

La cena se combina con la divulgación. Foto: Sternalia.
La cena se combina con la divulgación. Foto: Sternalia.

Espectáculo celeste

Una vez finalizada la cena, se ofrece una conferencia de divulgación científica de unos 30 minutos aproximadamente, con posibilidad de formular preguntas en torno a lo explicado. 

La noche siempre invita a visitar el Observatorio, deambular bajo su cúpula y curiosear en su inmenso telescopio.

Ya en el interior se accede al museo, la sala de principios del siglo XX y el telescopio de pasos, para pasar después a la sala de la gran cúpula, que conserva los elementos originales; en ella se podrán observar elementos de constelaciones lejanas, estrellas y gran parte del sistema solar, utilizando el telescopio refractor Mailhat de 38 centímetros de diámetro y de 1904, uno de los más grandes y antiguos de Europa aún en funcionamiento.

Telescopio Observatori Fabra. Foto: Sternalia.
Telescopio Observatori Fabra. Foto: Sternalia.