Cinco cervezas belgas de abadía para sentirse cerca del cielo

Pocos placeres hay en el mundo tan intensos como llevarse a la boca una cerveza belga de abadía. Foto: Leffe.

Cinco cervezas belgas de abadía para sentirse cerca del cielo

Los idólatras del líquido espumoso más consumido del planeta se rinden ante las cervezas de abadía belgas. Mostramos cinco de las mejores elaboraciones

José Manuel Torres

Valencia

06/06/2020 - 16:00h

Se conoce la existencia de la cerveza desde hace más de cuatro mil años. En Europa, y concretamente durante la Edad Media, los monjes de los monasterios belgas elaboraban un tipo de cerveza, conocida posteriormente como de abadía, que adquirió una gran fama y reputación por su sabor y calidad, y también porque en aquellos tiempos de enfermedades y continuas pandemias, era mucho más seguro beber cerveza que agua.

En nuestros días, un gran porcentaje de las marcas que producen cervezas de abadía están en manos de grandes cerveceras, de algunas pequeñas corporaciones empresariales de corte cristiano, o de empresas laicas que toman el nombre de algún monasterio para dar mayor prestigio a su firma.

Las principales categorías de estas cervezas de abadía son: rubia, ale, doble, triple y cuádruple, incrementándose el cuerpo y grado según se asciende en la escala, lo que se consigue mediante una doble o triple fermentación, la última de ellas en la propia botella, por lo que muchas de ellas son turbias y tienen sedimentos en el fondo. Además, cuánta más cantidad de cebada malteada contengan, más ganan en intensidad de aromas y sabores.

Rubia, ale, doble, triple y cuáduple; de doble o triple fermentación; de espuma densa y una amplia gama de tonalidades que van del dorado al rojizo, las cervezas de abadía son un placer cargado de matices

Las cinco cervezas de abadía que presentamos y que pueden encontrarse en algunos supermercados y tiendas especializadas de nuestro país, son algunas de las mejores de Bélgica, (y no es poco decir en un país que ama con auténtico fervor esta bebida).

Durante la Edad Media muchas abadías belgas elaboraban su propia cerveza

Durante la Edad Media muchas abadías belgas elaboraban su propia cerveza

[Para leer más: Marchando 10 cervezas artesanas para sobrellevar el confinamiento]

Tongerlo Lux Blonde

Los monjes norbertinos, seguidores de San Norberto, fundaron en 1130 su comunidad monástica en la localidad de Tongerlo, en la provincia de Amberes, donde se consagraron a la elaboración de su propia cerveza artesanal. Utilizando tecnología contemporánea y tanta pasión como la de aquellos monjes, la compañía belga Haacht Brewery se ha asegurado desde 1990, que esta tradición centenaria perdure.

Dentro de la variedad de cervezas con el sello Tongerlo, destaca la Lux Blonde, una elaboración cuya segunda fermentación se realiza en botella y que consiguió ser la primera belga de abadía en convertirse en la mejor cerveza del mundo en los World Beer Awards 2014.  

De color cobrizo y densa espuma, su inicio es suave, con una dulzura pronunciada, apareciendo inmediatamente notas florales, de frutas blancas y especias. Una cerveza de abadía redonda, gustosa y fácil de beber que acompaña muy bien a una tabla de quesos  franceses o belgas.

Tongerlo Lux Blonde

Tongerlo Lux Blonde.

Estilo: Blond Belgian

Graduación: 6% alc. Vol.

Val-Dieu Triple

La Abadía Notre-Dame du Val-Dieu en Aubel, fundada en 1216, es un lugar tranquilo en medio del Pays de Herve, en la diócesis de Lieja, al este de Bélgica. En marzo de 2001, los últimos tres monjes que aún moraban en Val-Dieu, abandonaron el recinto monástico para residir en otras abadías cistercienses. La orden decidió entonces confiar la abadía a una  comunidad cristiana, así como la elaboración y posterior comercialización de una cerveza con varios cientos de siglos de historia a sus espaldas.

Cinco son las variedades producidas en la abadía de Val-Dieu, todas ellas son auténticas cervezas de abadía, elaboradas de acuerdo con el proceso tradicional de infusión. El secreto de la calidad y prestigio de la cerveza Val-Dieu viene dado por el agua de los manantiales colindantes y por sus levaduras.

Val-Dieu Triple es una de sus más afamadas cervezas, fruto de una larga fermentación, la última de ellas en botella. De color amarillo ligeramente turbio, desprende intensos aromas a cereales, malta y lúpulo. En boca destaca por su sutil amargor y su sabor herbáceo y especiado. Ideal para disfrutar de una olla de mejillones al vino blanco acompañada de un plato con patatas recién fritas, tal y como lo haría un belga de pro.

Val Dieu Triple

Val Dieu Triple.

Estilo: Blond Triple

Graduación: 9% alc. Vol.

Leffe Radieuse

La Abadía de Nuestra Señora de Leffe, fundada en 1240 por los monjes premonstratenses se encuentra en la ciudad de Dinant, en Valonia, a orillas del río Mosa. En este idílico lugar los monjes elaboraban una cerveza que tenía fama en toda la región, y que actualmente, y bajo la marca Leffe, produce la cervecería Artois en su fábrica de Lovaina. Esta cerveza se elabora bajo licencia de los monjes de la abadía de Leffe, y los beneficios se reparten entre la empresa y el monasterio.

Leffe disponen de una cartera con diversas variedades, todas ellas comercializadas como auténticas cervezas de abadía que son distribuidas en todo el mundo. Entre todas, nos decantamos por la Leffe Radieuse, una cerveza tostada de color cobrizo ámbar rojizo, de espuma densa y muy blanca, que posee aromas propios de la malta, notas herbáceas y especiadas. Al degustarlo se percibe enseguida su equilibrado dulzor, así como sus recuerdos a frutos rojos con ciertos toques de pimienta negra. Excelente para compartirla con comida picante tailandesa o mexicana.

Leffe Radieuse

Leffe Radieuse.

Estilo: Strong Ale

Graduación: 8.2% alc. Vol.

Abbaye D’Aulne Brune

En tierras valonas, en el Vallée de la Paix (Valle de la Paz), y junto al río Sambre, la orden cisterciense fundó en 1147 la gran Abadía d’Aulne. Desde casi los inicios comenzaron a producir su propia cerveza para poder dar diariamente una bebida salubre a unos mil padres y monjes.

En 1849 la cervecería fue cerrada, y hubo que esperar unos cien años para que un grupo de laicos dedicados a la elaboración de cerveza fueran autorizados por primera vez a producir  cervezas de abadía. Nace de esta forma en 1950 La Brasserie de l’Abbaye d’Aulne, situada a pocos metros de la abadía y que, a día de hoy, sigue fabricando las variedades cerveceras que los monjes de Aulne elaboraban hace ahora casi 9 siglos.

Seleccionamos la Abbaye D’Aulne Brune, una cerveza tostada con segunda fermentación en botella, de tonalidad oscura, que se caracteriza por sus notas caramelizadas y claramente especiadas, y también por su agradable sabor dulce-amargo. En nariz desprende notas malteadas tostadas con un toque de nuez.

Abbaye D'Aulne. Brune

Abbaye D'Aulne. Brune.

En cuanto a su sabor, es claramente especiado y está marcado por un dulzor meloso. Resulta gratificante compartirla con comida china, con un queso manchego artesanal curado o con un queso cheddar mature inglés.

Estilo: Belgian Dubbel

Graduación: 6% alc. Vol.

Bornem Dubbel

La abadía de Saint Bernardus es un monasterio de monjes cistercienses ubicado en Bornem, en la provincia de Amberes. Fundado en 1836, sigue activo actualmente. Sus monjes estuvieron casi un siglo elaborando su propia cerveza que era vendida por toda la región. Desde 1971 la fabricación y comercialización de las cervezas con la marca Bornem está en manos de la firma belga Brouwerij Van Steenberge, emplazada en la localidad de Ertvelde, en Flandes.

Tan sólo elaboran dos cervezas: Bornem Dubbel y Bornem Tripel. Nos decidimos por la primera, una elaboración de color ámbar cobrizo con densa espuma blanquecina que posee aromas a lúpulo con notas de pera y melocotón con un fondo de caramelo. Su sabor es muy afrutado y ligero con un perfecto dulzor, mostrando toques de fruta blanca y de almendras tostadas. Su final es amargo y seco.

Bornem Dubbel

Bornem Dubbel.

Como última curiosidad, comentar que antaño, los monjes de la abadía de Saint Bernardus solían ayunar durante 40 días y 40 noches en los que no había comida, sino sólo cerveza… ¡Así cualquiera!

Estilo: Belgian Dubbel

Graduación: 8% alc. Vol.