Cinco pueblos y seis maravillas gastro para comerse las Rias Baixas

En las aguas de las Rías Baixas se capturan excelentes pescados y mariscos. Foto: Getty Images.

Cinco pueblos y seis maravillas gastro para comerse las Rias Baixas

Percebes, chocos, navajas, ostras, almejas, lamprea, gallo… Viajamos al paraíso gastronómico de Galicia

José Manuel Torres

Valencia

28/02/2020 - 19:23h

Viajar a Galicia siempre es un gran placer para los sentidos pero más, quizás, en las Rias Baixas, un suculento destino que incluye localidades como Redondela, Lalín, Cangas del Morrazo, Mos y Arbo, pero también recetas deliciosas como el cocido o la lamprea a la bordolesa.

Las villas marineras que jalonan las Rías Baixas son un espectáculo de belleza que además atesoran una enorme y variada riqueza gastronómica que ofrece productos extraordinarios como chocos, navajas y percebes, almejas de O Carril, ostras y mejillones.

Solo durante los tres días que dura la Festa do Choco se consumen más de 5.000 kilos de este delicioso producto

[Para leer más: La ruta de los vigilantes solitarios de Galicia]

Redondela loves chocos

Comenzamos nuestro tentador viaje en la localidad de Redondela, situada en la comarca de Vigo, junto a la ensenada de San Simón. Aquí acuden masivamente los amantes de la buena mesa a comer sus chocos (sepias). De hecho, en Galicia se conoce a los habitantes de Redondela como “choqueiros” por su  gusto desmedido por este cefalópodo.

Los chocos de Redondela, se cocinen como se cocinen, están buenísimos

Se cocinen como se cocinen, los chocos de Redondela están buenísimos. Foto: Turismo Rías Baixas.

Cada mes de mayo se celebra la Festa do Choco en la que anualmente se dan cita más de treinta mil personas para devorar con verdadero fervor más de 5.000 kilos de chocos que se sirven en una gran carpa emplazada en la Alameda.

Se toman en su tinta, con arroz o en empanada, y siempre se cortejan con una buena copa de Albariño.

Todos los meses de mayo se celebra en Redondela una fiesta en honor al choco, donde se consumen más de 5.000 k de este manjar

Para comerlos fuera de esta fiesta hay dos restaurantes de referencia: Lemos, donde los cocinan de cine y los sirven con patatas de temporada y arroz (¡Vivan las patatas gallegas!), y O Xantar de Otelo, restaurante familiar recomendado por la guía Michelin que dispone, además, de sus propios barcos de pesca. ¿Se puede pedir más?

Lalín: el feudo del mejor cocido

Nos dirigimos después a Lalín, en la comarca del Deza. Si por algo se conoce a este municipio es por su contundente y glorioso cocido. Se puede comer en muchos restaurantes de la localidad pero es francamente recomendable hacerlo en La Molinera, donde el joven cocinero Diego López borda un plato único cuya peculiaridad reside en que sus carnes se conservan en salazón, desde la cabeza de cerdo al tocino y el lacón por lo cual debe ser siempre muy bien desalado para ser cocinado convenientemente.

Hay que llegar con hambre para acabarse el complet´simo cocido de Lalín

Hay que llegar con hambre para acabarse el completísimo cocido de Lalín. Foto: Turismo Rías Baixas.

Además, entre sus ingredientes incluye también rabo de cerdo, costilla chorizo, ternera, garbanzos o grelos hasta sumar casi una veintena de ingredientes.

Desde mediados de enero hasta mediados de febrero se celebra cada año la Feira do Cocido de Lalín. Pero realmente da igual cuando se vaya a comerlo porque en sus restaurantes y mesones se sirve durante todo el año. Lo hemos probado y hasta en agosto sienta de lujo.

[Para leer más. Un nuevo Parador eleva la experiencia del lujo en la Costa da Morte]

Navajas y percebes de escándalo

Entre las rías de Vigo y Pontevedra, con vistas a las islas Cíes y Ons, descubrimos Cangas del Morrazo, o simplemente Cangas, precioso municipio ubicado en el epicentro de las Rías Baixas.

En Cangas destacan los pescados y mariscos que se capturan en sus costas. Pero si hubiera que elegir solo dos, las majestades son las navajas y los percebes que se pescan cerca de las islas Cíes, donde la calidad de las aguas determina su gran sabor.  

Las navajas de Cangas probablemente sean las mejores de España

Las navajas de Cangas probablemente sean las mejores de España. Foto: Turismo Rías Baixas.

Los percebes en Cangas se preparan simplemente hervidos con agua y sal y laurel. Las navajas tampoco se cocinan en demasía, como por otra parte debe hacerse siempre con un buen producto. Lo habitual es hacerlos a la plancha y acompañarlos de una picada de ajo, sal y perejil junto a un buen aceite de oliva.

Son muy famosos los percebes y navajas que se sirven en el restaurante Cabo Home de Donón y los del restaurante Doade, en la parroquia de O Igrexario. En el centro de la localidad los cocinan de lujo en los restaurantes: Sol Poniente y Casa Macillos.

El inconfundible gallo de Mos

En Mos, que pertenece a la comarca histórica de As Terras da Louriña, se comen, como en casi todas las Rías Baixas, muy buenos pescados y mariscos, pero el rey, desde un punto de vista gastronómico, es el gallo.

El gallo de Mos es especie protegida, de raza autóctona y carne prieta, exquisita y de gran calidad. Se cría únicamente con maíz, trigo, legumbres y patatas. El animal anda suelto y muy tranquilo en fincas acotadas y con espacio más que suficiente, por lo que su nivel de grasa es muy bajo y está infiltrada, lo que le proporciona un sabor intenso y muy gustoso.

El Gallo de Mos es una exquisitez de las Rías Baixas

El gallo de Mos es una exquisitez que hay que probar en la zona. Foto: Turismo Rías Baixas.

Aunque se puede comer de muchas formas, es exquisito en forma de guiso con verduras variadas y patatas, tal y como lo preparan en Mos y en algunas de sus aldeas colindantes.

Lo ideal es comerlo en las casas pero, a falta de madre o abuela que nos lo prepare, lo mejor es acercarse al O Cavaliño o al restaurante Esteban donde tampoco es que se queden mancos cocinándolo.

La milenaria lamprea de Arbo

Todo aquel gourmet que se desviva por probar platos un tanto arriesgados debe acudir al municipio de Arbo para deleitarse con un manjar muy especial denominado lamprea, un agnato prehistórico, que en cristiano quiere decir que es un pez sin mandíbula, de cuerpo gelatinoso y cilíndrico que, sin pertenecer a la misma especie, recuerda mucho al sabor y a la textura de la anguila.

La lamprea de Arbo es famosa en todo el mundo y se pesca en el río Miño desde época de los romanos, que literalmente se volvían locos con ella y se la llevaban seca a Roma.

Lamprea a la bordalesa de Arbo

Lamprea a la bordalesa de Arbo. Foto: Turismo Rías Baixas.

En los restaurantes de Arbo y en los de sus aldeas se prepara de muchas formas, especialmente guisada en su propia sangre (a la arbense), a la bordalesa -un gustosísimo estofado con vino tinto de Ribeiro, en empanada, rellena, con fideos y tirabeques, frita o asada a la brasa.

El mejor momento para degustarla es justamente ahora, de enero a abril, pues es el período en el que se permite su pesca. Además, durante la última semana de abril se celebra en la localidad la Festa da Lamprea, un encuentro gastronómico multitudinario considerado fiesta de Interés Turístico Nacional al que acuden aficionados a este manjar llegados de toda Galicia, pero también del resto de España y Portugal.

Entre los mejores restaurantes para degustarla se encuentran el Mesón Da Lamprea, en Cabeiras, en el concello de Arbo, y los restaurantes A Vila y A Rula, ambos ubicados en el mismo Arbo.