Cinco restaurantes en Palma para saborear la esencia del Mediterráneo

Los productos baleares de temporada inspiran del chef británico Marc Fosh. Foto: Marc Fosh.

Cinco restaurantes en Palma para saborear la esencia del Mediterráneo

La cocina de Palma de Mallorca resulta un deleite para los sentidos gracias a los productos del mar y la tierra que provee una isla tan gustosa como mágica

José Manuel Torres

Valencia

01/02/2020 - 18:30h

En las Islas Baleares, y especialmente en Palma de Mallorca, se reconoce una gastronomía caracterizada por el legado culinario de todas las culturas que lo han habitado a lo largo de la historia. Elaboraciones típicas como el cuscusso, dulce de origen árabe, las calderetas de pescados y mariscos con reminiscencias catalanas o el legado inglés de la ginebra son ejemplos de sus interesantes influencias.

Restaurantes como March Fosh, Adrián QuetglasAromata, Emilio Innobar y Bahía Mediterráneo representan la mejor forma de entender esa esencia gastronómica balear del Mediterráneo.

Afincado en Palma de Mallorca, Marc Fosh fue el primer chef británico en conseguir una estrella Michelin en España

[Para leer más: Claves y direcciones para disfrutar Mallorca fuera de temporada]

Marc Fosh

El primer chef británico en conseguir una estrella Michelin en España, incluso antes de recibirla en su actual restaurante, fue Marc Fosh, cuyo negocio se ubica en el céntrico Carrer de la Missió de Palma de Mallorca, en un edificio del siglo XVII en el que se emplaza también el Hotel Convent de la Missió.

El patio central  de March Fosh permite cenar fuera cuando llega el buen tiempo

El patio central de March Fosh permite cenar fuera cuando llega el buen tiempo. Foto: Marc Fosh.

La decoración de Marc Fosh es vanguardista y urbana, priman la luz y el espacio. Cuenta con una buena muestra de arte moderno y dispone, además, de un placentero patio central para cenar fuera cuando llega el buen tiempo.

Los platos se inspiran en los productos de temporada de calidad de las Islas Baleares, preparados sin excesivos artificios, dejando que los auténticos sabores de los alimentos fluyan por sí mismos.

Para mostrar sus habilidades como cocinero, Fosh diseña diferentes menús degustación cuyos precios fluctúan entre los 29 y 50 euros al mediodía, hasta los 92 euros por las noches.

Hay platos excelentes y muy bien ejecutados que hay que probar como el salmón marinado con texturas de zanahorias, esencia de hinojo, crème fraîche ahumada y oxalis; el pato asado con puré de apio-nabo, clorifila de levitisco, pino y jugo de 3 especias; o la sabrosa lubina salvaje con pulpo marinado, pil-pil de limón en salmuera, bulgur y harrisa.

Los platos de Marc Fosh se inspiran en los productos de temporada de calidad de las Islas Baleares

Marc Fosh también ofrece interesantes propuestas veganas y vegetarianas. Foto: Marc Fosh.

Veganos, vegetarianos y aquellos que gusten de cuidarse están de enhorabuena, pues en March Fosh encontrarán un menú natural con propuestas tan deliciosas como el canelón de aguacate-naranja o el capuchino de setas. Magnifica carta de vinos.

El bonaerense con ascendencia mallorquina Adrián Quetglas busca democratizar la alta cocina con menús que van de los 35 a los 55 euros

Adrián Quetglas

En el número 20 del Passeig de Mallorca se descubre al conocido restaurante Adrián Quetglas, regentado por un chef argentino que quiso poner su propio nombre y apellido a un negocio de restauración que goza de gran prestigio en la isla.

Adrián, bonaerense con ascendencia mallorquina, llegó a la isla cuando era un adolescente. Comenzó como camarero y posteriormente, su pasión por la cocina le llevó a París, Londres y Moscú, donde permaneció durante 10 años.

Vanguardismo y mucha luz en el restaurante Adrián Quetglas. Foto Arthur Leblanc.

Vanguardismo y mucha luz en el restaurante Adrián Quetglas. Foto: Arthur Leblanc.

En  2015, Adrián abre su restaurante Adrian Quetglas en Palma de Mallorca y en dos años consigue una estrella Michelin.

Adrián Quetglas tiene una misión en la vida como cocinero, que es la de democratizar la alta cocina intentando no sobrepasar los límites de la razonabilidad en los precios. Por ello ofrece dos menús diferentes, en los que se refleja su estimable, talentosa y audaz concepción de la cocina de mercado. En primer lugar, un menú por 35 euros de 5 pasos al mediodía y otro para las noches de 7 pasos a 55 euros.

No hay que perderse exquisiteces como el bacalao con muselina de calamar y ali oli de pieles de limón, el huevo de oro con nieve de trufas, el rodaballo con arroz de tomates fermentados, cremoso de setas y suero de pecorino o la increíble ternera con muselina de chirivías, peras y avellanas, entre otros platos. Ambiente elegante y excelente carta de vinos con especial importancia a los cada vez más afamados vinos mallorquines.

Los platos de Adrián Quetglas. Foto Arthur Leblanc

Los platos de Adrián Quetglas son de gran belleza. Foto: Arthur Leblanc.

Aromata

El joven cocinero mallorquín Andreu Genestra, propietario del restaurante Aromata de Palma de Mallorca, galardonado con un sol Repsol y un bibgourmand Michelin 2020, es un claro ejemplo de empeño y tesón profesional.

Empezó a los 15 años fregando ollas en un hotel de playa y a los 16 se puso a estudiar en la escuela de Hostelería UIB. Su talento innato le llevó más tarde a Barcelona, a El Bulli, Mugaritz y Arzak. Después cocinó en Londres, Estocolmo, Moscú, París…. Todo un periplo hasta llegar a abrir su actual restaurante Aromata, con el que triunfa en la capital mallorquina.

En un local elegante, de paredes de piedra, arcos y distinguido comedor, Andreu y su equipo sugieren una cocina mediterránea y estacional que interactúa cabalmente entre el pasado y el presente.

Sabores mexicanos, asiáticos y mediterráneos se entremezclan en Emilio Innobar en una propuesta que denominan Fine Fusion

Para ello, ofertan un menú de mediodía (Aromata Migdia) con el que pretenden llevar la alta gastronomía a todo el mundo, primando esencialmente una materia prima excelentemente tratada, que permita al comensal viajar por toda la isla de Mallorca. Por las noches se ofertan dos menús, Aromata, que incluye delicias como el rodaballo asado con champagne, y Sentits (sentidos), muy completo y que encierra en su interior maravillas gustativas como el cordero con remolacha e higos o el gustoso frutos del mar con manzana verde. Excelente bodega y mejor servicio.

Aromata muestra un comedor elegante con paredes de piedra y arcos y distinguido comedor

Aromata muestra un comedor elegante con paredes de piedra y arcos. Foto: Aromata.

[Para leer más: Dónde comer con el sello de la guía Michelin (y por menos de 35 euros)]

Emilio Innobar

Probablemente no haya mejor restaurante en Palma de Mallorca para deleitarse con una cocina de fusión que el restaurante Emilio Innobar.

Acomodado en el casco antiguo de la ciudad, en Emilio Innobar se aprecia una cocina que entremezcla sabores mexicanos, asiáticos y mediterráneos. Una culinaria a la que el chef mejicano Emilio Castrejón, ha denominado ‘Fine Fusion’.

Antes de su restaurante en Palma, Emilio Castrejón había trabajado como chef en Estados Unidos, Alemania y Japón. Fue en este último país donde aprendió a cortar pescado para sashimi como si fuera un nativo.

Mezcla de sabores mexicanos, asiáticos y mediterráneos en Emilio Innobar

Mezcla de sabores mexicanos, asiáticos y mediterráneos en Emilio Innobar. Foto: Emilio Innobar.

Castrejón solo trabaja con ingredientes frescos y de alta calidad, algo que se percibe en un menú que cambia constantemente según los productos disponibles en el mercado local al que el chef acude a diario. Sin embargo, siempre hay una selección de sashimi, tataki y ceviche a base de atún, salmón, gambas y una variedad de pescado blanco. También algunos deliciosos platos de carne como la ternera coreana o el solomillo picante, entre otros.

El espacio de Innobar está decorado con colorido y personalidad, y el ambiente siempre está muy animado pues tiene mucho éxito. La cocina al descubierto no esconde nada, y en ella puede verse a Castrejón trabajando mientras el comensal disfruta de una propuesta gastronómica imaginativa, fresca y gustosa.

Modernidad y mucho espacio en el comedor del restaurante Emilio Innobar

Foto: Emilio Innobar.

Bahía Mediterráneo

En el número 33 del agradable Paseo Marítimo de Palma de Mallorca, hallaremos el restaurante Bahía Mediterráneo. Está instalado en la quinta planta de un antiguo hotel modernista de los años 30 y goza de maravillosas vistas a la bahía de Palma. Es un restaurante realmente exquisito en todos sus aspectos (servicio, vajilla, cristalería, carta de vinos…).

El comedor destaca por el amplio espacio y por su delicada decoración que combina la época en la que se construyó el hotel con elementos actuales, mientras que las mesas situadas en la terraza son un encanto por las mencionadas vistas.

En la cocina de Bahía Mediterráneo encontraremos al chef ejecutivo Klaus Brunmayer, que trabajó en el restaurante Tristan de Portals Nous con el chef Gerhard Schwaiger, poseedor de varias estrellas Michelin.

El comedor de Bahía Mediterráneo está emplazado en la quinta planta de un antiguo hotel modernista de los años 30

Bahía Mediterráneo se ubica en la quinta planta de un antiguo hotel modernista. Foto: Bahía Mediterráneo.

Aquí desarrolla una cocina mediterránea, decidida, imaginativa y talentosa, en un menú decididamente bajo en carbohidratos en el que reinan los pescados y las carnes.

En la carta destacan excelentes elaboraciones como los langostinos en tempura con mayonesa picante, ravioli relleno de mero con crema de espinacas y salsa de trufa blanca, el solomillo y la chuleta gallega, langosta, bogavante y la siempre delicada gamba de Sóller. Imprescindible un postre tan bien acabado como el kaiserschmarrn con ragout de ciruelas.