Cinco tendencias alimentarias que marcarán el futuro más cercano

Puesto del mercado La Boquería, en Barcelona. El consumo de alimentos locales es una tendencia que marcará nuestra alimentación en el futuro cercano. Foto: Archivo

Cinco tendencias alimentarias que marcarán el futuro más cercano

En el futuro, los alimentos seguirán siendo una principal fuente de energía, pero cambiará la forma en la que se produce, consume y distribuye

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

15/10/2017 - 18:33h

Nuestras tendencias de consumo alimentarias se transformarán dramáticamente en el futuro cercano. La alimentación se adaptará a las necesidades que demanda el ritmo de vida actual, concentrada en espacios urbanos, con mayor flexibilidad en sus presentaciones y ligada a la tecnología.

Un estudio de tendencias aplicadas a la alimentación del Centro Tecnológico AZTI señaló algunas de las tendencias que desde ya son clave en la forma en la que consumimos productos alimentarios. La comida seguirá brindando satisfacción y energía; lo que cambiará es todo lo que la rodea.

Alimentación efímera. Los nuevos ritmos de vida urbanos obligarán a muchas personas a alimentarse sobre la marcha, con opciones para comer en cualquier lugar y momento. Esta tendencia supondrá un enfoque similar al de la fast food, pero además de ser práctico se tendrá cada vez más en cuenta que las opciones sean saludables y de alta calidad.

Alimentación local. En un mundo cada vez más globalizado, hay quienes apuestan por lo local. En la alimentación, el consumo de productos de cercanía supone una mayor transparencia, una forma de conectar con personas y productores locales, y de comer alimentos más frescos y sin las facturas que pasa el proceso de importación.

Alimentación personalizada. Las dietas personalizadas parten de la capacidad de obtener mayor conocimiento sobre el propio estado de la salud y que la alimentación se estructure en base en esa información. Si una persona es hipertensa y no digiere bien la lactosa, ya tiene dos puntos de partida para elaborar una dieta que se adapte a sus carencias y necesidades.

Alimentación consciente. La producción industrial de comida ha provocado que en el último siglo la alimentación sea cada vez más “irresponsable”, pues muchos productos son dañinos para el medio ambiente, incurren en el maltrato animal y se producen en condiciones inhumanas. La tendencia por consumir productos sostenibles o bio, sin injusticias de por medio, seguirá influyendo en la alimentación.

Experiencia alimentaria. En EEUU le llaman “eatertainment”, y tiene mucho que ver con todo menos comida. Se trata de consumidores que buscan algo más que la simple compra de un menú; buscan una experiencia alimentaria que se convierta en una memoria inolvidable.