De cómo Freixenet se olvidó de las burbujas en su campaña de Navidad

Imagen del nuevo spot publicitario de Freixenet para la próxima Navidad.

De cómo Freixenet se olvidó de las burbujas en su campaña de Navidad

La empresa de Sant Sadurní da un giro de 180 grados a su estrategia de seducción: el cava ya no es sólo para brindar en grandes momentos

Equipo Cerodosbé

Barcelona

02/12/2018 - 16:00h

Tras más de cuatro décadas en brazos de sus icónicas burbujas, Freixenet da en 2018 un giro a la tradicional campaña navideña. Apenas hay rastro de su emblema y del tradicional brindis. Quedan para el recuerdo. La cavista mantiene su apuesta por la celebración, pero la desmitifica y la extiende a todo tipo de contextos: desde una comida familiar a una salida entre amigos en la playa.

Al ritmo de Night and day, del estadounidense Cole Porter, Freixenet quiere que sus espumosos sirvan para “celebrar los grandes momentos, pero también los pequeños”, explicó la directora de marketing de la empresa, Martina Obregón. El caldo ya no es un producto únicamente diseñado para después del postre.

“Cuando me topé con la idea, vi que era una reto enorme. Había que cambiar toda la imagen transmitida a lo largo de los últimos 40 años”, admitió Virgil Ferragut, el joven que dirige el flamante anuncio. "Aunque tuviera 85 años lo hubieras escogido igual", garantizó Pedro Ferrer, el consejero delegado de la compañía.

Freixenet: "hay que evolucionar con el público"

Pero Ferragut busca conectar con el público joven, al que le cuesta acercarse el cava. De ahí la ausencia total de famosos. "El milenial quiere identificarse con la marca, no tanto ver una cara conocida", coincidieron los impulsores. "Hay que respetar la marca y su legado, pero también hay que evolucionar con el público", añadió Obregón.

El comercial, que puede asemejarse al sello de identidad que Damm plasmó en sus últimos anuncios, combina cuatro escenas en las que aparece el cava Freixenet: una comida familiar en una casa rural, una pareja que celebra haberse comprado su primer piso, un grupo de jóvenes de celebración en una playa  y una lujosa fiesta en la que, ahí sí, aparece el dorado característico de la marca.

Para la campaña navideña, la empresa apuesta por sus dos cavas más universales, explican. El Carta Nevada y el Cordón Negro vuelven a ser los protagonistas del clásico anuncio.